El gran negocio de la nostalgia del rock: cuáles son los instrumentos más caros de la historia del género



Tal vez pueda ser tema de discusión el momento en el que el rock empezó a tener “pasado” y con eso, también “historia”. Pero no que eso haya ocurrido ya hace un buen tiempo. Y como todo proceso histórico que se precie de tal, a lo largo de los años, el género fue atesorando datos, información, anécdotas y, claro, preciados objetos que dan testimonio de diferentes momentos de esa ya larga vida.

Pues bien, en ese inventario de piezas “sagradas”, los instrumentos, las notas manuscritas que en muchos casos son bocetos de lo que más tarde se convertiría en parte del repertorio eterno de la música del mundo, los complementos de ropa y otros artefactos pertenecientes a las grandes figuras del género son ahora carísimos objetos de deseo para los fans.

Pero lo cierto es que sólo algunos pocos muy privilegiados tienen la posibilidad de acceder a esas joyas de colección, a juzgar por los valores que fueron pagados por algunos de ellos, en diferentes subastas y remates, tal como detalla el diario ABC de España, entre otras publicaciones.

El piano en el que Lennon compuso Imagine lo compró George Michael por 2.7 millones de dólares. /Foto Archivo

Entre ellas, el piano Steinway & Sons que John Lennon usó para componer Imagine es una de los destacadas, aún cuando -o tal vez justamente por eso- su superficie estaba “intervenida” por dos marcas provocadas por algún cigarrillo que el músico apoyó sobre él.

El dato de la venta del piano del beatle adquiere aún mayor relevancia debido a que su comprador fue nada más ni nada menos que George Michael, quien en el año 2000 pagó 2.7 millones de dólares por llevarse a su casa el inspirador “teclado”.

Entre otros instrumentos emblemáticos del género, sin duda alguna la guitarra que Jimi Hendrix usó para tocar en el festival de Woodstock, en 1969, ocupa un lugar de privilegio. Es verdad que el músico ya llevaba bastante tiempo instalado como el hombre que había sentado las nuevas bases para ejecutar el instrumento, de los cuales tuvo varios.

Pero seguramente su interpretación del himno de los Estados Unidos en una versión plagada de sonidos siderales que de pronto rompieron con cualquier esquema preestablecido, inclinó la balanza para que la Fender Stratocaster blanca que pasó a la historia por los sonidos siderales que sacó al interpretar su canción nacional. Razón adicional para llevar su precio a algo más de 2 millones de dólares.

Algo más fue lo que un comprador abonó por otra Fender Stratocaster, también blanca, pero intervenida con las firmas de leyendas de la música como Eric Clapton, Keith Richards, Mick Jagger, Ronnie Wood, Brian May, David Gilmour, Jimmy Page, Jeff Beck, Mark Knopfler, Pete Townshend, Tony Iommi, Angus Young, Malcolm Young, Sting, Ritchie Blackmore, integrantes of Def Leppard, Bryan Adams, Liam Gallagher y Paul McCartney.

La guitarra de “Rech Aout to Asia”, firmada por una lista interminable de leyendas del rock, llegó casi a los 3 millones.

Conocida como la guitarra de “Reach out to Asia”, fue subastada con el fin de recaudar fondos para las víctimas del tsunami que en 2004 arrasó las costas del Océano Índico. El valor final que alcanzó el preciado instrumento rondó los 3 millones de dólares. Nada mal.

Poco más de un año atrás, David Gilmour decidió que ya era tiempo de deshacerse de algunas de sus guitarras. Fue a su depósito, empezó a elegir, y cuando se dio cuenta que ya había separado 126, dijo basta. La excusa que encontró a mano fue de las mejores: destinar lo recaudado a la organización ClientEarth, que financia a abogados y expertos ambientales en la lucha contra el cambio climático.

La “Black Strat” de David Gilmour, descolgada por 3.9 millones de dólares. /Foto EFE/ Neil Hall

Entre las muchas maravillas de su colección, sin duda alguna sobresalía la Fender Stratocaster -otra más- de 1969, conocida como ‘Black Strat’, que fue utilizada por el guitarrista de Pink Floyd para la grabación de álbumes como The Wall (1979), The Dark Side of the Moon (1973) y Wish You Were Here (1975). El resultado: la módica suma de 3,9 millones.

Sin embargo, el récord que había logrado Gilmour con su vieja strato no duró demasiado. Se podría decir que fueron apenas algunas horas, a pesar del monto descomunal por el cual había sido bajado el martillo.

Es que, casi de inmediato, el sitio de subastas Julien’s sacó a relucir en su catálogo la Martin D-18E de 1959 de mano izquierda que Kurt Cobain había usado para grabar el MTV Unplugged de Nirvana en noviembre de 1993, y todos los pronósticos estallaron por el aire cuando Peter Freedman, dueño de la empresa Rode Microphones sacó la billetera y puso sobre la mesa la friolera de 6.1 millones de dólares.

Kurt Cobain y su Martin D-18E, durante la grabación del exitoso MTV Unplugged de Nirvana, en noviembre de 1993/Foto CULTURA MTV

¿Que es demasiado? Bueno, a lo mejor sabiendo que el instrumento venía con su funda rígida, tres púas un juego de cuerdas Martin a medio usar y una bolsita de gamuza ya no parezca tanto, ¿no?

Mirá también Mirá también

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1