El gato con botas vuelve en versión 2021, con mensaje de autoestima para los más chicos

Con la cartelera porteña reactivada, de a poco también van apareciendo propuestas de teatro infantil. Una de ellas es El gato con botas, una nueva y muy actualizada versión musical del clásico cuento de Charles Perrault, que sigue vigente generación tras generación. La obra es una adaptación escrita y dirigida por Chacho Garabal, con música original de Lolo Micucci y coreografías de Flavia Pereda.

Con cuatro funciones en noviembre (la primera fue el domingo 7 y las siguientes serán el sábado 13 a las 14 y a las 16, y el domingo 28 a las 16.30), en el Auditorio Belgrano, esta versión está pensada y adaptada a la realidad actual, con reflexiones sobre la autoestima, la confianza en uno mismo, la empatía, el bien común y chicas empoderadas.

“Siempre me gustó mucho trabajar con el teatro para la familia, que tiene que ver justamente con generar reflexiones familiares, a través del teatro y provocar en los chicos una motivación de ir al teatro ya de pequeños”, dice Garabal. “Porque parece que los chicos van al teatro sólo en vacaciones de invierno y creo que es un público que merece tener teatro todo el año“.

Esta versión del clásico infantil también incluye a las mujeres empoderadas.

Esta versión del clásico infantil también incluye a las mujeres empoderadas.

El elenco de esta versión está encabezado por Julián Pucheta (en el rol de “El Gato”), Christian Alladio (como Edmundo el Molinero), Flavia Pereda (como la Princesa Felicitas), Andrea Mango (la bruja), Wally Canella (el rey) y Veronica Pacenza (la cortesana y la aldeana), todos artistas premiados interpretando personajes clásicos, pero ambientados en este tiempo.

“Nosotros estrenamos lo que fue el primer infantil post pandemia en los jardines del Auditorio, con cuentos y canciones de María Elena Walsh y, además de que se armó un equipo creativo muy interesante, hicimos funciones con una cantidad de público sorprendente para ese tiempo, sobre todo para lo que es un infantil en esta pandemia”, dice Garabal.

A partir de esa repercusión, apareció este nuevo proyecto. “El Gato con botas adquirió nueva popularidad, obviamente por la película Shrek, pero el cuento original habla no solamente de los engaños que hace el gato para transformar a un campesino en un marqués, sino en lo que le enseña el gato a este campesino que es a confiar en sí mismo. Y en eso nos enfocamos”.

"El gato con botas", una propuesta para los más chicos por fuera de las vacaciones de invierno.

“El gato con botas”, una propuesta para los más chicos por fuera de las vacaciones de invierno.

El eje, según Garabal, está puesto en que uno no es ordinario o extraordinario, sino que en realidad uno hace cosas extraordinarias o no y eso depende de uno. “Lo que hace el gato es trabajar esa autoestima perdida en el campesino y ayudarlo a creer en sí mismo, poder verse de otra forma”, dice.

Y agrega: “porque muchas veces uno se queda en la situación cómoda, en la zona de confort y justamente lo que necesitamos es que alguien nos ayude a ver más allá. Siempre tenemos que tener como esa mirada un poco más trascendente de la realidad que nos rodea y poder ver en lo que nos podemos llegar a convertir. Y en la obra hablamos de eso”.

Pero ése no es el único tema que, aprovechando el famoso cuento, Garabal y elenco utilizó para traer al presente: “Hay otro tema interesante, y está relacionado con el personaje de la princesa Felicitas, que no es una princesa común y corriente, sino que está dentro de todo lo que es el plano de las nuevas princesas que buscan su lugar en el mundo”.

Las otras chicas superpoderosas

El personaje femenino también está trabajado de acuerdo a una nueva realidad de mujeres empoderadas, con voz propia. “Esta princesa no se destaca por su belleza o por qué los príncipes quieren sus manos y están obligadas a casarse por sus padres, sino que es una princesa comprometida con su rol y le insiste al padre para que decrete leyes justas, que favorezcan a la gente”.

Los looks de los personajes y la música son muy actuales.

Los looks de los personajes y la música son muy actuales.

Felicitas representa otro modelo femenino, ya no es una princesa que solamente se preocupa por sí misma o por cuestiones superficiales vinculadas a la belleza sino también porque quiere una mayor equidad social y mostrarse tal cual es, sin presiones externas.

Según cuenta el director, la música de Lolo Micucci es muy moderna, muy “hitera”, y ayuda también a transmitir el mensaje con una profundidad, también con algunos sonidos latinoamericanos y un gran despliegue de luces, y con una pantalla LED gigante montada en el escenario, que interactúa con el público.

“Queremos cerrar el año con este mensaje, volver a confiar en nosotros, en lo que podemos llegar a ser”, dice Garabal. “Y en este tiempo de ‘post’ pandemia mirar más allá de la realidad que a veces duele y nos aprisiona y creer que podemos entre todos ayudar para salir adelante”.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *