el festival va tomando color con Chita, Tai Verdes, Louta y más

En la franja de 14 a 16 horas, los artistas programados en los diferentes escenarios de Lollapalooza Argentina pudieron disfrutar de las primeras muestras de masividad, con miles de espectadores trasladándose de una punta del predio a otra para ver a Chita, Natalie Pérez y Louta, entre otros.

Con puntualidad casi británica, quince minutos después de las dos de la tarde Chita se hizo cargo del Escenario Samsung con una timidez que no es antónimo ni de autoridad a la hora de enfrentar a la gente.

El público ya estaba llenando el predio a media tarde en Lollapalooza Argentina. Foto: Emmanuel Fernández

El público ya estaba llenando el predio a media tarde en Lollapalooza Argentina. Foto: Emmanuel Fernández

Muy bien Chita

Top celeste y minifalda bordó para una combinación cromática clásica y moderna, lo mismo que su propuesta: un hip hop con programaciones modelo 2022 que no excluye una garganta de pura cepa soulera.

“Hola hermosos”, dijo, tras finalizar una muy buena versión de No sé si tú, ese hitazo digital que incluye el reclamo “Antes me pagabas la cena, ahora te olvidaste la billetera, baby…”.

El crédito a futuro para Francisca Gil (tal es el nombre de pila de Chita) está abierto hacia todas las direcciones. Y no sólo está muy bien que así sea, sino que no hay muchas personas de las que se pueda decir esto.

La tarde del viernes en Lollapalooza Argentina.
Foto Emmanuel Fernández

La tarde del viernes en Lollapalooza Argentina.
Foto Emmanuel Fernández

Natalie Pérez, temprano

Al mismo tiempo, Natalie Pérez hacía lo suyo en el Escenario Alternative. Cada vez más afianzada en lo musical en que en su costado actoral, sus mañas en este último aspecto la hacen adueñarse del tablado con seguridad y aplomo.

La queja en las redes acerca de su show era casi unánime: ¿Por qué fue programada tan temprano un viernes, día laboral dónde el grueso del público llega al predio a la tardecita?

La respuesta es inherente a la lógica de todo festival. Eventos donde muchas veces el músico, salvo excepciones, no elige el horario ni las posibles superposiciones.

Louta en pleno Lollapalooza Argentina. Foto Emmanuel Fernández

Louta en pleno Lollapalooza Argentina. Foto Emmanuel Fernández

Louta en el Lolla

Un cuarteto de cuerdas con la dirección del Maestro Alejandro Terán. Un theremin, un trombón, guitarra, bajo, batería y teclados. Su tradicional bola plateada por sobre el escenario. Y quince minutos de acoples dignos de Reynols, el Metal Machine Music de Lou Reed o el free jazz más extremo de Albert Ayler u Ornette Coleman.

La gente, mientras tanto, entre sorprendida y asqueada, con palmas para ¿aplaudir? o ¿rechazar? lo que sonaba. Hasta que, por fin, apareció: pantalón pinzado plateado, camisa oscura manga corta al tono. Se paró, alzo sus brazos y vino la ovación: Louta estaba en el Lolla.

Lollapalooza Argentina. Louta con Marilina Bertoldi como invitada. Foto Emmanuel Fernández

Lollapalooza Argentina. Louta con Marilina Bertoldi como invitada. Foto Emmanuel Fernández

Luego de la sorpresa, todo fue ganancia. No te comas la peli fue el guiño para legitimar ese comienzo, con Guacho con Marilina Bertoldi de invitada, pegadita, casi sin solución de continuidad.

Un cuerpo de baile mixto lo acompañó sin que, como le ocurría a veces en el pasado, opacara lo musical. Y, lo principal, le sacó todo el provecho posible a la magnitud del escenario.

Posteriormente, Mr. Jaime James se calzó una SG negra y hubo un amague rockero de regreso del caos inicial. Falsa alarma. El pogo se desató, sí, pero dentro de los parámetros esperados.

El público en Lollapalooza Argentina. Foto Emmanuel Fernández

El público en Lollapalooza Argentina. Foto Emmanuel Fernández

El comienzo del final, con su persona encerrada dentro de una bola plateada, por supuesto que remite al inicio de los conciertos de Flaming Lips, pero funciona más como homenaje que como plagio, lo mismo que el disfraz de árbol (?) del trombonista en Ayer te vi, en donde se volvió a sumar la Bertoldi.

All You Need Is Love, de ya saben quien, funcionó como despedida, más allá de que luego el concierto siguió, y el artista entregó el escenario quince minutos más tarde de lo pautado, lanzamiento de papel picado de por medio. El primer ganador del Lollapalooza 2022, entonces, tiene seudónimo, y es Louta.

MFB

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *