el Partenón de buena parte de la historia del cine de Hollywood

Tiene una película que estrenó este fin de semana en la plataforma Apple TV+, la apocalíptica Finch, pero en los últimos meses Tom Hanks se ha dedicado a promover incesantemente el Museo de la Academia que otorga el Oscar. El proyecto, que lleva décadas de planeamiento y 6 años en construcción, Iba a ser inaugurado antes pero la pandemia cambió los modos de hacer y ver cine.

Ya se lo puede visitar con los debidos protocolos (se requiere vacuna contra el Covid o PCR) y ahora que están por abrir las fronteras de los Estados Unidos al mundo nuevamente, el actor, que está en el directorio y ayuda a juntar fondos, quiere que todos los turistas pasen a verlo.

Tom Hanks dice que el museo, diseñado como un dirigible por el arquitecto Renzo Piano en la esquina de Wilshire y Fairfax, es el Partenón de los museos de cine en el mundo y que obviamente tiene que estar en Los Angeles, en el corazón de Hollywood, donde sino.

“Una joya de la arquitectura”

“Es un museo, un espacio publico, una joya de arquitectura” promociona. A fuerza de pasión, ha ayudado a recaudar parte de los casi 400 millones de dólares que costó. Y calcula que se tardan como tres días y medio en recorrerlo todo; sus siete pisos, que incluyen una terraza donde se puede ver desde el mar hasta las colinas de Hollywood.

La galería del director Pedro Almodovar en el Museo del Óscar.

La galería del director Pedro Almodovar en el Museo del Óscar.

La Academia siente gran admiración por Pedro Almodóvar y por eso le ofrecieron una galería que exhibe su trabajo y que el propio director español diseñó. Dividido en Noir, Comedia, Melodrama, el deseo, la pena, la gloria, la sexualidad, las madres, los cuerpos, la culpa.

Es un cóctel, una fiesta, donde te cruzás con los personajes más vibrantes del planeta” lo recomienda la actriz mexicana Eiza Gonzålez.

El Chivo Lubezki, Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñarritu… Los mexicanos tienen su lugar en la historia del cine local. En el área de vestuario, que Cher asegura ha sido en su caso lo que la inspiró a convertirse en actriz, el vestido de Salma Hayek en Frida tiene un lugar importante, como el de Shirley Temple y los zapatos rojos de Julie Garland en El mago de Oz.

El vestido que usó Salma Hayek como Frida Kahlo en "Frida" (2002). Foto Joshua White, JWPictures/©Academy Museum Foundation

El vestido que usó Salma Hayek como Frida Kahlo en “Frida” (2002). Foto Joshua White, JWPictures/©Academy Museum Foundation

Vivir ‘la experiencia’

Walt Disney quiso construirlo pero no pudo, o no lo dejaron. Igual, fiel a la moda de los parques temáticos, el Museo tiene una sección interactiva que fue bautizada “la experiencia Oscar”. Básicamente, te permite subir virtualmente al escenario donde se celebra la ceremonia anualmente, recibir el premio, tomar el Oscar y dar tu discurso.

Hay dos salas para ver cine, hoy los críticos están viendo ahí las películas de las que van a hablar, y a votar en muchos casos, en la temporada de premios. Spike Lee, al que también le han ofrecido una galería donde mostrar sus objetos personales, incluyendo una guitarra de Prince, quiere que en la calle se amontonen los colectivos escolares.

Tom Hanks comparte esa idea, que el museo sirva para alimentar la imaginación de las nuevas generaciones de cinéfilos, “que los chicos aprendan a respirar cine”.

Instalación “El tiburo´n Bruce” en el Academy Museum of Motion Pictures de Los Ángeles. Foto ©Academy Museum Foundation

Instalación “El tiburo´n Bruce” en el Academy Museum of Motion Pictures de Los Ángeles. Foto ©Academy Museum Foundation

La academia parece aceptar las críticas por discriminación que ha recibido últimamente. En el área de maquillajes muestran los que se usaban antiguamente para que los actores blancos se pintaran de negro. O para conseguir el color de tez de un “egipcio pálido u oscuro”, o “un chino”.

El Partenón del cine

Desde el vestido utilizado por Claudette Colbert como protagonista de Cleopatra (1934), hasta el que usó Rita Moreno cuando consiguió ser la primera latina ganadora de un Oscar, el tiburón de Spielberg y la primera cámara technicolor, hasta el gift shop suena prometedor.

Cinco siglos antes de Cristo, Pericles convenció a los atenienses de erigir un templo en Acrópolis dedicado a la diosa Atenea, como testimonio de la grandeza de la ciudad. Lo llamó Partenón.

Cabeza de criatura diseñada y creada por H. R. Giger para Alien (1979). Academy Museum of Motion Pictures. Foto Joshua White, JWPictures/©Academy Museum Foundation

Cabeza de criatura diseñada y creada por H. R. Giger para Alien (1979). Academy Museum of Motion Pictures. Foto Joshua White, JWPictures/©Academy Museum Foundation

De eso habla Tom Hanks. El cine para él, representa el esfuerzo de la comunidad artística en Hollywood. ¿Su grandeza? Puede ser, también. Y quiere que se vea. ¿Quién le va a decir que no a Tom Hanks? Si él hiciera las visitas guiadas sería todavía mucho mejor.

E.S.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *