Cuarentena por coronavirus: la hermosa oscuridad de Leonard Cohen



¿Por qué te lo recomendamos? La música de Leonard Cohen se adelanta a su época con un trabajo que nos permite reflexionar sobre la tarea del artista como necesario cronista de cada tiempo.

Sin duda, uno de los trabajos más controvertidos de Leonard Cohen (1934-2016) fue su tercer disco Songs Of Love and Hate (1971), definido por la crítica como sencillamente desolador y en el que se enhebran con un tono elegante y resignado canciones de dolor, de suicidio, de infidelidad y hasta la historia de un escritor extenuado. Nada desde donde edificar alguna esperanza; más bien, una parte oscura de la experiencia humana retratada por este cantautor que desarrolló, a lo largo de su obra, tres ejes predominantes: el amor, la religión y las relaciones de pareja a los que trató con una sensibilidad especial a través de líricas de un convincente tono emocional que hasta puede dejarnos perplejos por su sencillez y hondura.

Songs of Love and Hate es un disco que tiene algunas de las composiciones más oscuras y también más hermosas de la obra del artista, con el que completó la trilogía iniciada con Songs of Leonard Cohen (1967), y que continuó con Songs for the Room (1969). Como en los trabajos anteriores, el músico se centra en ciertas historias en las que desfilan asesinos, suicidas, mártires, soldados y amantes, a veces caminan uno al lado del otro, pero en otras, en sentidos opuestos.

En este tercer trabajo apenas hay rastros del estilo Nashville, donde fue grabado el disco, el folk va a ir dejando paso a una música con variadas influencias y más de tono urbana. Sólo aparece en el tradicional ritmo country-folk que sostiene a Diamonds of Mine, en donde describe la vacuidad de todo. La pegadiza rítmica tiene un contraste marcado con el espíritu de la lírica. El erotismo de Joan of Arc y la delicadeza de su melodía rasgueada en la guitarra y la frescura del coro, el engañosamente apacible Famous Blue Raincoat a partir de una carta escrita a un amigo en esa desasosegada hora que antecede al alba o la inquietante Sing Another Song Boys, sobre un fluido acompañamiento folk, resultan composiciones que muestran a un Cohen maduro y con una fuerza expresiva que dejó de ser promesa para volverse presente.

Sobre Dress Rehensad Rag, él mismo afirmó: “Más que escribirla, la sufrí”. En tanto Avalanche (poema que ya había publicado en su libro Parásitos del paraíso, en 1966), es una composición intensa y convincente que abre el disco y se convirtió en uno de los temas más fuertes de su repertorio, en el cual el artista habla a través de un jorobado, una criatura grotesca rico y con una marcada lascivia con las mujeres; un personaje de contornos definido y con el que logra una caricatura nazi del judío.

Así es la tapa de Songs of Love and Hate, disco editado por Leonard Cohen en 1971.

Mientras que el disco se situó inmediatamente entre los cinco más vendidos en el Reino Unido, pasó inadvertido en los Estados Unidos, donde ni siquiera figuró en la lista del Top 100. En Canadá, si bien no tuvo el recibimiento caluroso de sus anteriores trabajos, Cohen se convirtió en un símbolo de una parte de la juventud que necesitaba expresar esa angustia, alienación e incertidumbre.

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *