Coronavirus: por qué las series animadas le están ganando la batalla a la pandemia



Mientras en una especie de efecto dominó series, la realización de series, películas y otros productos de la industria audiovisual se van cayendo por efecto de la expansión del coronavirus, hay un nicho que se mantiene a salvo de su devastador alcance: el de las animaciones.

Los Simpson, Padre de familia y Big Mouth son algunas de las series que por estos días consiguieron adaptar sus mecánicas de trabajo para continuar su producción, en un momento en el que el aislamiento social que impone la pandemia tiene en jaque a la industria televisiva y cinematográfica de Hollywood.

Reuniones virtuales de guionistas, lecturas colectivas por teleconferencia, grabación de voces en estudios hogareños y dibujo en programas colaborativos a través de internet surgieron en las últimas semanas como alternativas para esquivar el parate obligado que sí aqueja de manera dramática a otras áreas de la industria.

La serie de Netflix Big Mouth sigue generando contenidos a pesar de la situación actual.

De acuerdo con el informe de varios medios especializados estadounidenses, aunque no sin dificultades ni retrasos, la mayoría de los grandes estudios de animación de ese país han conseguido mantener el ritmo de trabajo.

Disney Television Animation está funcionando por completo con el equipo trabajando exitosamente de forma remota, dijeron en un comunicado al sitio Deadline las autoridades de la compañía que tiene a su cargo las series animadas de los canales de Disney orientadas a los chicos.

Otros pesos pesados del género infantil como Nickelodeon y CBS Television Studios también están cumpliendo con las fechas previstas de producción, gracias al teletrabajo.

En el apartado de las series animadas para adultos, como la inoxidable Los Simpson o la irreverente serie de Netflix Big Mouth, utilizan las videoconferencias de Zoom -programa que permite reunir en pantalla a múltiples personas- para seguir con las lecturas de los guiones con todo el elenco.

Padre de familia es otro de los títulos que resiste desde la pantalla, y desde el trabajo a distancia. (Fox)

Otros programas de videollamada como Skype sirven para congregar virtualmente a editores alrededor de una misma tarea, añaden los reportes.

Así, la crisis que atraviesa prácticamente todo el mercado laboral de Estados Unidos mientras la gente debe quedarse en sus casas para combatir el Covid-19, no sólo no ha detenido al sector de la animación sino que incluso presenta nuevas oportunidades.

Es que para sostener el ritmo de algunas series, estudios como Bento Box, responsable de shows como Bob’s Burgers, están incluso contratando animadores que puedan trabajar a distancia.

Productores, directores y guionistas que nunca trabajaron en animación se ofrecen también para demostrar sus capacidades en el segmento.

Por el lado de los actores y actrices, el sector surge también como la única posibilidad para mantener un flujo de ingresos gracias al trabajo de voz, que pueden hacer desde sus hogares si cuentan con los mínimos equipamientos necesarios.

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *