El doctor Romero criticó el programa de Guido Kaczka por sus juegos con perros: “Cosifica a los animales”


Bienvenidos a bordo volvió a implementar un antiguo juego con animales como parte de los segmentos del programa. Se trata de un desafío en el que una mascota tiene que pasar por distintos obstáculos hasta reencontrarse con el dueño. Además, esta sección tiene una nueva versión, en la que los dueños deben recorrer el circuito en cuatro patas. Ahora, el popular veterinario Juan Enrique Romero criticó duramente la decisión de la producción del ciclo que conduce Guido Kaczka y señaló que “cosifica” a los animales.

En diálogo con Por si las moscas (La Once Diez), el profesional de la salud animal se mostró en contra del ya clásico juego del programa. “En principio, yo te digo una cosa muy clara. Algunos canales de televisión optaron por cosificar a las mujeres. Este canal que ustedes pasaron el audio recién, cosifica a los animales”, disparó el veterinario. “Para mí los animales son personas no humanas, sujetos de derechos, sensibles, sintientes y sufrientes, y no son cosas a nuestra disposición, de la misma manera que una mujer no es un cuerpo deseable para mostrarlo en televisión en el medio de un noticiero”.

“En definitiva, yo no sé si estos animales están sufriendo, lo que sí se es que no es buen ejemplo educativo”, señaló. “Yo fui director del zoológico durante cuatro años. Yo creo que los zoológicos hay que cerrarlos lenta y progresivamente. De la misma manera, con respecto a los animales, así como se considera ‘educativo’ llevar a los chicos a un acuario, creo que bajo ningún punto de vista se educa de esa forma. Los animales no están a nuestra disposición, ni para exhibición ni para nuestro entretenimiento”.

Preguntado por la nueva versión del juego, en la que los dueños de las mascotas deben completar un recorrido a gatas, Romero señaló: “Hay una diferencia: el ser humano puede aceptar o no. Nadie les pone un revolver en la panza y son obligados a hacerlo, mientras que el perro no tiene alternativa”.

LA NACION



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *