El Incaa estudia alternativas para evitar el cierre de dos complejos de cine en el barrio de Belgrano


El Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) comenzó a buscar alternativas y posibilidades para el rescate de los complejos Artemultiplex y General Paz, que cerraron definitivamente sus puertas en las últimas semanas. “La decisión política está tomada. Estamos tratando de encontrar el camino para que estas salas no desaparezcan”, dijeron a LA NACION altas fuentes del Incaa.

La iniciativa, a la que se sumó el Ministerio de Cultura de la Nación, se encuentra por ahora en una fase inicial por lo complejo de la situación y de las tratativas. Las fuentes consultadas por LA NACION reconocieron que una de las alternativas que se estudia es la posibilidad de convertir a alguno de esos complejos en espacios similares al que funciona actualmente en el cine Gaumont. “El Incaa está al tanto de la situación desde hace tiempo y el anuncio del cierre de ambos complejos llevó a que empezáramos a ensayar opciones para garantizar que sigan funcionando”, agregaron.

Una imagen de otro tiempo del cine General Paz, hoy cerrado

Hasta el comienzo de la pandemia, los complejos Artemultiplex y Cinemacity General Paz funcionaban en el corazón del barrio de Belgrano como una suerte de polo de atracción cinéfila para toda la Ciudad de Buenos Aires. Separados por apenas 150 metros en la avenida Cabildo, ambos marcaban la continuidad de salas históricas del barrio (el Gran Savoy y el General Paz, respectivamente) que comenzaron funcionando con una sola sala y con el tiempo fueron ampliándose con distintas subdivisiones.

El cierre forzado durante casi un año de los cines porteños a raíz de la pandemia y las dificultades económicas de sus últimos operadores para sobrellevar los costos de funcionamiento y la adaptación a los protocolos sanitarios determinaron el cierre definitivo. Dejaron de funcionar el 16 de marzo de 2020 y no pudieron reabrirse cuando el Gobierno autorizó el regreso de los cines casi un año después. El 28 de marzo se confirmó el cierre definitivo del General Paz (ubicado en Av. Cabildo 2702, esquina Pedro Ignacio Rivera) y , situado en Cabildo 2829, a metros de la avenida Congreso y al lado de una de las entradas a la estación Congreso de Tucumán, cabecera de la línea D de subtes.

Con este doble cierre se puso fin a una larga historia de vida cultural relacionada con la actividad de los cines en el barrio de Belgrano. De hecho, después de muchísimos años ya no quedan salas sobre la avenida Cabildo. Y por esta razón, vecinos y entidades culturales se movilizaron casi de inmediato en defensa de lo que consideran patrimonio del barrio y de la ciudad.

Primero, un grupo vecinal se autoconvocó “en defensa del cine General Paz”, creó un perfil de Instagram con el título “salvemos los cines de Belgrano” y sumó 20 mil firmas a través de una campaña en change.org de apoyo a la iniciativa. El miércoles último, representantes de ese grupo se reunieron con autoridades de la Comuna 13 y les plantearon “la necesidad de mantener los edificios de los ex cines General Paz y Savoy como espacios culturales”. Los vecinos aspiran a que en esos complejos la futura oferta cultural sea más diversificada. Quieren que además de cine haya espacio para exposiciones, teatro independiente y otras actividades.

El hall del Artemultiplex en su última etapa como polo cinéfilo de la ciudad Santiago Filipuzzi

En los últimos días ese tipo de proclamas, extendidas ahora al caso del Artemultiplex, también comenzó a recorrer las redes sociales y el reclamo de figuras y entidades del quehacer cinematográfico local. La primera fue Directores Argentinos Cinematográficos (DAC), que dijo en un comunicado que el cierre de los complejos “es una triste realidad” y a la vez “una gran e inesperada posibilidad que se presenta para que el Estado la pueda capitalizar”. Según la DAC, se trata de “un espacio ideal para crear allí un nuevo polo de espectadores” que podría sumarse al circuito de los Espacios Incaa.

El inmueble que ocupa el Artemultiplex está incorporado desde 2014 a un listado que resguarda sus características generales. Por decisión de la Legislatura porteña, se adquirió desde ese momento una “protección cautelar” por su singularidad. “El edificio en cuestión imprime carácter a la zona, destacándose sobre Cabildo como un referente cultural identitario del barrio de Belgrano”, señaló el proyecto aprobado por la Legislatura.

En línea con el texto de la norma, los vecinos sostienen que los valores urbanísticos, arquitectónicos e históricos del inmueble determinan un uso futuro acotado al marco de la actividad cultural. En esa protección se apoyan las entidades del cine y el Incaa para explorar una posible continuidad de los complejos cinematográficos en ese lugar. La situación parece más factible en el caso del Artemultiplex y complicada por el lado del General Paz, cuyo inmueble carece de ese tipo de protección y quedaría más expuesto para que sea destinado a emprendimientos inmobiliarios. Todavía no trascendió cuál es la intención de los dueños actuales de ambos edificios.

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *