David Arquette y una noche a los golpes en el autocine



En la pre pandemia las premieres en Hollywood venían acompañadas de alfombra roja y glamour. El actor David Arquette, famoso por su interpretación del sheriff Dwight “Dewey” Riley en la saga de Scream, nunca fue muy glamoroso. El que haya elegido un autocine para presentarle a sus fans el documental You cannot kill David Arquette, que estará disponible en streaming en VOD desde este viernes 28, habla de su status de outsider y también de los límites que el coronavirus le impone a la industria cinematográfica.

En un autocine de Los Ángeles, durante una noche amable de verano, sus fans aprobaron con bocinazos la película que Arquette decidió empezar a filmar en 2018 sobre su regreso a la lucha libre de donde se fue vapuleado en el año 2000. Con este documental, producido por su esposa Christina y filmado por David Darg y Price James, Arquette está recibiendo las buenas críticas que no obtuvo cuando en 2000 participó en una comedia, Ready to Rumble, que pretendía satirizar el mundo de la lucha libre, pero terminó muy maltratada.

Por entonces nadie sabía que David es un fanático de los titanes en el ring desde chico, sus hermanas Rosanna y Patricia Arquette ayudan a contar esa historia ahora. Por eso cuando se quedó con el título y el cinturón de campeón de la WCW en una campaña publicitaria, los fans de la lucha libre lo detestaron. Lo consideraban demasiado Hollywood para subirse al ring. En 1996 había salido en la revista Vanity Fair junto a Leo Di Caprio, Will Smith y Benicio del Toro, entre los actores destinados a triunfar a lo grande. Eso no le ocurrió tampoco y el título de la lucha libre ganado con trucos le duró solo 12 días. No entendió entonces por qué lo odiaron tanto, y parece que le molestó más eso que no convertirse en el super famoso millonario que predecía esa portada.

“Estoy cansado de que los fans de la lucha libre no me tomen en serio, quiero conocer a fondo ese mundo que siempre amé, entender por qué se enojaron tanto conmigo y ganarme su respeto”, aclara en una de las primeras escenas. Los directores lo acompañaron a todos lados, incluyendo un viaje a Tijuana donde recibió muchos golpes y también el regalo de una máscara por parte de un competidor, que casi lo hace llorar de emoción. Después de varias costillas rotas y hernias de discos, se acerca a un entrenador profesional, Peter Avalon, que contó que cuando recibió el llamado pensó que era una broma.

El autocine de Los Ángeles donde se hizo la premieredel documental de David Arquette., “You cannot kill David Arquette”.

David Arquette ama las capas y se puso una de su admirado ídolo Macho Man para la premiere en el autocine. Su ex esposa Courteney Cox cuenta que le daban un poco de vergüenza sus ropas extravagantes y temor los golpes que recibía siguiendo su pasión. La actriz de Friends relata en el documental como la película Scream escribió la historia de su romance. “Nos conocimos en el set de Scream (1996), nos odiamos en Scream 2 (1997), nos casamos en Scream 3 (2000) y nos divorciamos para Scream 4 (2011)” Se llevan bien desde entonces, son orgullosos padre de una hija teen, Coco, que está aprendiendo a los 16 años a compartir esta pasión bizarra de su padre que intenta contagiarle, sin mucha suerte, a su madre.

David y Courteney, que quedaron amigos desde el divorcio, volverán a ponerse en la piel de la pareja que armaron en la pantalla y afuera en 2021, cuando aparezcan otra vez como Dewey Riley y Gale Weathers en Scream 5.

Otros tiempos,. Courteney Cox y David Arquette quedaron amigos..

La nueva esposa de Arquette, Christina McLarty, no solo es muy parecida a Courteney, sino que también lo es de la chica que acompañaba a Macho Man hasta el ring, una de las obsesiones que el actor explora en el documental. Presente en una de las peleas está el actor Luke Perry acompañando a su hijo, que también es luchador. A los 23 años, Jack “Jungle Boy” Perry continúa la amistad con David, que le dedicó la película a la memoria de su padre. Jack Perry dice haber ido a la premiere junto al entrenador y los directores, para convencer a David Arquette que por fin lo logró, que ahora sí se ganó el respeto de los fans de la lucha libre (y de los críticos de cine).

WD

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *