Cristina Kirchner atacó a Juntos por el Cambio por el caso Fabián “Pepín” Rodríguez: “La verdadera impunidad es la de ellos”



A través de una nueva carta, la vicepresidenta Cristina Kirchner volvió a hablar de la “persecución judicial” al kirchnerismo durante el gobierno del expresidente Mauricio Macri y apuntó contra el exasesor de Cambiemos Fabián “Pepín” Rodríguez, quien anoche rompió el silencio desde Uruguay y dijo, en diálogo con Carlos Pagni, que había solicitado allí asilo como “refugiado político”.

Con Juntos por el Cambio (JxC) como el principal destinatario de su nueva misiva, la expresidenta achacó también a la Justicia y a los medios y trató como “un apretador serial de jueces y empresarios” a Rodríguez. “Solo había sido citado a prestar declaración indagatoria por una jueza y un fiscal, de los que podrá decirse cualquier cosa menos que sean kirchneristas. ‘Pide asilo político en Uruguay por persecución’. Y dicen que somos nosotros los que ‘buscamos la impunidad’”, ironizó la expresidenta.

“No solo sentí estupor e indignación, sino la íntima convicción de que finalmente, más tarde o más temprano, las máscaras caen y aparece el verdadero rostro del macrismo: mentira, cinismo y la verdadera impunidad en Argentina, la de ellos”, relató la vicepresidenta, en un repaso de la agenda judicial a la que suele aludir el Gobierno. Ayer, en Odisea Argentina, por LN+, el exasesor dijo que el empresario Cristóbal López -dueño de C5N-, con la jueza federal María Servini y con aval del Gobierno, montó una persecución judicial en su contra con el objetivo de meterlo preso.

Cristina Kirchner también comparó en su carta -titulada De impunes y prófugos: o cuando se caen las máscaras- la situación judicial del parlamentario del Mercosur con la de referentes kirchneristas que estuvieron involucrados en causas judiciales. Mencionó al excanciller fallecido Héctor Timerman y a la exprocuradora Alejandra Gils Carbó.

En cuanto al primero, puntualizó en que debió regresar de Estados Unidos “enfermo con un cáncer terminal e interrumpiendo su tratamiento por la citación judicial de Bonadío”. Con respecto Gils Carbó, señaló que JxC le “armó una causa judicial” y que “la amenazaron con armar causas contra sus hijas, mientras Clarín publicaba sus números telefónicos para que fueran hostigadas y atacadas”. En ese sentido, remarcó que “la obligaron a renunciar, pese a su absoluta legitimidad institucional”.

Vinculado a ello, la vicepresidenta insistió con la necesidad de modificar la ley del Ministerio Público Fiscal, que le permitirá al oficialismo designar a un procurador propio sin la necesidad de lograr la mayoría absoluta, y que no cuenta con el respaldo de la oposición.

“Juntos por el Cambio: los mismos que intentan prolongar una situación institucional que nunca tuvo lugar en la democracia argentina”, expresó Cristina Kirchner y dirigió palabras para el procurador interino Eduardo Casal, quien reemplazó a Gils Carbó. Dijo que fue “designado sin concurso en el año 1992, durante el menemismo” y que protege al fiscal Carlos Stornelli -a quien lo tildó de “macrista”- en la “también inédita situación de tener procesamiento confirmado en segunda instancia por delitos cometidos en el ejercicio de su función y seguir ejerciendo el cargo de fiscal”.

“Y pensar que son ellos, los y las de Juntos por el Cambio, quienes hablan de respetar las instituciones de la República y dicen que somos nosotros los que ‘buscamos la impunidad’”, volvió a ironizar la vicepresidenta, quien sin mencionar la palabra lawfare esta vez, deslizó una vinculación entre los medios y la oposición: “Las imágenes de los desfiles mediáticos de exfuncionarios esposados, enchalecados, encasquetados y en condiciones humillantes, sometidos a paseos frente a las cámaras de televisión de los medios hegemónicos que con una ‘inexplicable’ premonición siempre sabían a qué hora y dónde iban a suceder las cosas”.

LA NACIONConocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *