De boca en boca, la agrupación femenina que viajó por el mundo y se considera “bichos raros del folclore”

Desde hace 27 años, el cuarteto cordobés de Boca en Boca, integrado por mujeres, se mueve en la escena con una propuesta vocal particular en la que los folclores del planeta son su principal temática. El próximo miércoles 16 de febrero, estas geniales vocalistas ofrecerán un show en Café Berlín, en C.A.B.A., en el que recorrerán versiones y composiciones propias de sus tres discos.

Las integrantes de este particular conjunto de La Docta son Soledad Escudero, Marcela Benedetti, Alejandra Tortosa y Viviana Pozzebón, clave en esta formación y quien conversa con Clarín desde Junín de los Andes, donde está instalada hace días debido a talleres que está dictando y tras un encuentro de mujeres del país y de otras tierras que tocan tambores regionales.

“Es el tercer Retiro de Tamboreras en la Patagonia y el noveno que hacemos, esto lo iniciamos con Lili Zabala, que vive en Suecia y aquí lo organiza Betiana Vassallo. Realizamos talleres femeninos de percusión en contacto con la naturaleza. Aquí lo llevamos a cabo frente al Lago Moreno. Se cerró con un show dentro del Festival a la Patagonia”, describe la también creadora del ensamble Tamboreras.

Folclores de todo el mundo, el repertorio del cuarteto De boca en boca.

Folclores de todo el mundo, el repertorio del cuarteto De boca en boca.

La génesis del grupo

Tras esa experiencia en el sur, es tiempo de abocarse al regreso a los escenarios con su histórico grupo, De Boca en Boca, cuyo inicio rememora: “Fue en un viaje a Cabo Polonio, nos conocíamos del ambiente coral, pensamos que nuestras voces se solventaran en un proyecto, nos encontramos cantando temas de coros y de agrupaciones anteriores, luego entonando canciones de del mundo”.

Esas vacaciones de las que habla Viviana no sólo quedaron en experimentos vocales entre ellas, a su vez se atrevieron a un show en vivo: “Nos presentamos rápidamente en un bar allí. Yo me aboqué a las canciones latinoamericanas y las chicas a voces búlgaras, irlandesas. Volvimos y enseguida grabamos un disco, entramos a una convocatoria, la ganamos y conseguimos plasmarlo todo en un material”.

Cuando arrancaron, internet aún no estaba en auge y se las ingeniaban como podían. “La música que escuchábamos nos llegaba por casetes a través de amigos que viajaban. Era todo rudimentario, sacar canciones más por una cuestión de espíritu. Recuerdo estar en el baño de un departamento y hacer transcripciones. Salíamos a la noche a pegar afiches con engrudo por las calles”, rememora Pozzebón.

Pertenecer a una escena folk Grupos vocales que entonen folclores regionales no abundan ni abundaban. Por ese motivo, no les fue fácil encontrar espacio propio. “No éramos conscientes. Existía el sello Real World de Peter Gabriel y nos llegaban discos, era impresionante escucharlo; en los primeros shows en Córdoba, el público también nos pasaba material de afuera. Todo era artesanal”, relata.

De boca en boca actuará en el nuevo Café Berlín, el miércoles 16 de febrero.

De boca en boca actuará en el nuevo Café Berlín, el miércoles 16 de febrero.

-¿Las aceptaron en el ambiente folclórico o las miraban como bichos raros?

Somos aún bichos raros dentro del folklore. Estuvimos una sola vez en Cosquín. Nos nutrimos de antropólogos para saber qué éramos, es como que no encontrábamos el formato. Antes no nos dábamos cuenta que hacíamos World Music.

“Escuchamos nuestras primeras grabaciones de nuevo y nos damos cuenta que los temas tenían tres minutos de introducción. ¡Por eso no nos pasaban en la radio! Nosotras vendíamos muchos discos en los conciertos. Es que había que escucharnos en vivo para entender y engancharse. Nos ayudó nuestro primer manager, que nos llevó a Buenos Aires, ahí ya tuvimos todo claro”, sostiene la artista.

Sus viajes al exterior

Cuando llegaron los shows por fuera de Córdoba, no tardaron en viajar al exterior. Viviana lo detalla: “Con las primeras canciones, la gente se iba acomodando. Después nosotras contábamos de dónde era originaria la canción, su significado, las armonías, las voces, los distintos timbres vocales, los ritmos, todo muy descriptivo para que el público comprendiera. Incluso lo seguimos haciendo”.

El ochenta por ciento de nuestro repertorio no es en español. ¡El público se pega un viaje importante! Así nos lo dice gente que nos viene a ver. Dicen que los transportamos a los lugares de donde son las canciones. Contamos con un público muy respetuoso, nunca nos sucedió que alguien se levantara y se retirara de nuestros conciertos”, agrega con orgullo.

Las cantantes de De boca en boca actuaron con Rubén Blades, Hermeto Pascoal y Cecilia Todd, entre otros.

Las cantantes de De boca en boca actuaron con Rubén Blades, Hermeto Pascoal y Cecilia Todd, entre otros.

De Boca en Boca no sólo se nutre de música, sino de costumbres cuando arriba a otras tierras. “En los viajes, nos pasamos ritmos con músicos locales, tratamos de ir a conciertos, tomar lecciones. Hasta las comidas influyen en las culturas y en las músicas. Una vez, en el norte de Francia, le cantamos una canción a las Voces Búlgaras y nos dieron su devolución sobre la letra. Hacemos recreaciones”.

África también ocupa un lugar de relevancia en las canciones que eligen. “¿Te hablo como percusionista? África es la madre del ritmo del mundo. El gran tesoro es de mamá África, la alquimia que produjo en América, en cada país. Aquí en Argentina estuvo tapada, yo trato de hacer foco en la importancia que tuvo en el chamamé, en la chacarera y en el Río de la Plata”, enfatiza Viviana.

La cantante, compenetrada con el africanismo, agrega que “en el baile, en todo está África, en todas las variaciones, desde canciones rurales, blues, rap, en Cuba, Pacífico, Atlántico, lo caliente, lo sensual y lo comunitario. Más allá de que eso se repite en todos lados del mundo, la influencia en nuestro continente es trascendental, quedó marcada a fuego”.

Las voces de estas vocalistas cordobesas deslumbraron a consagrados cantantes internaciones.

“Cantamos en Costa Rica, Rubén Blades nos vio y nos esperó en el camarín, de inmediato nos invitó a grabar para su disco ‘mudo’. Al día siguiente, estábamos en el estudio con él. Con ese álbum ganó un Grammy. Grabamos la canción afro Jiri son Bali y él la hizo más salsera. ‘¡Nos vamos pa’ Nueva York!’, grita. Un son lento, divino”.

De boca en boca. Viviana Pozzebón, la rubia, filmó un documental sobre la madre del cuarteto, el ritmo cordobés por excelencia.

De boca en boca. Viviana Pozzebón, la rubia, filmó un documental sobre la madre del cuarteto, el ritmo cordobés por excelencia.

Además de ser teloneras de la caraqueña Cecilia Todd, el cuarteto se relación con el brasileño Hermeto Pascoal: “‘¿Ustedes cantan?’, preguntó. Y luego sacó un pitillo, lanzó notas acordes a cada uno de nosotras, y tras entonar nos invitó a tocar con él y su banda. Las improvisaciones son las madres de todo. Son artistas muy grosos. También aquí cantamos con Jairo, interpretamos la Misa Cubana”.

¿Con qué se encontrará el público en el concierto que ofrecerán en breve en Buenos Aires? “Con cuatro mujeres que hacen músicas del mundo, y sobre todo con mujeres con su propio recorrido, asentadas en nuestras tímbricas. Nos escriben chicos que crecieron con nuestra música. Ojalá sea una buena oportunidad para que nos vean en vivo junto a sus padres”, sintetiza la cantante.

Tras la creadora del cuarteto

Entre 2018 y 2019, Viviana Pozzebón filmó el documental Madre baile, que trata sobre Leonor Marzano, la creadora del cuarteto cordobés. Un hallazgo importante, incluso para quienes tocan ese ritmo de música regional sin saber su verdadera procedencia.

“Era importante para mí plasmar cómo empezó todo en la década del cuarenta, con influencias italianas y españolas. A su vez dejar a la vista a Leonor, más allá del Cuarteto Leo, que ella conformó, pues fue la creadora de las primeras canciones con ese ritmo. Quiero presentar en breve el film en Buenos Aires. Por lo pronto se puede mirar en la plataforma www.comunidadcinefila.org”.

-¿En la historia del cuarteto te encontraste también con la influencia de la música negra?

-Eso sucedió a finales del siglo XX, se empezó a incorporar timbales, congas y otros accesorios, llegó el merengue al cuarteto, apareció el ‘merencuarte’. Sucedió cuando arribó el peruano Bam Bam Miranda a Córdoba, él puso su negritud, sus toques de América afro. El cuarteto es una música popular, no hay muchos musicólogos que hablen de esto. Por eso yo investigo, soy curiosa por naturaleza.

Información

De Boca en Boca se presenta el miércoles 16 de febrero en Café Berlín, Avenida San Martín 6656, C.A.B.A., a las 20.30 horas.

WD

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *