El lado oculto de Cary Grant: bisexual y enganchado al LSD, se enamoró de Sophia Loren y vivió con el actor Randolph Scott



Después de haber permanecido en la industria del cine por 40 años y de haber rodado 73 películas, el mejor papel de Cary Grant fue convertirse en una leyenda de Hollywood. Sin embargo todo ese glamour, encanto y carisma que lo rodeaba no era más que una fachada. El actor confesó que, en verdad, interpretó un personaje para su vida pública que muy poco tenía que ver con lo que le pasaba o hacía en su intimidad.

El medio español El País extractó fragmentos de Cary Grant: A Brilliant Disguise, el libro de Scott Eyman que ya salió a la venta y funciona como biografía del actor que murió en 1986, en el que salen a luz detalles de su vida privada como su amor por Sophia Loren, su adicción al LSD y su bisexualidad.

Grant nació en 1904 como Archibald Leach en Bristol, Inglaterra. Tuvo una infancia dolorosa, marcada por la ausencia de su madre y la autoridad de su padre, Elías Leach, quien abusaba de la bebida. Fueron heridas que las arrastró gran parte de su vida y les costó sanar.

Un actor con una vida oculta detrás de la estampa de galán con la que conquistó Hollywood. /Foto AP Photo/stf

Cuando tenía 9 años su padre le dijo que su mamá se había ido de la casa para pasar unas “largas vacaciones”. Lo cierto era que Elías la había internado en un sanatorio mental contra su voluntad. Grant pensó durante mucho tiempo que su madre estaba muerta. 

Durante su adolescencia deambulaba por los muelles en busca de trabajo como aprendiz de marinero en algún barco. Sin embargo, terminó uniéndose a una compañía de acróbatas en la que aprendió a caminar sobre zancos

A mediados de 1920, Archibald se mudó a Nueva York como parte de una compañía de teatro, en busca de una mejor fortuna. Aún adolescente, entendió que tenía que cambiar su nombre e inventarse un acento para disimular su falta de educación ya que había dejado la escuela a los 14 años.

Una escena de “La adorable revoltosa”, con Grant enfundado en una bata de mujer, junto a Katharine Hepburn. /Foto Archivo

Con el paso del tiempo, Grant fue pasando del vodevil en Broadway al mundo hollywoodense que le abrió sus puertas de par en par. Para los comienzos de los años ’30, se había convertido en un encanto para las cámaras y el público. Fue parte de todo tipo de filmes, como las comedias La adorable revoltosa y Ayuno de amor, otros románticos como Pecadora equivocada y Algo para recordar, la historia de aventuras Gunga Din y el drama Tuyo es mi corazón, entre otros.

Pese a llegar a cobrar más de tres millones de dólares por película, que lo convirtieron en el actor mejor pagado de su tiempo, Grant se ganó la fama de tacaño en Hollywood. La pobreza que sufrió en su niñez lo hizo ser demasiado cuidadoso de su dinero.

Pero los traumas de su infancia lo siguieron acompañando durante mucho tiempo, y no le resultó nada fácil deshacerse de ellos. Con la ayuda del doctor Mortimer Hartman y más de un centenar de sesiones de LSD, sufrió lo que definió como una “explosión psíquica”. Recién entonces, Grant dejó de culpar a sus padres de la dualidad que había creado.

Cary Grant y Katharine Hepburn, dos leyendas de Hollywood que compartieron la escena en 1938. /Foto AFP PHOTO

“Aprendí que nadie más me mantenía infeliz excepto yo. Tuve muchos problemas a lo largo de los años, pero eran problemas de Archie Leach, no de Cary Grant. He pasado la mayor parte de mi vida fluctuando entre Archie Leach y Cary Grant, sin estar seguro de ninguno de los dos. Solo recientemente he comenzado a unificarlos en una sola persona”, señaló el actor, con una carrera ya acreditada en el cine.

Según El País, Grant fue un gran defensor del LSD. Por supuesto, no era el único famoso que la consumía. Por aquellos años, Henry Luce y Clare Booth Luce, Christopher Isherwood, Anais Nin, Aldous Huxley, Andre Previn, Esther Williams, Jack Nicholson y Dennis Hopper también utilizaban la droga.

Lo cierto es que Grant se casó cinco veces, con mujeres. Sin embargo, siempre prefirió tener parejas hombres. Tuvo una larga relación con el actor Randolph Scott, a quien conoció en el set de la película Sábado de juerga (1932). Al poco tiempo se fueron a vivir juntos y compartieron casa por más de una década. Otro de sus amores fue Orry-Kelly, ganador de tres Oscar por su trabajo como diseñador de vestuarios. 

Escena de la película “Algo para recordar” de 1958, en la que aparecen el Deborah Kerr y el actor Cary Grant. /Foto: AFP.

Con sus esposas, las relaciones tendieron a terminar en conflicto. La actriz Virginia Cherrill fue la primera en contraer matrimonio con Grant. Estuvieron casados un año. Durante el divorcio ella lo acusó de malos tratos, que nunca fueron probados.

En 1945, el actor se casó con Barbara Hutton. Ella se quejó de que Cary era diferente de su imagen en pantalla y no era divertido. Ese matrimonio duró tres años. Después le siguió el de Betsy Drake, quien convenció a Grant de que tomara LSD. Pero la relación se rompió cuando él conoció a Sophia Loren en España, mientras filmaba una película.

No resultó. La actriz ya estaba enamorada del productor italiano Carlo Ponti, pero Grant nunca antes había sido rechazado por nadie. “Me rompió el corazón”, confesó. Después de la decepción, el actor le propuso matrimonio a la intérprete Dyan Cannon. Tuvieron una hija, Jennifer, y la relación estuvo llena de acusaciones de maltratos.

La actriz Kim Novak bailando con Cary Grant en el Festival internacional de Cannes el 13 de mayo de 1959. /Foto: archivo AP.

El último intento de Grant por formalizar una relación heterosexual lo llevó a cabo con Barbara Harris, una directora de relaciones públicas. Él era 47 mayor que ella y estuvieron juntos durante dos años.

El 29 de noviembre de 1986, el actor sufrió un ACV mientras se preparaba para salir a escena con su espectáculo A Conversation with Cary Grant; el accidente cerebrovascular no dio tiempo casi a nada, y tras haber sido trasladado al St. Luke’s Hospital, murió a las 23.30. Tenía 82 años.  

Mirá también

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *