Competencia oficial: atrevida, revulsiva y ácida

Bien dicen que el ego refleja más la falta de seguridad en sí mismo y esa necesidad imperiosa de sentirse el centro de atención que la mera valoración excesiva o sobrevaloración de lo que uno cree que es. Los personajes de Penélope Cruz, Antonio Banderas y Oscar Martínez son, en Competencia oficial, un muestrario de mezquindades y divismos sin límite aparente.

A Mariano Cohn y Gastón Duprat, los directores de El ciudadano ilustre y El hombre de al lado, les gusta, sienten fascinación por los personajes que tienen dos caras. Hipócritas. Y si tienen poder o reconocimiento, mejor cuidarse de ellos.

La película trata sobre una película. Un empresario multimillonario quiere trascender, ganar prestigio y antes de levantar un puente prefiere producir un filme. Para ello elige contratar a una artista que ha ganado todos los premios, la cineasta Lola Cuevas (Cruz, quien quiera ver en ella a otra artista, que arroje la primera piedra), quien decide que los intérpretes indicados son Félix Rivero (Banderas) e Iván Torres (Martínez).

Antonio Banderas y Oscar Martínez son los actores a los que llama la directora (Penélope Cruz) para ensayar su próxima película. Foto Disney

Antonio Banderas y Oscar Martínez son los actores a los que llama la directora (Penélope Cruz) para ensayar su próxima película. Foto Disney

Pero no porque sean los mejores. O tal vez, sí, Félix ha saltado al star system hollywoodense (qué mejor que Banderas para encararlo) e Iván es un tipo que viene del Método, maestro de actores. Van a interpretar a dos hermanos, y siendo tan diferentes -aunque se verá que no- y utilizando diferentes abordajes para llegar a compenetrarse en sus personajes, Lola apela a los choques para delinear a los personajes.

Para el cacheteo

Cine de choque, de sopapos es el de Cohn y Duprat. Priorizan cachetear a los protagonistas como también al público, como pretendiendo sacarlos de la modorra, del acostumbramiento, de lo ya establecido o probado. Como Lola hace con Félix e Iván.

Una cuestión de egos. La directora impone una "prueba" difícil de aceptar para los dos divos. Foto Disney

Una cuestión de egos. La directora impone una “prueba” difícil de aceptar para los dos divos. Foto Disney

Es una historia en la que los juegos de poder, el sincerarse o no, están allí arriba, en el centro del cuestionamiento. “Tú también te arrastras por dinero, sólo que por menos que yo”, se defiende el personaje de Banderas ante los ataques del de Martínez. Las zancadillas son constantes, filosas, los diálogos son puntuales, precisos, no les sobra ni les falta nada.

Todas estrellas consagradas, se sabe que los actores aportaron experiencias en rodajes previos, situaciones que podían bordear el ridículo que vivieron con otros compañeros de elenco para que los ensayos, que es en verdad el núcleo de la película, resultaran lo más divertido, sorpresivo y, de nuevo, desestabilizante.

La película de los realizadores de "El ciudadano ilustre" compitió por el León de Oro en la última edición del Festival de Venecia. Foto Disney

La película de los realizadores de “El ciudadano ilustre” compitió por el León de Oro en la última edición del Festival de Venecia. Foto Disney

Al margen, o seguramente a partir del guion que los realizadores escribieron con su habitual colaborador, Andrés Duprat, las actuaciones del trío protagónico son estupendas. Podrán estar enmarcadas en primerísimos primeros planos, o estar allí, en el centro de una habitación enorme, y el cimbronazo, el efecto de lo que dicen o actúan, llega, produce su impacto. Impresiona.

La impostura, el snobismo, la necesidad de reconocimiento y el sentirse superiores son temas que tocan a todos y a cada uno de los que están involucrados en Competencia oficial, una comedia ácida, por momentos desvergonzada, siempre atrevida.

Lo que sucede en los ensayos de la película, y no sólo la hipocresía, puede trasladarse a cualquier otro ámbito de la vida. Foto Disney

Lo que sucede en los ensayos de la película, y no sólo la hipocresía, puede trasladarse a cualquier otro ámbito de la vida. Foto Disney

Y como mucho o todo el cine de Cohn y Duprat, tendrá quienes la amen y quienes la desestimen o subestimen… Que es uno de los logros de la película.

“Competencia oficial”

Muy buena

Comedia dramática. España/Argentina, 2021. 114′, SAM 13. De: Gastón Duprat y Mariano Cohn. Con: Penélope Cruz, Antonio Banderas, Oscar Martínez. Salas: Hoyts Abasto, Cinemark Palermo, Cinépolis Avellaneda, Showcase Belgrano y Quilmes.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *