Después de un final abrupto, vuelve Corte y confección, de la mano de los famosos



La televisión, como el fútbol, entre otras cosas, suele dar revancha. Tal vez por eso vuelve un buen programa que tenía las tardes de El Trece y que, en medio de los volantazos de la cuarentena, se quedó sin aire: a poco más de dos meses de su final abrupto, Corte y confección prepara su vuelta para el verano.

El regreso del reality de moda que conduce Andrea Politti será en formato “celebrity”, una fórmula que actualmente explora con muy buenos resultados MasterChef en Telefe (de hecho es lo más visto de la televisión argentina). Y, sin fecha precisa aún, la vuelta del programa sería para el verano.

El levantamiento del ciclo, después de una corta tercera temporada y con números que ahora se extrañan, fue una de las sorpresas de la TV de la cuarentena. Corte y confección había sabido amoldarse bien a los nuevos protocolos y había generado una nueva fórmula que le permitía cumplir con el distanciamiento social entre conductora, participantes, jurado y personajes invitados.

El regreso de Andrea Politti será compañada por participantes famosos. Aún no están definidos los nombres.

Pero a mediados de agosto se anunció su final, para darle lugar a un magazine de actualidad, de la misma productora, LaFlia, la empresa de Marcelo Tinelli. Así, el lunes 24 de eses mes las Mujeres de El Trece salieron al ruedo, pero sin un buen norte. Y en menos de dos meses también se quedaron sin pantalla.

La idea original hablaba de una conducción rotativa entre cinco mujeres muy diferentes: Soledad Silveyra, Claudia Fontán, Teté Coustarot, Jimena Grandinetti y Roxy Vázquez. Pero el primer día sólo debutaron cuatro en el estudio, porque Vázquez se contagió de coronavirus y salió desde su casa. Y una vez que pudo volver, la que se contagió fue Fontán, mientras el resto, por ser contacto estrecho, tuvo que hacer aislamiento.

Así, entre conductoras invitadas (como María Julia Oliván y Flor de la V) y cierta falta de coordinación en el equipo, el programa nunca pudo consolidarse. Hasta llegó a probarse como un segmento de casting del Cantando. Una vez recuperada, Fontán decidió no reincorporarse.

Andrea Politti tuvo algunas ofertas de trabajo para volver en estos meses, pero ninguna le cerraba.

Más allá de los números de la segunda emisión, con Jorge Lanata como invitado especial del día, el rating nunca acompañó. Y, lejos de poder ganarle a la competencia directa (Cortá por Lozano, por Telefe), Mujeres de El Trece marcó bastante menos que el reality de Politti. Hubo días que no llegaba a promediar los tres puntos.

Amén de si los nombres elegidos para hacer una conducción rotativa -intentando equiparar carreras muy disímiles- fueron acertados, la falta de ensayos por un lado y la preproducción vía Zoom por otro afectaron directamente al producto.

Así, el viernes 16 de octubre el magazine bajó la persiana, para que desde el lunes 19 la tarde de El Trece se reorganizara con con sus tres programas vespertinos: 100 argentinos dicen, Mamushka y El gran premio de la cocina. El ciclo de interés general, conducido por Darío Barassi, fue el que mejor arrancó.

Después de un debut algo desprolijo, en su segunda emisión, con jorge Lanata de invitado, el magazine repuntó. Foto Jorge Luengo

Pero se ve que ahora, con tiempo y pensando en una etapa post cuarentena, el canal vuelve a apostar por el oficio de Andrea Politti, quien había encontrado el ADN del reality de moda.

Fiel a su estilo, y desde la vereda de enfrente, Verónica Lozano supo ponerle humor al recambio de grilla, en una entrevista con Rodrigo Lussich: “Siempre soy muy respetuosa de mis adversarios y adversarias. De verdad lo digo. No es que voy así… Pero también digo: ‘¡Otra vez viene otra cosa!’ Chau, que pase el que sigue, chicos. ¡Déjenme tranquila que soy una señora mayor!”.

SL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *