El dolor de Brenda Gandini por la muerte de su papá


Brenda Gandini está atravesando uno de los momentos más tristes de su vida después de enterarse en las últimas horas de la muerte de su papá, Carlos Alberto Gandini. Reconocido vecino de la ciudad, Gandini tenía 69 años y murió ayer en Cipolletti. La actriz le confirmó la noticia a LA NACION, y agregó que estaba enfermo hace un tiempo: sufría de un cáncer avanzado y otras patologías.

La actriz y pareja de Gonzalo Heredia se volcó a sus redes sociales para publicar un breve pero conmovedor mensaje a través de sus historias de Instagram.

“Pasé un rato por tu nueva casa y creo que te vi”, escribió junto a un emoji de corazón en color blanco, al publicar una foto del cielo en pleno atardecer, tomada desde las alturas.

Brenda Gandini publicó un mensaje en honor a su papá, que murió en el día de ayerInstagram

“No viví con mi mamá hasta las 18 años. Fue por elección, yo estaba muy feliz en el sur con mi padre y con Pato”, contó Gandini hace unas semanas durante su visita a PH: Podemos Hablar. La actriz creció en la ciudad rionegrina con su progenitor y la mujer de él, alejada de la fama y el ambiente televisivo. “La verdad es que siento que hoy, mirándolo a la distancia, uno hace lo que puede, hasta donde puede. Nuestros padres vivieron otra historia, otros tipos de permisos, mucho desamor. Quizás antes no tenían opción y las mujeres tenían que estar en la casa con los hijos y yo por ahí no podía entender cómo mi mamá no estaba en mi casa conmigo. Y hoy digo ‘qué bueno que no estuvo en la casa conmigo e hizo lo que quiso’”, recordó.

“Mi padre era demasiado organizado, chapado a la antigua; mi madre, no. Ella era la liberación total, y era yo la que me tenía que poner las reglas. Entonces, fue como absorber de todos un poquito. Viví con mi papá hasta los 18 años en el Sur”, revelaba en una entrevista, hablando de Carlos y de Daniela Cardone. “Mi mamá se fue de ahí cuando yo tenía dos años, pero yo viajaba una vez por mes, en avión, a verla. Se tuvo que ir porque le salió la posibilidad de trabajar como modelo. Me quiso llevar y, tenencia de por medio, mi papá no se iba a venir a vivir a Buenos Aires”.

Si bien extrañaba mucho a su madre, Gandini tuvo una infancia feliz. “Yo estaba muy asentada allá, con mi papá, con la mujer que me cuidaba y que terminó siendo su mujer”, explicaba. “Sí, viví en Cipolletti, y si volviera el tiempo atrás, lo elegiría de vuelta. Soy muy ingenua en muchas cosas, pero agradezco haberme criado de esa manera”.

Con la colaboración de Pablo Montagna

LA NACIONConocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *