Coronavirus: el director Claudio Tolcachir reabre su sala virtualmente y ofrece tres de sus obras online



La discusión que surgió hace unos años sobre si el teatro filmado y transmitido vía una plataforma continúa siendo teatro, se desploma. Ante la pandemia, sólo cuentan las buenas intenciones. Y el director Claudio Tolchachir, que ante la amenaza del coronavirus tuvo que cerrar temporalmente su teatro, Timbre 4, lo reabre virtualmente. Su ofrenda en cuarentena. Más que romper la cuarta pared, el abrazo artístico rompe fronteras. Y construye una nueva dimensión para el espectador.

“Estamos acostumbrados a trabajar todo el tiempo. Y pensamos que lo mejor es aceptar la realidad, tratar de entenderla y ver qué podemos hacer con eso. Desde el punto de vista de Timbre, ofrecemos al publico continuar comunicados. ¿Cómo lo podíamos hacer? Con obras que tenemos muy bien filmadas, algunas inclusive subtituladas”, explica el dramaturgo, que subirá tres textos propios, obras de gran profundidad que pasaron por su sala de Avenida Boedo 640.

“Queríamos hacerlo respetando de alguna manera el horario de función, entonces yo voy a estar en vivo por Instagram, Facebook, Twitter, transmitiendo, dando sala, contándoles un poco sobre las obras, cómo nacieron, su recorrido. Y compartiré el link, tal vez luego se de una charla”, detalla.

Claudio Tolcachir y una idea para imitar.

En la “marquesina virtual”, la programación queda así: el viernes 20, a las 20, El viento en un violín. El sábado 21, a las 20, Emilia. El domingo 22, a las 20, Dinamo. El link de cada pieza tendrá una duración de 24 horas. Y se compartirá mediante Facebook y Twitter (@teatrotimbre4 / @tolcachirc).

En Dinamo, tres mujeres perdidas en el camino cohabitan en una casa rodante sin cruzarse. En Emilia, una ex niñera y el ya hombre (el niño al que cuidaba) se reencuentran. En El viento en un violín, dos mujeres que se aman planifican la llegada de un hijo. Las tres historias sacuden, van a fondo, parecen juntarse en algún punto y, más allá de las tramas, nos ponen frente a temas que hoy nos atraviesan: el cuidado del otro, la desconexión del otro, las fronteras que se desdibujan, la comunicación, el registro de lo que pasa más allá del ombligo.

“El viento en un violín”, de Tolcachir.

“La idea es ir desarrollando esto. Que la gente pueda decirnos qué obras tienen ganas de ver de las que estuvieron en Timbre, cada fin de semana ir subiendo obras. Una vez publicado el link, estará publicado durante 24 horas. Con tener Instagram básico para recibir el link, alcanza”, suma Tolcachir.

La pandemia parece haber noqueado a la actividad teatral, por el parate que puede implicar los próximos meses. Y por el miedo al contacto que será dificil de desterrar cuando pase la pandemia. En ese marco, Tolcachir habla de “poner creatividad a las dificultades”: “La misma actitud estamos teniendo con la escuela que funciona en Timbre. Incluso siguen las inscripciones. Cada profesor está llevando adelante un trabajo desde su casa. Es todo muy extraño. Hay que tratar de estar tranquilos y ser responsables. Cuidarse. No exponer a otros al contagio. Respetar las directivas estatales y ser generosos, solidarios y conscientes. Y al mismo tiempo creativos para aprovechar la situación y probar cosas y no quedarnos apachuchados”.

“Hay que saber que para mucha gente del sector independiente, autónoma, esto es un golpe muy duro y hay que ser solidarios para que las responsabilidades o las cadenas de pago no queden en banda”, advierte el director. Esta solidaridad es importante para apaciguar a los que están más débiles”.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *