De a poco y en silencio, se reabren los cines en el interior de la Argentina



De a poco y en silencio, se reabren los cines en el interior de la Argentina

De a poco y en silencio, vuelve la actividad a los cines argentinos. Los primeros pasos de una actividad que estaba paralizada desde el 16 de marzo de 2020, casi once meses atrás, empezaron a darse en el interior con la reapertura de un puñado de salas de cadenas locales independientes en distintas ciudades, en coincidencia con el comienzo del nuevo año. San Salvador de Jujuy, Puerto Madryn y Trelew (Chubut), La Banda y Río Hondo (Santiago del Estero) y Concordia (Entre Ríos) son algunas de esas plazas.

Junto a ellas se produce este fin de semana la novedad más importante: Showcase es el primero de los grandes complejos multipantallas que confirmó la reanudación de su actividad en sus dos complejos ubicados en la provincia de Córdoba. El primero, de 12 salas, está en el barrio de Villa Cabrera de la capital provincial, y el segundo, con tres salas, se encuentra en la localidad de Villa Allende. A esta reapertura podrían sumarse la próxima semana, también en Córdoba, las salas de la cadena Hoyts Cinemark.

Según confirmó Showcase, las funciones en la reanudación de la actividad para sus complejos de Córdoba serán reducidas. Habrá solo tres por jornada, una en el horario de la matinée y dos más a la noche en todas las salas. El público tendrá más tiempo entre función y función para desplazarse a fin de evitar aglomeraciones y facilitar la limpieza de las salas. La venta de entradas será online, pero funcionarán a modo de excepción algunas boleterías. También se podrán adquirir online las comidas y bebidas.

De a poco y en silencio, se reabren los cines en el interior de la Argentina Fuente: Archivo – Crédito: Santiago Filipuzzi / LA NACION

Habrá una capacidad limitada de ocupación en cada sala, con asientos numerados y distanciamiento asegurado. Desde el cine se informó que su personal se encargará del seguimiento de cada usuario para que se mantenga la ubicación asignada y quede así garantizado el distanciamiento social exigido por los protocolos de salud. También aseguraron que cuentan con dispositivos para garantizar la purificación y la renovación del aire en las salas.

En la reapertura se programaron dos estrenos, ambos de origen estadounidense. El primero es The Empty Man: el mensajero del último día, una historia de terror sobrenatural basada en la novela gráfica del mismo nombre; fue dirigida por Steven Prior y protagonizada por James Badge Dale, Stephen Root y Joel Courtney. El segundo es el drama romántico Mientras estés conmigo (I Still Believe), otra vuelta de tuerca alrededor del ya clásico tema de la pareja enfrentada a una enfermedad y lo que esos jóvenes enamorados hacen para sobrellevar ese trance; los personajes centrales están interpretados por K. J. Apa (conocido por su papel de Archie Andrews en la serie Riverdale) y Britt Robertson, la actriz revelación de Tomorrowland.

Junto a estas novedades, la cartelera de las dos salas cordobesas de Showcase se completará con títulos estrenados en 2020: Espías a escondidas, Frozen 2, El robo del siglo,1917, Mujercitas, Jumanji: el siguiente nivel, Bad Boys para siempre y Sonic: la película. En todos estos casos se fijó un precio de 280 pesos para cada entrada.

Esos reestrenos (junto a otros títulos como Unidos y El hombre invisible) también aparecieron en la programación de las otras salas del interior que reabrieron sus puertas en los últimos días. Según los números a los que tuvo acceso LA NACION, la asistencia fue magra: entre 50 y 100 personas por complejo, sumando las funciones de sábado y domingo.

“Buenos Aires es la locomotora y el interior, los vagones. Necesitamos que se apruebe el protocolo en CABA y en provincia para que se abran los cines, aparezcan los estrenos y la llegada de esos títulos atractivos a todo el país pueda traccionar la actividad. Sin material nuevo y atractivo los cines independientes del interior enfrentan un futuro muy complicado”, reconocen en el sector. Como ocurre con el teatro, los exhibidores sueñan ante todo con los cines abiertos aunque tengan que hacerlo con no más de un 40 por ciento de ocupación, pero son conscientes de que sin títulos atractivos el público no tendrá estímulos para volver a disfrutar de una película dentro de un cine.

Desinfección de una sala de cine en Tailandia Fuente: Archivo – Crédito: REUTERS/Athit Perawongmetha

La pandemia mantiene desde marzo pasado los cines cerrados por disposición oficial. La última decisión que prolongó esa medida fue tomada a fines de diciembre pasado y se extiende hasta el 31 de este mes a través de un decreto firmado por el Presidente. Los exhibidores tienen la alternativa de gestionar ante las autoridades de cada provincia una solicitud de excepción que debe contar con la aprobación de los funcionarios sanitarios de la Nación a partir de la situación epidemiológica en cada distrito.

Lo que todo el mercado cinematográfico espera con ansiedad es que esa instancia tenga un resultado favorable tanto en la Ciudad como en la provincia de Buenos Aires, donde se concentra la mayoría de la actividad. Los dueños de los cines se identifican con la postura expuesta en las últimas horas por los empresarios teatrales y musicales, quienes vienen sosteniendo -sobre todo frente a las últimas restricciones anunciadas por el Gobierno- que esas actividades son seguras tanto de día como de noche, y que no hay ningún indicio de contagios dentro de un cine o un teatro, ni aquí ni en ningún otro lugar del mundo.

A fines de diciembre pasado parecía todo encaminado para una reapertura completa de los cines a partir de enero, pero el decreto presidencial de diciembre pasado prolongó el cierre hasta el 31 de este mes y provocó una extendida frustración en todo el sector. Ahora, con el mismo hermetismo con que empezaron a reabrirse algunos cines en el interior, desde el sector de la exhibición existe una razonable confianza de que esta vez podría haber luz verde. Inclusive allí hay quienes ya afirman que estaría por fin a la firma el protocolo base para la reanudación de la actividad después de largas tratativas con las autoridades de Cultura y de Salud de la Nación. Pero el riesgo de evitar nuevas desilusiones obliga a los protagonistas a manejarse con cautela y evitar las declaraciones anticipadas.

Con todo, un dato concreto avala esas expectativas favorables. El 5 de enero, a través de una resolución publicada en el Boletín Oficial, el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) autorizó a las empresas exhibidoras a efectuar todas las modificaciones técnicas que les permitan vender las entradas a través de medios electrónicos y sistemas online. Una de las características básicas de la nueva normalidad.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *