Eduardo Feinmann: “Alberto Fernández parecía Cristina pero con pantalones”


Eduardo Feinmann se refirió este lunes a la tarde, en el comienzo de su programa El Noticiero de LN+, al discurso que dio el presidente Alberto Fernández en el Congreso por la apertura de las sesiones ordinarias de este año. El periodista dijo que tuvo la sensación de que el mandatario estaba “dando examen” ante la vicepresidenta Cristina Kirchner. Y sentenció: “Lo noté a Alberto Fernández como Cristina con pantalones”.

Feinmann arrancó su programa de este lunes comentando que el 1° de marzo es una jornada “institucionalmente clave y es importante siempre escuchar al Presidente cuando abre el período”. “Para un periodista y analista como yo es un día importante, de los más importantes dentro del marco democrático”, sostuvo.

A continuación, expresó la sensación que había tenido al ver al mandatario en su discurso de apertura. “En el discurso, el tono, en la forma lo noté calmado”, comenzó. Pero enseguida, Feinmann fue más allá y habló de un gobernante que parecía estar en una evaluación. “Me parece que era más un Presidente que estaba dando un examen ante el cuerpo de examinadores con Cristina a la cabeza’”, señaló, haciendo referencia a la vicepresidenta argentina, que, como corresponde, se encontraba presente en el Congreso.

Luego, el conductor de El Noticiero LN+ continuó con sus sensaciones sobre el discurso, y sentenció: “En muchos momentos lo noté a Alberto Fernández como si fuera Cristina con pantalones. Pero el núcleo duro (del kirchnerismo), cuando hablé con alguno de ellos, me dijeron: ‘Preferimos el original, y no la fotocopia. Además, es una fotocopia mala’”.

En otro momento de su editorial, Feinmann habló sobre algunas de las particularidades que para él tuvo la oratoria de Fernández. “Le aplaudían a rabiar, lo ovacionaban a Alberto en los momentos en que atacaba a (Mauricio) Macri, a la oposición o a la Justicia. Ahora, cuando hablaba de que ‘voy a enviar tal ley’ o ‘tengo el proyecto tal’, solo había un leve aplauso”.

LA NACION



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *