El debut de Separadas dejó en claro que separarse es mucho más que tener un ex



De entrada se siente un fuerte aroma a Las Estrellas. Y no necesariamente eso está mal, más allá de que alguno caliente sus redes con la sentencia del autoplagio. Vuelve a haber un protagónico coral de mujeres, con hermanas en el medio, y otra vez con un conflicto que amenaza con enfrentarlas, pero de movida la historia las encuentra juntas, en una misma vereda. En este caso, en una misma terraza. Así terminó el primer capítulo de Separadas, la nueva tira de Polka que acaba de estrenar El Trece.

Pero amén de las similitudes de forma que pueda haber una y otra tira de la factoría de Adrián Suar -como yapa, Marcela Kloosterboer y Celeste Cid, dos de las hermanas Estrella, aquí son abogada y clienta-, esta ficción se las ingenió para, en sus primeros 50 minutos de aire, demostrar que tiene identidad propia.

Escrita por Marta Betoldi. Esteban del Campo y Josefina Licitra, plantea una estafa inmobiliaria (además de moral) como disparador temático. A partir de esa punta de ovillo se va tejiendo la trama que cruza las siete vidas principales, algunas como víctimas directas, otras no tanto. Pero todas quedan, de alguna manera, del lado de enfrente de Fausto Valdés, el hombre que no apareció en el estreno, pero al que se lo retrató como el villano del cuento.

Más juntas que separas: Celeste Cid, Julieta Nair Calvo, Gimena Accardi, Julieta Zylberberg, Marcela Kloosterboer, Agustina Cherri y Mónica Antonópulos.

Una foto en la pared, al menos, permitió ver que Marco Antonio Caponi será quién le dé vida. ¿O muerte? Porque el episodio se abrió con una etapa de instrucción a cuento del hallazgo de un cadáver, en la que las protagonistas declaraban en Tribunales. Y luego se oyó: “Las siete son sospechosas”. En la escalinata del edificio, Martina (Cid), pregunta: “¿Cómo mierda llegamos a esto?”.

Enseguida, el salvador cartel en pantalla que lleva la trama a “Un mes antes”. Y un mosaico de momentos invita a descubrir quién es quien en esta comedia, con toques románticos y dramáticos, que tiene a Clara Rivero (Mónica Antonópulos) como la esposa del arquitecto estafador, a Martina Rivero (Cid) como su hermana, a Luján Alcorta (Kloosterboer) como la abogada de Martina y la amante de Fausto, a las hermanas Inés y Carolina Fernández (Julieta Nair Calvo y Gimena Accardi) y a Paula Kaplan (Julieta Zylberberg) como damnificadas, y a Romina Baldi (Agustina Cherri) destinada al operativo policial a causa del fraude.

Ellos con ellas: Iair Said, Victorio D’Alessandro, Mariano Martínez, Sebastián Estevanez, Maxi Iglesias, Marco Antonio Caponi, Andrés Gil y Ludovico Di Santo, junto a las Separadas en la presentación de prensa /MOVILPRESS

Ágil, el primer capítulo se las rebuscó para no caer en el hilván tradicional de las presentaciones formales. Y tuvo su pico de gloria, televisivamente hablando, cerca del final, en una escena formidable entre las hermanas Rivero, que selló el lucimiento actoral de Cid y Antonópulos:

-Clara: Quédense tranquilas, mi marido va a aparecer.

-Martina: Pará de nombrar a tu marido, pará con tu marido, pará. Es un sorete tu marido, es un forro que se fue con plata ajena, ¿no lo ves?

-Clara: Te pido un poquito de respeto, nada más…

-Martina: Y yo te pido que, aunque sea por un ratito así, trates de pensar un poco en mí. Porque si yo lo dejé construir algo en nuestro terreno fue por vos, porque vos me lo pediste. Porque él siempre me pareció un trucho. ¿Y sabés qué? Me arrepiento de haber sido tan pelotuda como para darle lo único que yo tengo en la vida… Lo único por lo que mamá y papá se rompieron el orto toda la vida para darnos.

Bello y potente duelo emocional, en la penumbra de un bar que, por un rato, unió a las siete más de los que las separó. Y para coronar el concepto de que separarse es más que tener un ex, Paula, ya con todas en la terraza, como tomando perspectiva del hecho delictivo, entendió -o explicó- que “todas perdimos algo hoy”. Habrá que ver, con el correr de los capítulos, si al menos la tele gana.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *