Coronavirus: Cómo entretener al público cautivo frente al televisor, el dilema de la TV estadounidense



Tantas veces la mataron, tantas veces se murió, la TV vuelve a ocupar un lugar importante ahora que millones de personas están obligadas a quedarse en casa, siguiendo las normas del distanciamiento social por el coronavirus. Los sets de Smart TV, al menos, volvieron a ser populares, permitiendo hacer streaming para ver el último hit de Netflix (que acá en Hollywood es Tiger King) y también seguir las noticias de la pandemia, que están a toda hora del día. Pero el entretenimiento tradicional volvió a ganar su espacio. Todos caminan por las paredes de sus casas y quieren cosas para ver y las quieren ver ya.

El que tiene contenido fresco se lleva el rating, como le pasó a CBS el martes, el único canal en meter toda programación original en el prime time, donde 13 millones le dieron la victoria al indestructible NCIS.

Los que trabajan en el mundo del espectáculo se preguntan si Hollywood va a cambiar para siempre. Están viendo el parate forzado de producción en Los Ángeles y Nueva York y como el streaming en vivo de shows caseros de los artistas que no pueden hacer giras y las visitas online a museos o acuarios del mundo, están ganando la partida.

Encerrados, rebotando entre la ansiedad y el aburrimiento, con más o menos comodidades según el caso, la gente pretende convertirse en público y ser entretenido. Y los canales de cable y las cadenas lo intentan. A HBO se le sumaron 40 por ciento más de televidentes desde que empezó la cuarentena por el coronavirus. En ese canal de cable, John Oliver es el rey de la comedia política. Sus colegas comediantes que amenizan las noches de las cadenas de aire se aggiornan como pueden y vuelven en formatos caseros.

“Una de las cosas de estar haciendo el show desde mi casa es que está empezando a sentirse normal, y eso es muy raro”, decía Stephen Colbert el jueves por la noche, en un set mínimo donde se ve un escritorio y una biblioteca. El conductor que reemplazó a David Letterman en CBS nos informa que su hijo, al que no vemos, está sentado enfrente de él con auriculares hablando con el director del programa. Al principio de la cuarentena, él y sus colegas intentaron hacer al principio su programa sin público y sin entrevistados desde el estudio y no les funcionó.

Jimmy Fallon comenzó a hacer su programa desde su casa. Y se acostumbró rápido. Aquí, en una vieja presentación junto a Luis Fonsi

Los hijos de Jimmy Fallon (NBC) ya se hicieron populares y nos enteramos que fue la actriz Drew Barrymore la que le presentó a su esposa. El inglés John Oliver explica que a él no le preocupa no tener público que se ría con sus bromas, porque él empezó haciendo stand up en Inglaterra y está acostumbrado al silencio, “en el mejor de los casos”.

Mirá también

El lunes, James Corden, que sigue usualmente a Colbert, inició el regreso de los programas nocturnos empezando mas temprano, a las 10, con un programa grabado desde su sótano y con cantantes en cuarentena en todo el mundo tuvo 3 millones de espectadores, más que los habituales en su horario de trasnoche. El día anterior, también desde su casa angelina, Elton John presentó a montón de artistas de primera línea y consiguió recaudar 10 millones de dólares para ayudar en la pandemia, ante 8 millones de televidentes.

A The Voice, propulsado por su nuevo coach Nick Jonas, lo ven unos 9 millones. El reality tuvo la suerte de tener ya grabados todas sus batallas, pero no se sabe qué va a pasar cuando en mayo tengan que volver los participantes a cantar en vivo para que el público vote. ¿Será sin público en el set? Lo mismo ocurre con su competidor American Idol. Ver esos dos programas, donde los artistas famosos abrazan todo el tiempo a los cantantes de su equipo da un poco de nostalgia anticipada. ¿Cómo va a ser el regreso? Ya nada será igual.

Mirá también

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *