Disney+: Alison Brie y Gillian Jacobs hablan sobre la nueva serie documental Marvel 616


Dentro del cosmos Marvel, la Tierra 616 es aquella en la que viven los principales héroes de la casa. Por eso, la nueva serie documental producida por Disney+ toma ese número para, a lo largo de cada una de sus ocho entregas, recorrer distintos aspectos del fenómeno cultural en el que se convirtió la editorial de comics.

Para descubrir de qué trata Marvel 616, LA NACION habló con varias de las encargadas de dirigir algunos de sus episodios, entre quienes se encuentran las actrices Alison Brie y Gillian Jacobs.

Un documental, ocho historias

Cada capítulo de Marvel 616 analiza a fondo algún aspecto de su universo. De esa forma, hay episodios centrados en personajes olvidados, en juguetes estrafalarios, en el método creado por Stan Lee para agilizar los tiempos creativos en la producción de una historieta, o en proyectos atípicos que se desarrollaron en los márgenes de la editorial. Y en ese sentido, el documental hace foco en el extravagante Spider-Man japonés.

Creado por la productora Toei en 1978, la del Spidey nipón fue una serie de imagen real que tuvo 41 entregas, que adaptaban la saga del trepamuros al folclore oriental. La ficción fue un éxito en su país de origen, pero en el resto del mundo se convirtió en una rareza “de culto”. “Esa es una de las muchas gemas ocultas que siempre le recomendamos a la gente, pero de la que no sabíamos ni cómo se hizo ni cómo nació. Por eso es que enseguida pensamos en hacer un episodio sobre este fenómeno”, explica Sarah Amos, una de las directoras de Marvel 616.

A lo largo de las décadas, la diversidad en las historias siempre fue una de las máximas de Lee y sus herederos creativos. Así aparecieron personajes como Pantera Negra, el primer superhéroe afroamericano que escapaba a los clichés habituales. Ese espíritu sobrevivió a las décadas, y permitió concretar relatos como el de una boda entre dos héroes, o la aparición de Kamala Khan, la primera heroína musulmana de la casa. Y la importancia por la diversidad es otro de los aspectos en los que profundiza la serie documental. “Cuando Ms. Marvel se lanzó, la respuesta del público fue muy cálida y sentida. Y pienso que ese fenómeno solo crecerá más y más, teniendo en cuenta que Kamala pronto estará al frente de su propia serie en Diney+”, señala Gillian Jacobs.

Para Alison Brie, directora del último capítulo de la serie, reflejar esa diversidad fue uno de sus principales objetivos: “Ver a un grupo de chicos montar una obra teatral estudiantil basada en Marvel, fue ver cómo esos jóvenes podían conectar con personajes que mostraban diversidades físicas y étnicas. Eso les permite alcanzar un público gigantesco. De ese modo, le permitís a los lectores verse reflejados en las historietas y en la pantalla, y eso es alentador, porque les va a recordar que tienen un lugar en el mundo, y qué pueden ser capaces de lograr”.

Marvel en la cultura popular

Para los responsables de Marvel 616, el lugar de la editorial en la cultura popular es innegable. Desde el nacimiento del Capitán América en los 40, como símbolo de lucha contra el nazismo, hasta llegar a Los cuatro fantásticos y el guiño a la carrera espacial, o la adoración hacia Doctor Strange por parte de la escena psicodélica, fueron (y son) muchos los títulos que capturaron la atención del público masivo. Con el paso de las décadas, esos héroes y villanos se convirtieron en figuras conocidas para lectores y no lectores, y gracias al éxito en taquilla de films como Avengers: Endgame, esa popularidad creció notablemente.

Para Paul Scheer, responsable de dirigir el capítulo “Lost and Found”, el lugar de la editorial en la sociedad es claro: “La primera cosa que leí en mi vida no fue un libro, fue una historieta. Ese es el recuerdo de mi entrada al mundo de la lectura. Marvel integra el tapiz que conforma la cultura popular estadounidense. Y sus personajes son tan ricos y variados que pueden incorporarse fácil al consumo masivo. Creo que Spider-Man es tan reconocible como el ratón Mickey; todos conocemos su rostro, su traje y lo que representa, y de alguna manera también podemos sentir que estamos debajo esa máscara. En eso hay una metáfora hermosa, y es que todos somos héroes de nuestros mundos. En los cómics de Marvel, siempre vas a encontrar un personaje con el que puedas identificarte, y esa es la mejor parte de todo”.

Poder femenino

Haciendo una retrospectiva sobre sus comienzos en la industria, Stan Lee se avergonzaba de lo mucho que le costaba escribir personajes femeninos. La mujer invisible, la Avispa o Jean Grey de los X-Men, no pasaban de ser decorado o peor aún, clichés de la típica ama de casa de los 60 en la línea Betty Draper de Mad Men. Alrededor de Stan trabajaron varias mujeres que empujaron el crecimiento de ese semillero de historietas. Y uno de los grandes episodios de Marvel 616, es justamente el que echa luz sobre quiénes fueron las profesionales clave en el crecimiento de la editorial.

Gillian Jacobs fue la encargada de realizar ese capítulo titulado “Higher, Further, Faster”, y sobre ese tema ella opina: “Marie Severin, por ejemplo, fue una dibujante que se esforzó por autosuperarse, y que ayudó mucho a otras mujeres de la industria. A ella no le importaba que el rubro fuera manejado por hombres, ella solo se preocupaba por ser lo más profesional posible, y así se convirtió en un ícono femenino en los cómics”.

A lo largo de “Higher, Further, Faster”, Jacobs traza un elaborado mapa sobre el lugar de las mujeres en Marvel, a través de las profesionales que trabajaron allí, como también de las heroínas de ficción que debieron pelear por un lugar de mayor protagonismo entre tanta testosterona. Y así lo expresa la directora: “Fue un ejercicio muy interesante el conectar el viaje de esas mujeres de la vida real, y sus equivalentes en las historietas. Por ejemplo, la Capitana Marvel protagonizó historias que fueron pensadas como eco de las luchas de las profesionales que trabajaron en Marvel durante décadas”.

La importancia de los fans

Casi desde su nacimiento, Marvel procuró construir puentes con sus fans. En los 60, Stan Lee ensambló la fantasía de Marvel como una casa en la que un grupo de amigos se juntaban a dibujar y escribir historietas de todo tipo (que la realidad fuera otra, desde luego, es otra historia).

Sarah Amos es la directora responsable del episodio “Unboxed”, dedicado al fetiche de los coleccionistas por los muñecos de esa editorial, y ella reflexiona sobre el vínculo estrecho entre Marvel y sus lectores: “Constantemente se intentó que los fans sientan esa conexión con las historietas, que entre ambas partes se estableciera un diálogo. Todo comenzó con las columnas que escribía Stan en los cómics, y nosotros intentamos hacer foco en la naturaleza de esa conexión”.

Como es sabido, la verdadera aventura de Peter Parker no tenía que ver con derrotar a Doctor Octopus o al Duende Verde, sino con el drama cotidiano de ayudarle a su tía con los gastos de la casa, o evitar enfrentar a quienes le hacían bullying en la escuela. Y para Alison Brie, la humanidad de esos superhéroes es el eje del drama: “Si prestás atención a muchas de estas historietas, rápidamente te vas a dar cuenta que hay mucho más que superhéroes fortachones; muchos personajes son el retrato de alguien inseguro de sí mismo, que debe superar varios obstáculos para lograr un objetivo. Eso hace a estos héroes realmente inspiradores”.

El mundo del cosplay, como se llama al fenómeno de los fans que se visten como sus personajes favoritos, también es analizado en el documental

Superhéroes de corazón falible, esa fue (y es) la fórmula le permite a Marvel acercarse a sus lectores como ninguna otra editorial supo hacerlo, y Sarah Amos expresa: “Aunque estos personajes tengan súper poderes, podemos ver algo de nosotros en todos ellos. Y a medida que empezás a leerlos, empezás a identificarte más y más, y ellos te enseñan una nueva forma de hacer crecer tu imaginación, tu identidad y hasta tu percepción de las cosas”.

Por último, Gillian Jacobs destaca el rol de una mujer que fue la principal artífice del vínculo entre los fans y Marvel, y que tiene un lugar de merecido protagonismo en Marvel 616. Flo Steinberg era formalmente la secretaría de Stan Lee, pero bajo esa identidad se escondía una mujer pulpo que se ocupaba no solo de Lee, sino que también desarrollaba en la empresa todo tipo de tareas que excedían por mucho sus obligaciones.

“Flo estuvo allí desde el comienzo, y colaboró en la creación de Marvel como fenómeno cultural, aportando sentido del humor y profundizando la relación con los lectores”, asegura Jacobs. “Ella atendía los teléfonos, contestaba las cartas de los seguidores, y le daba un rostro humano a la empresa. Incluso era la que recibía a los fans que iban a las oficinas de la editorial. En muchos sentidos, Flo fue la mayor responsable de crear ese vínculo de Marvel con el público”, concluye.

Marvel 616 está disponible desde este viernes 29, en Disney+.

Más información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *