Diego Topa: reflexiones de un niño eterno y un padre primerizo



El 2020 quedará en la historia de casi todos como un año difícil, doloroso y arduo. Para Diego Topa, sin embargo, también será especial porque es el año en que se convirtió en padre, uno de sus grandes sueños cumplidos.

“Tengo esa dicotomía enorme”, dice Topa. “Por un lado, me conmueve todo lo terrible que está atravesado por la pandemia y por otro, este año es uno de los más importantes y hermosos de mi vida, una bisagra con la llegada de Mitai. Con ella me explotó el corazón de alegría”.

El conductor de programas infantiles se convirtió en padre, junto a su pareja, mediante el método de subrogación de vientre. Mitai nació en enero en Miami y desde entonces cambió por completo la vida de todos.

A los 45 años y con más de veinte años dedicados al público infantil, desde la señal Disney, el teatro y las canciones, Topa (que transformó su apellido en su propia marca) tiene ahora en su casa, el mejor termómetro de sus creaciones.

Diego Topa tiene 45 años y más de veinte dedicados al público infantil.

“Como le pasó a todo el mundo, este año no pude concretar los proyectos de trabajo que tenía pendientes. Pero, por otro lado, al quedarme en casa, me pude conectar a full con la beba. Por el trabajo, hace años que no pasaba una semana entera en casa. Ahora disfruto cada minuto con ella y estoy feliz porque no me pierdo de nada”, asegura.

-Ahora tenés en ella a tu primer público, en vivo y en directo.

-Sí, tengo una fan en casa. Además es muy histriónica, le gusta la música, se baila todo. Le canto, le bailo y la casa es como una fiesta. Yo estoy fascinado de verla disfrutar. Es muy emocionante y se nota que es una bebé feliz. Además, con nueve meses y medio, ya empezó a dormir de corrido toda la noche. Más no se puede pedir.

-A los miedos lógicos de todo padre primerizo, se habrán sumado los de la pandemia. ¿Cómo manejás esa situación?

-Desde ya son dobles los temores. Con mi pareja estamos aprendiendo a lidiar con eso como padres. Hay que ser cuidadoso, pero tampoco volverte paranoico porque le transmitís todo al bebé y eso no está bueno. Como le pasó a mucha gente, además, mi familia todavía no la conoce personalmente y eso es muy fuerte. Pero le ponemos onda.

Diego Topa con su hija Mitai. Un amor a toda prueba.

Una pregunta que Topa no puede eludir es el origen del nombre de su hija. Y a él le gusta explicarlo con detalle. “Es guaraní y quiere decir niño o niña, así en genérico. Se lo escuché a la cantante Charo Bogarín, que es mi amiga, antes de que naciera mi hija. Y otra amiga mía, Daisy May Queen, que vive en la India, me contó que allá esa palabra significa “dulce”. Así que me cerró por todos lados y le va justo con su personalidad”.

Criado en la localidad de Caseros, Diego es el mayor de tres hermanos y también el más grande de una camada de primos, una situación que, de alguna manera, le fue marcando su futuro camino como animador y conductor.

-Desde hace dos décadas te dedicás a entretener y divertir a los más chicos. ¿Cómo eras vos de niño?, ¿con qué te entretenías?

-Era muy curioso, siempre estaba jugando con mis hermanos y mis primos. Amaba sacar los parlantes a la vereda y armar una fiesta. Y ahí se sumaban los vecinos, cortábamos la calle y bailábamos. Siempre fui de generar unión. Si íbamos a la plaza, éramos una pandilla divertida y yo ya era el que organizaba todo, era el productor, apelando mucho a la imaginación y la fantasía, como ahora. Esto es algo que vino conmigo. Y ahora me veo en Mitai, ella es igual.

-Ya se notaba tu capacidad de persuasión, ¿todos se prendían en los juegos?,¿nadie te disputaba el liderazgo?

-Se ve que los convencía, porque todos se enganchaban y mis padres y abuelos siempre me acompañaron y apoyaron en todo. Ellos también colaboraban, porque no había presupuesto para cotillón y hacíamos todo nosotros. Así fue naciendo el animador, el conductor, el productor. Creo que si uno es feliz, eso se contagia. Lo que hago ahora es algo que traigo conmigo desde siempre. Y tengo que agradecerle a mi abuela que me enseñó a ponerme metas cortas.

-¿Cómo es eso?

-Me decía que si te vas poniendo metas cercanas, que puedas cumplir, te hacen sentir bien y no sentís tanta frustración.

Topa viene construyendo una carrera que empezó como actor y se consolidó en el mundo del espectáculo infantil. Los más chiquitos lo adoran y, con cada show suyo, llena teatros. “Creo que el éxito de mi carrera tiene que ver por creer en lo que hago. Además me gusta rodearme de gente talentosa y amorosa. Cuando es así, las cosas funcionan”, dice.

Diego Topa, uno de los artistas más aclamados por el público infantil.

-Trabajando hace veinte años, ya hay niñas y niños que veían tus programas y ahora son adolescentes o adultos.

-Sí, tengo dos generaciones que se criaron conmigo. En las redes sociales me dicen eso. Lo que más me gusta es poder perdurar en el corazón de la gente y creo que esa es mi misión: vine a este mundo a traer alegría, a compartir amor y unión. No es algo que me propuse, se fue dando naturalmente. Soy un niño eterno que quiere que la gente no se sienta mal y se divierta.

– ¿De chico ya sabías que te querías dedicar el público infantil? 

-No, sólo jugaba y soñaba con participar de Festilindo o Cantaniño, pero no para estar del otro lado. Nunca me imaginé llegar adonde llegué. En ese momento quería ser maestro. Amaba la geografía y el Universo, con todo lo misterioso que hay a su alrededor. Y también la química. De hecho me recibí de técnico químico, una carrera que estudiaba paralelamente con teatro. Pero no ejercí porque lo otro fue tan fuerte que no hubo tiempo.

El momento en que Topa se dio cuenta de que la química le gustaba, pero no tanto como para dedicarse a eso el resto de su vida, llegó cuando a su padre, cajero en un banco, un cliente le ofreció trabajo para su hijo, porque sabía que estudiaba química. “Como a mi papá lo querían mucho, esta persona que era dueña de una empresa muy importante le dijo que me ofrecía trabajo para chequear todas sus plantas químicas en el país. Era un laburo groso, pero me di cuenta de que no quería eso”. 

Diego Topa junto a su madre, Silvia.

-Cambiaste el laboratorio por el escenario.

-Seguí mi intuición y me fui por el lado del teatro. Por suerte, mi familia siempre me apoyó en todas mis decisiones. Hubo muchos no en mi carrera, piedras en el camino, pero siempre traté de sortear los obstáculos y seguir para adelante. Hice de todo antes de dedicarme a esto: atendí en una fiambrería, trabajé en un supermercado, fui remisero, camarógrafo, animé eventos, cumpleaños infantiles, fiestas de 15 y cantobares. Y siempre pensé que cada una de esas situaciones me iba a servir para mis personajes. Si el día de mañana tengo que hacer otra cosas para vivir, la hago. Me voy a adaptar y lo voy a disfrutar igual.

Topa se adelanta a la Navidad con un show multimedia para Latinoamérica

En un año muy particular para el mundo entero, el artista decidió armar una experiencia en la que pueda estar junto a su público, de una manera distinta. Se trata de una experiencia multimedia con el lanzamiento de un EP con cinco temas navideños de acceso libre.

Por otra parte, los participantes que obtengan el Ticket Oro, accederán al Calendario Navideño, donde podrán realizar una serie de desafíos, mediante los cuales ayudarán a Topa a compartir el espíritu navideño. El material les llegará por mail o WhatsApp y estarán en contacto con él durante todo el mes de diciembre. Pueden sumarse a la experiencia desde cualquier fecha de este mes festivo.

El estreno es el 1 de diciembre y estará disponible hasta el 31 de diciembre, para utilizarlo por 12 horas en la fecha que cada uno elija.

Además, todos los que hayan adquirido el Ticket Oro participarán de un sorteo para un Meet & Topa exclusivo para toda Latinoamérica. Las entradas se pueden adquirir en www.topa.com.ar.

WD​

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *