“Eclipse total del corazón”, el gran clásico de Bonnie Tyler que hoy todos quieren volver a escuchar



“Total Eclipse of the Heart”, de Bonnie Tyler, la gran elegida para escuchar durante el eclipse solar

Bonnie Tyler nunca firmó contrato con el sello Epic, y sin embargo les debe el mayor hit de su carrera. Puntualmente se lo debe a la pésima visión artística y comercial de sus directivos, que para ahorrarse un puñado de dólares dejaron pasar “Total Eclipse of the Heart” (“Eclipse total del corazón”), la cual terminó recayendo en el siguiente álbum de la galesa de la voz rasposa. Jim Steinman, el compositor de la canción, se la ofreció a Meat Loaf, con quien ya había trabajado en el exitosísimo Bat Out of Hell (1977). Sin embargo, la discográfica decidió que la situación económica no permitía encargos a terceros y ordenó que todos los tracks de Midnight at the Lost and Found (1983) llevaran únicamente la firma de su artista. El resultado: un disco que no gustó ni vendió para Meat Loaf y un éxito descomunal para Tyler, que le vio potencial al tema, lo grabó para Faster than the Speed of Night (1983) y lo llevó a lo más alto de los charts.

Epic también rechazó por pura tacañería “Making Love Out of Nothing at All”, otra composición de Steinman concebida para que la cantara su exsocio (este tema terminaría en el repertorio de Air Supply). Eso explica el estilo operático de ambas obras, muy en sintonía con lo que Meat Loaf proponía en aquella etapa de su carrera. Bonnie Tyler, en tanto, ya había tenido un hit seis años antes con una canción mucho menos dramática, con influencia del country: “It’s a Heartache” la puso en el mapa (y en todas las canchas argentinas: es la melodía que inspira tanto el famoso “dale Rojo, dale dale Rojo” como el fatídico “jugadores.” que se oye cada vez que un equipo entra en caída libre) y esta power ballad terminó de convertirla en megaestrella, con más de cinco millones de discos vendidos (en su momento de apogeo el álbum se vendía de a 80 mil copias por día).

Parte del secreto del éxito de “Total Eclipse of the Heart” radica en la reunión de consagrados que tocan en ella. Como sesionistas participaron el baterista Max Weinberg y el tecladista Roy Bittan, ambos miembros de la E Street Band de Bruce Springsteen. La guitarra estuvo a cargo de Rick Derringer de The McCoys, que tuvo un hit por las suyas con “Hang on Sloopy” (tema que ha versionado Die Toten Hosen) y luego integraría la All Starr Band de Ringo Starr.

Pero si a algo le podemos atribuir el suceso del tema (más allá de sus cualidades y de la interpretación de Tyler) es a su videoclip, epítome del barroquismo ochentoso a niveles que hoy parecen ridículos, pero que en aquel momento funcionaron a la perfección. Fue dirigido por Russell Mulcahy, que ya había realizado clips de Duran Duran (“Hungry Like the Wolf”), Fleetwood Mac (“Gypsy”), The Buggles (“Video Killed the Radio Star”, el primer videoclip que transmitió la MTV en toda su historia) y años después se ubicaría detrás de cámaras en la película Highlander. La trama es. incomprensible: la acción transcurre en una especie de internado y por ahí desfilan palomas, ninjas, estudiantes, esgrimistas, jugadores de fútbol americano, un coro poseído, incontables cortinas al viento y -siempre espléndida- Bonnie con su pelo batido y platinado en continuo movimiento. Un creador de contenido subió a YouTube una versión literal del clip en la que se aprecia mejor aun toda su magia.

Además de incluirla en todos los bises de sus shows, Tyler sigue sacándole el jugo a “Total Eclipse of the Heart” cada vez que la astronomía se lo permite. En 2017, durante un eclipse similar al que estamos por presenciar, la cantó a bordo del crucero Oasis of the Seas, establecido en el Mar Caribe por ser esa una posición privilegiada para ver el evento cósmico. Su banda de acompañamiento en aquella ocasión fue DNCE, el proyecto paralelo de Joe Jonas de los Jonas Brothers. Acompañando a aquella performance, el single volvió al número uno en iTunes y sus reproducciones en Spotify crecieron en un tres mil por ciento. Así como la benefició la miopía de un ejecutivo discográfico, la danza de los astros también es su gran aliada.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *