El hall del teatro San Martín convertido en un noticiero


Acercar un texto del dramaturgo francés Jean-Paul Sarte al presente puede resultar una aventura sumamente atractiva. Entre los proyectos que la directora Eva Halac tenía para la temporada pasada estaba montar Las manos sucias en el Complejo Teatral de Buenos Aires. Pero la realidad que viene marcando la pandemia hizo que aquella experiencia se transformara notablemente. Es así que dentro del ciclo Modos híbridos que presenta el Complejo se dará a conocer Esto no está pasando, imaginaciones a partir de lecturas de Jean-Paul Sartre, una propuesta audiovisual que posee ciertas reminiscencias a la pieza sartreana.

El elenco está conformado por Osmar Núñez, Franco Masini, Victoria Almedida, Florencia Torrente, Guillermo Aragonés, Nelson Rueda y Juan Pablo Galimberti.

Parte del elenco, equipo creativo y de filmación de Esto no está pasando, en el hall del Teatro San MartínManuel Pose Varela

“Es extraño por sí mismo este modo híbrido y es muy interesante que no tenga una definición. Un arte que es indefinido ya de por sí entra en una posibilidad del caos que es todo beneficio, todo a favor”, aclara la directora y dramaturga. Y encontró la forma de construir este proyecto, que dura 25 minutos, en el que imaginó una situación sartreana en la que, explica “podríamos decir que todos tienen razón y todos son culpables”. Donde además aparecen temas muy afines a la producción del autor como la justicia, el compromiso, la libertad. “Hay varias historias paralelas –aclara la creadora–. Hay un paralelismo inclusive como una distopía que ocurre en el teatro San Martín devenido en estudio de televisión donde se debate un suceso a partir de una situación pero se lo hace dentro de un programa de actualidad. La trama está atravesada por una guerra en un país imaginario. Nunca se nombra contra quien es esa guerra”.

En el piso de un canal de televisión donde se desarrolla un típico programa del que participan diversos panelistas se espera la llegada de un joven que ha tenido la mala suerte de atravesar por una difícil situación que ha provocado que un hombre se encuentre en grave estado de salud. Mientras en el programa analizan si es o no culpable, en la terraza del edificio, el joven, junto a su abogado, reflexionan sobre la culpabilidad o no del muchacho.

La imagen en primer plano de Florencia Torrente, en Esto no está pasando, en un teatro San Martín convertido en estudio televisivo

Parte de la inspiración de Halac se desarrolló también a partir de los Cuadernos de guerra que escribió Sartre en tiempos de la segunda guerra cuando fue llamado para formar parte del cuerpo reservista.

“La idea fue trabajar una atmósfera –dice Eva Halac–, un colage de situaciones y planteos que en realidad no tienen solución o no terminan o solamente están expuestos pero dentro de ese programa televisivo. Entonces es un conflicto que de alguna manera se esgrime, se expone con muchísimo énfasis, como con urgencia, pero queda estampado en ese mosaico que es la televisión”. En ese, tal vez, “no lugar” donde el debate no tiene ni principio ni final, se podría agregar.

“De hecho como el proyecto está atravesado por estas intimidades de las tropas de reserva siempre te encontrás con el programa de televisión empezado – explica-. Con una discusión que constantemente parece ser la misma, siempre están esperando que el responsable del que están hablando aparezca y así siguen. El audiovisual termina pero podría haber hasta una segunda o tercera parte, como las temporadas de las series”.

Franco Masini –joven actor que actualmente se encuentra en México filmando una serie de la que no puede, por ahora, dar detalles– se integró al proyecto a fines del año pasado. Muy interesado en trabajar con Eva Halac descubrió a través de este audiovisual la capacidad creativa de la artista y apuesta a continuar trabajando con ella. Sobre Esto no está pasando, el intérprete explica que “fue un experimento muy enriquecedor que se realizó en el medio de una pandemia, con un texto de Sartre y en el San Martín y con unos actores que realmente son increíbles y a los que admiro muchísimo”.

Sobre todo reconoce que compartir la labor con Osmar Núñez le ha permitido un fuerte crecimiento actoral. “El audiovisual –explica– es como una versión sin tiempo ni espacio, uno no sabe donde está. Esto hace que constantemente no puedas entender del todo a qué se va refiriendo cada cosa. Eso es interesante. Tampoco se sabe de dónde vienen los personajes, dónde están, que es lo que quieren. Todo va sucediendo”.

Osmar Núñez y Franco Masini, en Esto no está pasandoManuel Pose Varela

Masini asume el papel de ese joven conmocionado por una situación inesperada. “Básicamente –aclara– es un chico que está inspeccionando y analizando cómo comportarse frente a lo que le pasó. Y en eso aparece algo político mezclado con algo muy dramático. Para él la situación es una catástrofe pero también asoma un tinte de algo exagerado, todos los personajes comienzan a exagerar la situación y la tornan algo bizarra en un punto. Eso también produce algo de diversión”.

Osmar Nuñez refuerza esta idea acotando que “el guión es muy fresco, tiene algo de comedia, de vértigo, de cierta crítica e ironía también”. Aclara además que la relación que su personaje mantiene con el joven es muy parecida a la que en Las manos sucias tienen Hugo y Hoederer. “Hay entre ellos una negociación permanente –afirma–. No hay tanta trampa en Hugo como en el caso de este chico. Pero es un vínculo muy estrecho. El abogado de verdad tiene algo afectivo con él, cierta admiración”.

Nuñez se sintió muy gratificado cuando el año pasado fue convocado para protagonizar la obra original. Además espera con ansias que el montaje se pueda concretar en el transcurso de este año. “Eva hizo una adaptación fantástica –cuenta–. Cuado me llamaron para hacerla pensé en como recrear este texto hoy porque es farragoso en cuanto al discurso, la trama, los personajes. Tiene muchas capas y lo que hizo Eva fue sacarle un montón de esas capas sin herir la obra. Realizó un trabajo impresionante”.

Osmar Núñez, en Esto no está pasandoManuel Pose Varela

El actor siente un gusto particular por los textos dramáticos creados en la posguerra europea. “Amo profundamente ese teatro de la posguerra –dice–. La guerra ha dejado huellas tremendas en la existencia de grandes intelectuales, de los grandes dramaturgos y a mí me pega particularmente. Me gusta mucho ese teatro. Además es un teatro con el que me formé. Cuando estudiábamos y hacíamos escenas y pasábamos al frente nos encantaba tocar estos temas. Los europeos tenían mucha fuerza porque hablaban de lo que nos importaba y nos llamaba la atención, particularmente porque la guerra dejó heridas muy profundas. Y los grandes pensadores y dramaturgos tuvieron la posibilidad de expresar, de imprimir esas ideas y hacer arte con eso”.

Esto no está pasando, imaginaciones a partir de lecturas de Jean-Paul Sartre comenzará a divulgarse el sábado, a las 20, a través de la web del Complejo Teatral de Buenos Aires y de Vivamos Cultura.

Eva Halac, directora de Esto no está pasandowadiMás información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *