Cómo fue el especial a beneficio de la Fundación Huésped



Con dirección de Pablo Camaití, ex movilero de Caiga quien caiga, entre otros trabajos periodísticos, este lunes 21 se emitió Reacción en cadena, el programa especial a beneficio de la Fundación Huésped.

Sin dejar de lado el humor, se basó en cinco historias cuyos personajes estaban entrelazados y mostraron que “todos estamos expuestos al VIH”.

También se pudieron ver las distintas formas de violencia que se dan en algunas parejas. El resultado fue muy interesante. Y más todavía, si se tiene en cuenta que los actores trabajaron ad honorem.

En este especial, Corrado y Peterson son pareja, pero no se llevan nada bien.

En el arranque, Guido (el mismo Agustín Sullivan que se destacó en la serie sobre Sandro) se relaciona con Martín (Willy Prociuk).

“A los gays les cae mal la bisexualidad, ¿no? Piensan que son putos reprimidos…”, le dice Guido a Martín. Y, tras algunos amagues, concretan su primera noche de sexo. El problema es que no se cuidan. “No tengo forros”, le había dicho Guido antes de empezar con los arrumacos. “Yo tampoco”, le respondió Martín.

Luego, Guido, que es DJ, intima con su jefa, Diana (Carla Peterson), una simpatiquísima wedding planner. Lo hace, otra vez, sin ponerse preservativo.

Peterson, queda claro, es la gran figura de esta ficción de El Trece. Se luce.

“Estoy harta de hacer cosas para otros, de probar comida para otros, de elegir centros de mesa para otros…”, se enoja su personaje cuando, a minutos del comienzo, le cancelan la fiesta de casamiento que estaba preparando.

Entonces, desconsolada, se toma revancha. Y celebra como si fuera ella misma la protagonista de la boda. Se pone un vestido blanco, baila, arma el trencito en el carnaval carioca, tira el ramo, se toma unas cuantas copas…

Como suele suceder en estos casos, todas esas imágenes se suben a Instagram. Y Diana se convierte en estrella de las redes sociales: en minutos suma 14.000 “me gusta”.

Diana, a su vez, está casada con Bruno (Gabriel Corrado), que también se acuesta con Carla (Vanesa González).

“¿Cómo está todo en tu casa?”, le pregunta Carla a Bruno, entre las sábanas. Y Bruno le contesta sin metáforas: “Como el culo”.

Bruno está mal, queda a la vista, y se pone mucho peor cuando descubre que su hijo Pedrito (Juan Cottet) anda a los besos con un compañero de natación, Fran (Manuel Ramos).

Para los chicos no es nada fácil blanquear su relación.

“Sé que cuesta hacerse cargo”, le dice Fran a Pedrito, “pero algún día vas a tener que aceptar las cosas como son”.

La profesora de Pedrito, justamente, es Carla.

Y Carla, amante de Bruno, es la mujer de Leo (Alberto Ajaka).

Mirá también

La escena en la que se describe la obsesiva pasión de Leo por los Beatles (o “The Beatles”, como remarcan los personajes) es, simplemente, brillante. Antológica.

“Quiero escuchar otra música”, le reprocha Carla a Bruno, agobiada por canciones como Help y Let it be. “No sé, Daft Punk, algo de cumbia… La cumbia me divierte y me excita”.

Mirá también

“Me estás pidiendo que elija entre The Beatles y vos… Y The Beatles son mi vida, ¿ok?”, le remarca Leo.

“Muy bien, quedate con The Beatles”, se planta ella.

“No, Carla, me quiero quedar con vos, también… ¡No te hagás la Yoko Ono!”.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *