Danza para pasar la cuarentena: propuestas virtuales imperdibles



Las propuestas virtuales para pasar el confinamiento son ilimitadas y no está mal contar con algún tipo de guía para orientarse en ciertos campos específicos. En materia de danza escénica hay mil cosas que pueden verse y muchas también para destacar; un lugar especialmente bueno en este sentido, por la calidad de la emisión y lo interesante de la selección, es medici.tv.

Es cierto que para ver allí las obras completas es necesario pagar. Una barrera sin duda. Pero esta nota quiere especialmente poner de relieve algunas de las producciones reunidas en el sitio: por su interés histórico o artístico, por la curiosidad que representan, por la forma en que están interpretadas o porque nos dicen algo de la época en que se crearon. Por otra parte, un gran número de ellas puede encontrarse en plataformas gratuitas como Youtube.

Medici.tv emite, por ejemplo, obras que tuvieron un efecto enorme en su tiempo, como La consagración de la primavera. Fue creada por Vaslav Nijinsky sobre la partitura de Igor Stravinsky, estrenada en París en 1913, desaparecida durante décadas y reconstruida por Millicent Hodson y Kenneth Archer en la década del 70.

El estreno de La consagración fue el más grande escándalo teatral del siglo XX y lo que va del XXI, y quien vea esta gran obra con su vanguardismo radical –tanto en la música como en la coreografía- entenderá el motivo. Los espectadores del estreno, divididos entre admiradores entusiastas y detractores iracundos, se retaban a duelo, se insultaban, aullaban desde los palcos o aplaudían a rabiar. Es un milagro que la obra pudiera representarse hasta el final porque el tumulto impidió a los bailarines escuchar a la orquesta incluso a partir de los primeros compases.

La argentina Marianela Nuñez.

En 1964 el Ballet del siglo XX, compañía del célebre Maurice Béjart radicada en el Teatro de la Moneda de Bruselas, estrenó en el Circo Real de esa ciudad una puesta coreográfica de Béjart sobre la Novena Sinfonía de Beethoven. Esta obra imponente por la música, la orquesta y coro en vivo, la amplitud de la pista del circo y el gran número de bailarines de diferentes razas, impuso definitivamente la figura del creador francés como un artista capaz de llegar a grandes masas de público. Esta versión que ofrece medici.tv es una reposición de 2015 con el Ballet de Laussane, el Tokio Ballet y la Orquesta Filarmónica de Israel dirigida por Zubin Mehta.

Otro significado histórico tiene Giselle, un modelo absoluto del período que corresponde al ballet romántico francés. Fue estrenado en la Opera de París en 1841 y nunca dejó de bailarse hasta hoy (de hecho el Ballet del Colón abría en abril próximo su temporada con este título). Para las bailarinas clásicas del mundo entero es seguramente uno de los roles más anhelados porque exige una gran ductilidad interpretativa: la alegre aldeana Giselle del primer acto se transmuta en un ser ultraterreno en el segundo. Esta versión es la del Royal Ballet de Londres y tiene como protagonista a nuestra compatriota, la sublime Marianela Núñez, una de las grandes estrellas de la compañía inglesa.

Otra hermosa elección es el Julieta y Romeo (así, de manera invertida es el título) del gran coreógrafo sueco Mats Ek. Desde comienzos del siglo se crearon muy numerosas y muy variadas obras de danza inspiradas en la tragedia shakesperiana. Aun sin haber visto todas, ni mucho menos, se puede afirmar que esta obra estrenada en 2013 es notablemente bella y sumamente original; Mats Ek la ubicó en una ciudad fuera del tiempo y un poco fantasmal y contó, muy a su manera, la historia de los amantes de Verona. Los bailarines, por otra parte, son excepcionales.

Una Consagración de la primavera más en esta pequeña lista: el coreógrafo francés de origen vietnamita Thierry Thieu Niang montó con gente común, todos jubilados entre 60 y 87 años (una maestra, un taxista, una florista etc.), una conmovedora versión de la partitura de Igor Stravinsky; hay que decir, que es una más de las doscientas y tantas que fueron creándose desde el original de 1913 hasta hoy. Tuve la posibilidad de ver esta obra en la Bienal de Lyon de 2012 y luego, hablando con el coreógrafo, le pregunté cómo había logrado tanta potencia escénica con intérpretes no profesionales. Me contó varios detalles del largo proceso de montaje y terminó con esta anécdota: “Estrenamos la obra para amigos y familiares. Luego una niña dijo ‘vine a ver mi abuela y encontré una bailarina'”. Medici.tv emite un documental sobre el proceso de este montaje en una ciudad cercana a Marsella.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *