El gran premio de la cocina: el “chiste malo” de Christian Petersen al probar un plato crudo



Christian Petersen fue irónico en El gran premio de la cocina al recibir un plato de pollo que le pareció que estaba crudo Crédito: eltrece

En El gran premio de la cocina, las devoluciones de los jurados Christian Petersen, Felicitas Pizarro y Mauricio Asta no son solo técnicas, a veces también hay espacio para el humor. Este miércoles, mientras intentaba probar una pieza de pollo que no estaba cocida, Petersen hizo un comentario al estilo “mejor reír que llorar”.

Julián había entregado, en representación del equipo rojo, un muslo que simulaba una pata grande de pollo, por la forma en la que lo cortó y dispuso el hueso, acompañado por zanahorias asadas, chips de papa y ensalada de radicchio. Petersen demostró optimismo al ver el plato. “Me gusta la presentación moderna, tengo dudas con dos cosas. La decoración, ¿te parece que está bien esto?”, le preguntó el parrillero.

Julián se mostró muy serio ante las dudas sobre su entrega Crédito: eltrece

A continuación, el participante le respondió serio: “Me parece que combina, cumple su función”. Juan Marconi, que se encuentra reemplazando a Carina Zampini en la conducción central del programa, agregó: “La decoración serían los chips”. Julián, escueto, le contestó: “La decoración es todo, lo pienso como un todo”.

Petersen siguió con su devolución: “La otra duda que tengo es que veo sangre desde acá. Eso ya a la visual en un pollo no está tan bueno y me queda la duda de si no está crudo. ¿Vos que decís? Lamentablemente voy a tener que ir al hueso”. Marconi ayudó al clima de incertidumbre: “Pintaba muy bien todo para que aparezca esta duda y la respuesta es.”.

Se podía ver al cocinero expectante. “No creo que esté crudo”, dijo. El jurado cortó la porción de pollo, que ya tenía sangre alrededor, y la cámara enfocó el interior rosado. “No, no, mirá. Hay un chiste muy malo en el campo que dice que si llamabas al veterinario lo salvabas a tu pollo”, expresó irónicamente Petersen.

La cara de decepción de Julián era difícil de ocultar. “Upa, está crudísimo entonces”, advirtió Marconi. Y agregó para cerrar: “Pintaba todo bien, fuimos de un lado a otro, la decoración. De repente. Fue como cuando te desenamorás. Pasó eso en el estudio”.

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *