Cómo fue el final de Pequeña Victoria



Podría definirse así: un final rupturista para la novela más rupturista del año. Este miércoles, por Telefe, se vio el último capítulo de Pequeña Victoria, la tira que contó la historia de cuatro madres que, por diferentes motivos, se dedicaron a criar a una beba.

¿Y? ¿Qué pasó? ¿Quién se casó con quién? ¿Jazmín (Julieta Díaz) con Manuel (Luciano Castro? ¿Jazmín con Bárbara (Natalie Pérez) ¿Bárbara con Ariel (Nicolás Francella)?

No, nada de eso. Con un salto temporal de dos años, las cuatro madres se vistieron de blanco, pero para celebrar que la Justicia, tras un proceso muy arduo, con idas y vuelta, les había otorgado la “triple filiación”.

Selva, Bárbara, Jazmín y Emma, las mamás de “Pequeña Victoria”.

Así, la beba pudo tener su nombre completo: Victoria Jorgensen Uriburu Salvatierra.

“Con tanto apellido, no le van a alcanzar los formularios”, se divirtió Bárbara.

Además de Julieta Díaz y Natalie Pérez, las otras dos mamás del programa fueron Mariana Genesio (Emma) e Inés Estévez (Selva).

“Ahora, Victoria es hija de Jazmín Jorgensen, hija de Bárbara Salvatierra, hija de Emma Uriburu”, agregó Emma, emocionada.

“Mi apellido no está en el documento porque yo soy un poco la madre de todos”, aportó Selva. “Pero le agregamos Antúnez en cualquier momento”.

Después de eso, y como para rubricar la ceremonia, las cuatro madres se pusieron un anillo que llevaba grabada “la ve de la victoria”.

¿Cuál había sido el rol de cada mamá?

Jazmín decidió ser madre a través de un vientre subrogado. Allí conoció a Bárbara, quién llevó en su panza a la beba. El parto se adelantó y Bárbara fue asistida por Selva. Las complicaciones por el nacimiento prematuro llevaron a que hiciera falta contactar al donante del esperma. Y ahí entró en escena Emma, actriz trans.

“Me gusta cómo termina la historia. Simbólicamente, es interesante”, le había dicho Díaz, en la previa, a Clarín.

En tres meses y 51 capítulos, la ficción trató varios de los temas “actuales”: los nuevos modelos de maternidad, la identidad de género, la subrogación de vientre, el feminismo y, en especial, el amor en todas sus formas.

En el episodio final, además de la fiesta de las cuatro mujeres, hubo otros momentos interesantes.

Como cuando se encontraron cara a cara Lucía (Celina Font), la ex esposa de Antonio (Facundo Arana) y Emma.

“La separación me costó mucho, Emma. Estoy aprendiendo a soltar, pero qué difícil es”, le dijo Lucía.

Y siguió: “Vos tuviste el deseo de ser mamá de Victoria y acá estás. Yo necesito escucharme, necesito encontrar primero qué es lo que yo deseo. Necesito estar suelta, ocuparme de mí, eso es lo que yo quiero. Pero no soy la villana de la película”.

Según Ibope, el último programa tuvo un rating de 10, 5 puntos, con picos de casi 12. Y fue lo segundo más visto de la jornada. En primer lugar se ubicó Argentina, tierra de amor y venganza (El Trece), con 13, 2.

Para la tira del canal de las pelotas fue un repunte interesante, en especial, si se tiene en cuenta la caída en las cifras de audiencia que había sufrido en los últimos tiempos.

En septiembre, cuando se estrenó, el programa midió 17, 2 puntos. Y en noviembre, el promedio había descendido a 9, 4.

El final feliz le dio resultado.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1