Disney+, prohibido para adultos – Clarín



En noviembre de 2019, Disney lanzó su plataforma de streaming Disney+ en media docena de países: Estados Unidos, Canadá, Países Bajos, Australia, Nueva Zelanda y Puerto Rico. La semana pasada, en plena cuarentena global por el coronavirus, se extendió a siete países europeos, entre ellos algunos muy afectados por la pandemia, como Italia y España.

Con casi todas las demás posibilidades de entretenimiento clausuradas, un lanzamiento en estas condiciones presupone un éxito arrasador. Dueño de los productos de Marvel, Pixar, Star Wars, National Geographic y Fox, además de los propios, este imperio tiene todo para competir con Netflix por el dominio del mercado global del streaming.

Pero el camino de Disney+ no está exento de obstáculos. Muchos de sus flamantes usuarios están sorprendidos por la falta de contenidos adultos e, incluso, la edición a la que sometieron a algunas ficciones para entrar en la categoría “familiar” que identifica a la empresa del ratón Mickey.

Es el caso de Splash, película de 1984 en la que Tom Hanks se enamoraba de una sirena interpretada por Daryl Hannah. Se emite en Disney+, pero con la etiqueta de “contenido editado”: al peor estilo de Miguel Paulino Tato, algunas escenas fueron cortadas para evitar que aparecieran cuerpos desnudos.

Tom Hanks y Daryl Hannah en “Splash”.

Esta tendencia al puritanismo ya hizo que se armara una polémica pública. Fue en torno a la continuación de Lizzie McGuire, la serie que entre 2001 y 2004 lanzó al estrellato a una adolescente Hillary Duff desde la pantalla de Disney Channel. La continuación mostraría a una Lizzie de treintañera, instalada en Nueva York.

Pero después de la grabación de los dos primeros episodios, en Disney no quedaron satisfechos con el resultado y pidieron ciertos cambios. El resultado fue el despido del creador del formato original, Terri Minsky, que estaba al frente de esta tercera temporada, y el disgusto de Duff, que pidió públicamente que permitan que el guion de la nueva ficción cuente la vida “real y creíble” de una treintañera.

Hilary Duff, cuando se anunció la continuación de “Lizzie McGuire”.

“Sentí una gran responsabilidad para honrar a los seguidores que, como yo, crecieron viéndose reflejados en ‘Lizzie’. Haría un mal trabajo si limitara la realidad de una joven de 30 años para que viva según los límites de la clasificación ‘apta para todo público’”, expresó la actriz en su cuenta de Instagram.

En esa publicación, Duff pidió expresamente que el rodaje de la ficción continúe con la condición de que si es demasiado “adulta” para Disney+ pueda incluirse en el catálogo de otra plataforma, Hulu, también de la compañía. Una solución que la empresa ya está adoptando como norma.

Hulu es una plataforma estadounidense de streaming creada en su origen por varios estudios, y que luego fue adquirida por Disney, que la está destinando a todas aquellas producciones que no superaron ese corte familiar e inocente que busca en Disney+. En su catálogo están series animadas para adultos como Family Guy, Futurama y Bob’s Burgers, que eran de Fox y ahora pertenecen al imperio Disney.

Lo mismo ocurrió con las series High Fidelity y Love, Simon, adaptación de la película Yo soy Simón (2018), que narra la vida de un adolescente que descubre su homosexualidad. Ambas fueron pensadas en un principio para Disney+ pero finalmente se estrenarán en Hulu.

La excepción a la regla es Los Simpson. Pese a ser una serie de dibujos animados para adultos, con crítica social y política, fue una de las producciones de Fox que logró colarse en Disney+, entre películas de Pixar, aventuras de Star Wars y peleas entre superhéroes y villanos de Marvel.

Los Simpson, excepción a la regla.

La ultracorrección política de Disney se extiende más allá del contenido “adulto”. También le preocupa el cambio de valores morales de la sociedad occidental: algunos de sus clásicos contienen guiños y detalles que bajo la mirada del siglo XXI puedan parecer racistas y desfasados.

Películas como Dumbo (1941), Peter Pan (1953) o El libro de la selva (1967) incluyen ciertos estereotipos del pasado sobre raza y género que han llevado a Disney a agregar al comienzo de cada una la siguiente advertencia: “Este programa se presenta como se creó originalmente. Puede contener representaciones culturales obsoletas”.

“Este programa se presenta como se creó originalmente. Puede contener representaciones culturales obsoletas”, el cartel que precede a Dumbo en Disney+.

¿Y cuándo llegará Disney+ a Latinoamérica? Las fechas no están definidas, pero el desembarco se produciría recién alrededor de noviembre. Siguiendo el modelo del resto del mundo, en la empresa del ratón Mickey también están trabajando en el desarrollo de una plataforma con contenidos adultos (posiblemente sea Hulu), pero su llegada aún no tiene fecha, y es muy posible que se produzca recién en 2021.

Con información de Efe.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *