Diego Luna, sobre Narcos México 2: “Para que estas historias existan, algo hemos hecho o dejado de hacer”


Poder, dinero, lujo, amores y violencia. La vida de los narcotraficantes tiene todos los condimentos que suelen buscarse en una buena ficción, por eso, trasladar esto a la pantalla chica suele ser garantía de éxito. Y la serie Narcos es un fiel reflejo de esto. Con cuatro producciones que se convirtieron en un fenómeno de la televisión -tres sobre Colombia y una sobre México-, esta historia se prepara para el gran estreno de una nueva temporada

En esta oportunidad la historia vuelve a situarse en México, durante la década de 1980, para contar cómo el cartel de Guadalajara, también conocido como cartel de Jalisco, logró ascender para construir las bases de lo que es hoy este negocio ilícito. A partir del lunes 15 de febrero, a las 22, por la pantalla de A&E, se podrá continuar viendo la vida del narcotraficante Miguel Ángel Félix Gallardo, un exoficial de policía de Sinaloa que terminó convirtiéndose en el zar de la droga de ese país.

“Mucho de lo que hacemos es ficción, pero está basado en una realidad que me tocó vivir de niño. Como actor me gusta eso de reflexionar quién soy y de dónde vengo, hacer comentarios sobre mi realidad y contarle al público la complejidad detrás de una historia que siempre se ha visto como blanco o negro”, enfatizó el mexicano Diego Luna, quien interpreta a Gallardo, durante una conferencia de prensa en donde se presentó la nueva temporada de la serie. Y agregó: “Me gustan los proyectos que cuentan historias de seres humanos, con toda su complejidad detrás. Para que estas historias existan, algo hemos hecho o dejado de hacer todos”.

Son justamente los actores mexicanos los que más entendieron el mensaje que tenían que transmitir. “Yo iba a la escuela con un par de narcos juniors porque en la Tijuana de los 80 la sociedad era muy cerrada y los narcotraficantes eran parte de ella”, reveló José María Yazpik, que interpreta a Amado Carrillo Fuentes, socio de Pablo Escobar y líder del cartel de Juárez. Y sumó: “Desgraciadamente, o afortunadamente, yo sabía bastante de este mundo. Ha sido algo doloroso contar esta historia, pero creo que es un tema del cual hay que hablar”.

En esta nueva temporada Gallardo luchará por mantener el control del tráfico de cocaína, hacer crecer su imperio y reconciliar traiciones, pero las disputas dentro de su organización y la sed de venganza de la DEA, por haber matado a uno de sus agentes más importantes, amenazan sus ambiciones.

Diego Luna, en una escena de esta nueva temporada de Narcos: México gentileza A and E

“Es una temporada mucho más intensa, más dura”, aseguró la mexicana Teresa Ruiz. La actriz interpretará a Isabella Bautista, un personaje inspirado en Sandra Ávila Beltrán, conocida como “La reina del Pacífico”, una sobrina de Gallardo que utilizó su inteligencia y su belleza a favor del narcotráfico.

En tanto Jesse Moore, una de las productoras ejecutivas, expresó: “Creo que lo que la gente disfruta es que las escenas están basadas en historias reales. Lo interesante es que podemos explorar entre la ficción y la realidad, pero sabiendo que son personas e historias de verdad. Además la combinación de un increíble elenco y grandes realizadores, hace que sea más que un show de televisión”.

La segunda temporada de Narcos: México llega para continuar contando la historia del narcotráfico gentileza A and E

“El mío es un personaje complicado, de una intensidad brutal, al que me cuesta mucho trabajo entender. El gran reto fue conectar con él, encontrar esas cosas en las que me pueda reflejar, las aristas por donde entrar. Para mí el personaje tenía un desafío enorme, que era no juzgarlo”, confesó Luna sobre el desafío que le trajo interpretar a Gallardo en ambas temporadas de Narcos: México.

Y si bien en la vida real este hombre es uno de los responsables de la violencia que enfrenta hoy México, Luna rescata algo de él: “Lo que me gusta es que supo aprovechar una coyuntura en determinado momento. No es que construye un imperio, sino que se da cuenta que hay una oportunidad y se aprovecha de las circunstancias en un país en donde la corrupción reina. Logra montar todo con la ayuda de todos los niveles de poder que hay”.

A Yazpik le sucede algo similar: “Tratar de no juzgarlos para entrar en lo que son es el mayor desafío. Vemos seres humanos haciendo lo que tienen que hacer para sobrevivir. Cuando uno habla de villanos y narcotraficantes se enfoca en lo negativo y el personaje se vuelve una caricatura, pero cuando el personaje parte desde lo humano, uno busca tratar de entender las cualidades y los defectos, para tomar una dimensión y hacerlo más querido. Se trata de buscar la complejidad del ser humano”.

“El camino de Isabel es muy difícil y me provoca mucha frustración”, reflexionó Ruiz y agregó: “Podemos hablar de una mujer que está luchando por tener un lugar en una sociedad que viene encabezada por hombres, por el patriarcado, y que está hecha para que ellos triunfen. Ante todo es una persona muy sensual y eso en el mundo narco es algo que no se respeta. Trabajamos mucho con las mujeres del equipo para crearla”.

Enedina Arellano Félix, una mujer que al día de hoy lidera uno de los carteles más grandes de México, será interpretada por Mayra Hermosillo. “Entrar en este mundo de la forma en que lo ha hecho ella es impresionante porque además se ha mantenido fuerte”, afirmó sobre su personaje conocido como “La jefa”, que es hoy una de las personas más buscadas del mundo. Y sumó respecto del elenco: “Tuve la suerte de tener grandes compañeros que me han invitado y guiado para poder crear este personaje”.

La primera temporada de Narcos: México siguió el juego del gato y el ratón entre Miguel Ángel Félix Gallardo y Enrique ‘Kiki’ Camarena, interpretado por Michael Peña, un agente mexicano-estadounidense de la DEA (Administración de Control de Drogas) encargado de derribar a Gallardo. La historia terminó con el secuestro, la tortura y el asesinato de ‘Kiki’, cuya muerte finalmente sirvió como catalizador en la guerra contra las drogas.

Durante la segunda temporada, Félix luchará por mantener el control del tráfico de cocaína, hacer crecer su imperio, superar algunas traiciones y sacrificios que hizo para convertirse en el padrino del primer cartel mexicano, el de Guadalajara. Pero la sed de venganza de la DEA [que pondrá un equipo para buscar a los responsables de la muerte de Camarena] y las disputas dentro de su organización amenazan sus ambiciones. A mediados de los 80, cuando el cartel de Gallardo se fragmenta y los cambios sociales y políticos dentro de México impulsan la corrupción, se activa la “Operación Leyenda”, con la que Estados Unidos buscó vengar la ejecución de su agente. El ciclo de violencia se reactivó en el país, tras los enfrentamientos de ambos bandos.

A través de tratos clandestinos con políticos, acuerdos con distritos en guerra y traiciones de aliados que alguna vez fueron de confianza, veremos a un Gallardo cada vez más desesperado, que no se detiene ante nada para mantener el control del tráfico de drogas en México. A medida que la investigación de la DEA -que lleva a cargo el tozudo agente Walt Breslin- avanza, él se aventura cada vez más en lo desconocido borrando la línea entre la justicia y la venganza, poniendo a su equipo en un peligro cada vez mayor.

Más información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *