Cuarentena por coronavirus: un fantástico Elton John iluminado por la inspiración y la creatividad



¿Por qué te lo recomendamos? Un disco fascinante que suena a celebración; un potente pop que nos infunde ese necesario ánimo para tiempos duramente humanos y llenos de incertidumbre. Música con certezas.

Captain Fantastic and The Brown Dirt Cowboy (1975), de Elton John (72 años) y Bernie Taupin, encuentra a este prolífico tándem de compositores en su mejor momento. El trabajo recorre doce temas con arreglos de buen gusto y que de alguna manera señalan una cumbre para este dúo.

Captain Fantastic (Elton John) canta sin afectación y logra transmitir ese encanto que no siempre logró mantener a lo largo de una carrera desigual en calidad; aquí pone el sentimiento por delante y se expone como ese artista importante que es dentro de la historia de la música popular que, por cierto, acaba de ganar su segundo premio Oscar por (I’m Gonna) Love Me Again, de la biopic Rocketman, como Mejor Canción Original. 

La imaginación al poder. Elton John y Bernie Taupin, en una de las obras cumbre de su extendida sociedad.

John, que también lleva ganados cinco Premios Grammy, es un artista extrovertido, como buena parte de su música; coleccionista compulsivo de anteojos, llegó a tener más de 10.000 pares con las formas más diversas, promotor de la lucha contra el Sida, se declaró homosexual en 1988 y desde ese momento fue uno de los defensores de la causa LGTB en el mundo.

El álbum, de alguna manera define ese carácter intenso que tenía la música a mediados de aquella década cargada de una creativa vitalidad. Elton John, con un carrera musical que comenzó en 1967 y que atravesó luces y sombras, está acompañado en el álbum por una banda que suena contundente. En especial, el guitarrista Davey Johnstone, (ex Carta Magna y que formó parte de la banda de Alice Cooper, posteriormente), junto con Nigel Ollson y Dee Murray.

Captain Fantastic and The Brown Dirt Cowboy es en alguna medida un disco olvidado, donde el pop aún conservaba un costado salvaje alejado de esa enfermiza pasteurización que sobrevendría al género. Entre los temas del álbum, se destaca ese tremendo hit Someone Save My Life Tonight, un tema autobiográfico sobre la pésima relación entre el músico y Linda Woodrow, y su intento de suicidio.

Ese “alguien” que convenció a Elton para que rompiera el compromiso nupcial que le aseguraba un matrimonio infeliz fue el cantante Long John Baldry. La letra de Taupin es quizás uno de los mejores retratos puestos sobre el papel acerca de una historia dolorosa.

El disco tiene una rica mixtura de géneros; hay aires del rock inglés, tan ubicuo como intenso, del folk irlandés y de la balada; y una interesante y una prolija versión del hermoso tema de The Beatles Lucy In The Sky With Diamonds, en donde la voz de Elton se apoya en el unísono de la guitarra.

Si algo siempre le sobró a Elton es convicción y aquí lo demuestra largamente. La cadencia a medio tiempo de Tower Of Babel le cae perfecto a ese gusto por el dramatismo tan propio de su estilo; Bitter Fingers, un tema que navega entre la canción y el rock, una de las mejores piezas que conecta con ese tono festivo con el que sabía envolver su música este cantante y pianista, de influencias clásicas en sus comienzos.

Captain Fantastic and The Brown Dirt Cowboy es uno de los mejores trabajos de Elton John, creado tiempos en los que el rock y el pop iluminaban los cielos de la música. Y que bien pueden volver a iluminarlos en estos días algo sombríos.

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *