Cómo nació Jacky Guzmán, el desopilante personaje de Jorgelina Aruzzi



Peluca despeinada, lápiz labial corrido, anteojos tipo Yiya Murano, un hablar algo “canyengue”. Así se dio a conocer Jacky Guzmán y sorprendió a todo el mundo. En medio de la cuarentena, el personaje asomó en el Instagram de Jorgelina Aruzzi, su creadora. Y arrasó.

Ahora, después de meses de sumar seguidores en esa red social, Aruzzi trasladó su personaje a la televisión y Jacky es parte del staff del nuevo ciclo de Telefe, Flor de equipo, que conduce Florencia Peña de lunes a viernes a las 11.30

Como tantos actores y actrices en este año de pandemia y cuarentena, Aruzzi tuvo que rebuscárselas para poder seguir trabajando. Antes de que comenzara la etapa de aislamiento social preventivo y obligatorio, la actriz estaba protagonizando un éxito teatral en el Paseo La Plaza: La Verdad, junto Juan Minujin, Valeria Lois y Héctor Díaz.

Alejada de los escenarios por las medidas protocolares, Jorgelina regresó a la pantalla chica, indirectamente, con la reposición de la comedia Educando a Nina, que estuvo en el aire en 2016, y ahora ocupa el horario nocturno también por Telefe: la repetición de la comedia protagonizada por Griselda Siciliani se da en el marco del ciclo 30 años juntos (a las 23.30). Hasta que hace poco apareció la posibilidad de llevar el nuevo personaje al ciclo matutino recién estrenado (comenzó este lunes 9).

Jacky Guzmán, personaje inimputable creado por Jorgelina Aruzzi.

Gracias a una propuesta que le hizo el director Juan Parodi para sumarse a un ciclo de lecturas desde su casa, en los primeros meses del distanciamiento social obligatorio Aruzzi inventó a Jacky, ya que la actriz prefería participar desde un personaje ficticio.

Luego de eso, Jacky empezó a aparecer cada vez más seguido en su Instagram y a entrevistar a actrices y actores famosos, en un mano a mano, ya que el personaje también es actriz, aunque está retirada.

El problema de Jacky Guzmán es que no ha sido reconocida en su profesión y suele transmitir cierto rencor por eso hacia sus colegas. Y así, sin ningún filtro, les echa en cara situaciones o les dice cosas con total impunidad. El resultado es desopilante.

Farandulera, a Jacky no se le escapa nada y siempre toca el punto débil de sus compañeros y compañeras de profesión, como una suerte de revancha. Así ya pasaron por sus entrevistas Griselda Siciliani, Adrián Suar, Nancy Dupláa, Malena Guinzburg, María Carámbula, Roberto Moldavsky y muchos más, a quienes contacta con su “Movicom”.

Jorgelina Aruzzi, en la piel de Jacky Guzmán, en el living de “Flor de equipo”, por Telefe.

Como una especie de Zelig (el personaje de Woody Allen que aparecía en los grandes acontecimientos de la historia junto a sus protagonistas principales), Jacky se muestra en las redes sociales en fotos y situaciones trucadas junto a figuras muy conocidas, en tapas de revista o famosas escenas de cine y televisión.

El personaje creado por Aruzzi (irreconocible bajo esa máscara de decadencia y con la voz temblorosa y ronca) tiene muchos elementos que hablan de las influencias de su autora: hay cierto homenaje a Niní Marshall y a Tita Merello en esta mujer que quiso ser como ellas, pero no les llegó ni a los talones. Y, también, algo de Mamá Cora (el personaje de Antonio Gasalla), por su manera de andar y de expresar sin titubeos cualquier barbaridad.

Como todo lo que realiza la actriz, Jacky es otro de sus grandes aciertos, con una caracterización minuciosa del personaje que provoca total adhesión, por sus formas de “agrandada” para hablar de sus triunfos y recordar anécdotas de dudosa veracidad.

Desde Jacky, Aruzzi evoca otra época dorada que aparece por los personajes que ella nombra. Y también dibuja una crítica a cómo la sociedad trata a los mayores, no sólo a los artistas, pero especialmente a quienes al parecer transitaron un momento de esplendor y ahora permanecen en el olvido.

Desde el humor ácido e incluso negro, como es habitual en los personajes de Aruzzi, Jacky muestra descarnadamente esta realidad. Por ejemplo, cuenta que alguna vez, en una ceremonia de los Martín Fierro, la dieron por muerta. Y se indigna.

Ahora, antes de cada entrevista, vocaliza (a su manera) y no se priva de contar que el barbijo que usa es, en realidad, el taparrabos de Catriel, el personaje que interpretó Osvaldo Laport en la telenovela Más allá del horizonte.

En Flor de equipo, Jacky se mete sin pudor ni pedido de permiso en las preguntas que Peña les hace a sus invitados y comenta cosas de supuestos momentos compartidos con los famosos. En una realidad plagada de desazón e incertidumbre, como es la que impone la pandemia de coronavirus, Jacky -con sus delirios- aporta a la distensión y logra la risa del público, algo que se agradece más que nunca.

Mirá también SL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *