Coronavirus: una periodista contó que se vacunó en la Embajada de Rusia y borró el tuit por las críticas



Cuando Cecilia González, una periodista que trabaja para el medio estatal ruso RT, contó en Twitter que había sido inoculada con la Sputnik V en la Embajada de Rusia en la Argentina, jamás imaginó que recibiría una catarata de insultos e, incluso, deseos de muerte.

Hoy admite que veinte minutos después de escribir el mensaje se arrepintió de haber publicado ese tuit y lo eliminó. “Lo borré porque empecé a recibir deseos de muerte, mensajes diciéndome que me deporten, que era un inmoral, o vacunada de privilegio. Así que dije ‘mejor lo voy a quitar, porque voy a recibir odio todo el día’”, contó la mujer, que es mexicana y está radicada en el país, en diálogo con LA NACION.

Es que, según relató, su vacunación se realizó por una decisión que llegó desde la agencia rusa de noticias para la que trabaja y se efectuó con una partida de dosis de Sputnik V en la cual no intermedió el gobierno nacional argentino. “Es una orden directa de mis jefes en Moscú, con un lote que trae el gobierno de Rusia”, aclaró González y agregó: “Como trabajadora de un medio estatal de Rusia tengo un derecho, no un privilegio”.

En el tuit que luego dejó sin efecto, la periodista había redactado, con ironía: “Me acaban de inocular comunismo. Me dieron la Sputnik en la embajada de Rusia en la Argentina gracias a que mandaron las vacunas para los trabajadores de prensa de RT”.

El posteo generó la reacción de algunos usuarios de redes sociales debido a que en la Argentina los periodistas no están contemplados como prioritarios para la vacunación y, más aún, si se tiene en cuenta que en el país hubo varios ejemplos de personas que se saltearon el esquema oficial. Incluso, una decena de ellas recibió la primera dosis en la sede del Ministerio de Salud con el aval del entonces ministro Ginés González García; una acción respaldada ayer por otro de los inoculados irregulares: el procurador del Tesoro, Carlos Zannini.

La periodista entendió la “sensibilidad” que gira en torno a la cuestión y se mostró preocupada. “Es muy difícil explicar la desinformación. La desmentida nunca tiene la misma repercusión”, dijo.

LA NACION intentó comunicarse con representantes de la Embajada Rusia en Buenos Aires para conocer el mecanismo por el cual se efectúan las inoculaciones, pero hasta el momento no obtuvo respuestas.

LA NACIONConocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *