Cuarentena por coronavirus: Tom Waits, el corazón del sábado por la noche



¿Por qué te lo recomendamos? Porque sentimos que la voz aguardentosa de Tom Waits es buena compañía, cercana y que tiene además un efecto fortalecedor sobre nuestras emociones, ideal para estos días de obligada cuarentena.

Tom Waits canta en su segundo disco The Heart of The Saturday Night (1974) como un crooner trasnochado, melodista de carácter pero sin almíbar, más áspero que aterciopelado, tan lejos de aquellos ideales que encarnaban Sinatra o Bennett. Es un trabajo donde este cantante, compositor y actor de 70 años nacido en Pomona, ciudad californiana conocida por el clásico Route 66, se embarca en un mundo nocturno desprovisto de romances.

The Heart of The Saturday Night es un disco que en su momento el artista describió como “un pormenorizado estudio sobre la búsqueda del corazón del sábado a la noche y lo que uno encuentra en ese camino, que Jack Kerouac persiguió incansablemente de un lado al otro del país. Son unos pocos diamantes de toda la magia que vi”.

El álbum está empapado de líricas centradas en una vida nocturna donde hay pobreza y criminalidad, letras dramáticas, oscuras y hasta retorcidas pero poéticas como en Diamonds On My Windshields, en la que recita sobre una base de contrabajo y batería como un Beat hipster, y en esta línea también está un precioso The Ghost Of Saturday Of The Night (After Hours At Napoleone’s Pizza House). En (Looking For) The Heart of Saturday Night hace un detallado relato de la historia de lo que todo sábado nos promete sobre un austero acompañamiento.

Ni por un momento, Waits nos saca de ese ambiente descaradamente sentimental y de esas atmósferas trasnochadas que contagian una cierta pesadumbre que este artista traduce sabiamente en música. El tono de Fumblin’ With The Blues, retrato de esos perdedores que pasean su falta de suerte por los garitos tiene ese gusto por lo inevitable, realista y falto de esperanzas coloreado por un solo de clarinete tan ubicuo como elocuente.

Así es la tapa de “The Heart of Saturday Nights”

Depot, Depot es otro blues, más orquestado pero con el contrabajo como coprotagonista y tan saturado que compite con la voz del cantante junto con un riff tan familiar como contagioso. Otra perla de este trabajo que no pierde vigencia está San Diego Serenade, un vals lento con un arreglo de cuerdas que contrasta con la aspereza de la voz, por cierto, uno de los temas más logrados.

Como pianista, Waits se expresa tan bien como en sus cargadas líricas de hoteles, callejones y alcohol mientras que la voz, aunque se caiga en un lugar común, suena como un instrumento más. El artista tiene un manejo de los tiempos, el ritmo y la entonación que lo convierte en un trovador urbano que nos enfrenta poéticamente con una realidad sumergida en lo cotidiano, conocida con indiferencia. Los ingredientes de este disco son seguros, Waits nos propone blues, jazz, folk y algo de cabaret con un grupo que suena con una pensada integración y voces personales. ¿Qué puede salir mal?

E.S.​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *