El estremecedor relato de Claudia Lapacó sobre el ACV que sufrió: “Me ví a mí misma en un espejo, y no recuerdo más nada”


A casi tres meses del ACV que sufrió en el estacionamiento del edificio en el que vive, en el barrio de Belgrano, Claudia Lapacó rompió el silencio, habló de su estado de salud y se refirió a su deseo de volver a los escenarios.

La actriz, de 80 años, fue hallada inconsciente dentro de su auto, en la mañana del 11 de noviembre. Según se supo, había estado horas antes ayudando a uno de sus hijos, Rodrigo Tilli, en su mudanza a la localidad bonaerense de Ingeniero Maschwitz. ”Me desperté a las 6 de la mañana, le golpeé la puerta del cuarto a mi hijo y le avisé que me quería ir a mi casa”, relató este jueves, en diálogo con el ciclo radial El Espectador.

“Subí al auto, manejé casi 70 kilómetros, entré a la cochera del edificio, estacioné, salí y me di cuenta que no tenía a mano la llave. Me dije ‘debe estar dentro del auto’, abrí para buscarla y parece que me senté en el asiento de atrás… Miré para arriba y dije ‘qué está pasando’. Me acordé de la gente que cuenta que ve como una luz, pero yo no vi eso; me vi en un espejo, me vi muy bien a mí misma… De ahí hasta dos días después no sé nada de lo que pasó”, aseguró.

Tranquila y pausadamente, Lapacó continuó con su estremecedor relato: ”Es increíble Dios, la naturaleza o a quien haya que agradecer. No me quedó nada, ninguna secuela. Si yo no hubiese estado en el garaje… Hay cuatro cocheras, y justo vino un muchacho que me dijo, eso me acuerdo, ‘Claudia, ¿cómo le va? ¿Qué hace ahí?’. No me acuerdo más nada, pero él llamó una mujer que bajaba en el ascensor y así llamaron a la ambulancia y a mis hijos. Uno de ellos, con un de mis nietas, me acompañaron en la ambulancia, y ella me pregunta si no recuerdo que me llevaba de la mano y me hablaba, y la verdad que no tengo registro de eso. Tuve una enorme suerte”.

La actriz fue ingresada al Hospital Pirovano y luego derivada a una clínica privada, donde los médicos le diagnosticaron un accidente cerebrovascular que fue atendido a tiempo y no dejó secuelas neurológicas de gravedad. “Fue algo milagroso, fueron muy generosos conmigo, tengo que estar muy contenta. Me siento muy bien, estoy muy bien. Estuve una semana en terapia intensiva, yo me sentía perfecta y hasta me porté mal… Porque me decían que no me podía levantar de la cama y yo me levanté dos veces para ir al baño, entonces me ataron a la cama. Eso sí que para mí fue terrible”, recordó. “Me retaron, me explicaron que tenían miedo de que me cayera. Y yo creía que estaba bien, como siempre fui tan sana”, explicó.

Como Lapacó tiene que hacerse chequeos de rutina, se encuentra por unos días en su departamento de Belgrano, pero pronto va a volver a la casa de Ingeniero Maschwitz con sus hijos y nietas, que no la quieren dejar para nada sola. ”Yo me cuido mucho, no salí para nada, en la cuarentena estaba en lo de mi hijo y anduve muy bien. Ahora me llamó José María Muscari para trabajar. La obra se llama Perdidamente y la escribió sobre escritos de Facundo Mannes…. Mirá las cosas cómo se dan, la obra es sobre una jueza que descubre que tiene Alzheimer… Lo mío no es, pero es algo que también me pasó en la cabeza. Todavía no tengo fecha de estreno, pero esperemos que sea muy pronto“, concluyó entusiasmada.

LA NACIONMás información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *