cómo es la obra más censurada del cine italiano

La película más censurada del cine italiano se titula Harlem (1943) y fue una obra de propaganda fascista sobre un boxeador italiano que derrota a un rival negro. La cinta fue recortada cuando acababa el régimen de Mussolini, pero ocho décadas después ha sido recuperada para desvelar la retórica que martilleó a los italianos con la ilusión de la superioridad racial.

El filme, que se proyecta hoy en Italia en su versión íntegra, es escrutado por el documentalista Luca Martera en su libro Harlem: il film più censurato di sempre (Ed.La Nave di Teseo), aportando de paso más información sobre la propaganda en el cine del Fascismo italiano.

Siempre se habla de lo que Joseph Goebbels hizo con el cine nazi, pero ¿cómo lo usaron los fascistas? (…) Los expertos sostenían que los valores católicos del Régimen impedían atacar a minorías, aunque no fue así”, sostiene el documentalista.

Harlem, de  Carmine Gallone, no tiene una sola palabra en inglés, lengua de los aliados contra el fascismo y el nazismo.

Harlem, de Carmine Gallone, no tiene una sola palabra en inglés, lengua de los aliados contra el fascismo y el nazismo.

Un filme en el ocaso fascista

Harlem fue una de las últimas películas de la Italia en “camisa negra”, ya que fue estrenada a finales de abril de 1943, dos meses antes del desembarco de los aliados en Sicilia, en el marco de la II Guerra Mundial, y a tres meses de la caída de Benito Mussolini.

Dirigida por Carmine Gallone e inspirada en la vida del popular púgil Primo Carnera, campeón mundial de los pesados, fue ideada para instruir a las masas en el “racismo de Estado” y proclamar la superioridad itálica.

Una narrativa representada sobre un cuadrilátero en la Nueva York de los años 30, con la pugna agónica entre un boxeador italiano recién desembarcado en Ellis Island, interpretado por Massimo Girotti, contra uno negro (el mestizo Lodovico Longo).

"Harlem", con sus recortes, terminó siendo una película solamente deportiva.

“Harlem”, con sus recortes, terminó siendo una película solamente deportiva.

“¡Abajo Italia! ¡Muerte a los italianos!”. Los gritos eufóricos del “abisinio” sobre el ring, casi triunfante en el clímax, hacen que el italiano se levante y lo tumbe con un derechazo.

En resumidas cuentas, es la alegoría del triunfo de un mundo frente a otro, de Italia contra Estados Unidos, un país “de negros y judíos, elemento disgregador de la civilización”, en palabras de Mussolini.

Todo esto tres décadas antes de que Rocky Balboa se enfrentara al soviético Iván Drago en tiempos de Guerra Fría.

Y a pesar de que en la vida real Carnera fuera derrotado por el judío Max Baer y por el negro Joe Louis. Pero ya se sabe, la propaganda implica casi siempre trascender la realidad.

En este sentido, el escritor sostiene que la dialéctica fascista era más sutil que la nazi alemana: “Bajaban las defensas del espectador con películas más ligeras”, apunta.

En "Harlem" se utilizaron como extras prisioneros de guerra africanos.

En “Harlem” se utilizaron como extras prisioneros de guerra africanos.

Treinta y ocho minutos de recortes

Harlem, financiada por el Comité Filmográfico de Guerra italiano, circuló hasta la extirpación del régimen, pero con la llegada de los estadounidenses sufrió todo tipo de recortes en su metraje hasta eliminar gran parte de los insultos racistas.

Al menos los que les convenían, porque en la versión recortada los negros seguían ridiculizados, apunta Martera.

La película fue requisada en 1944 por la sección de las tropas aliadas para la comunicación y la propaganda (PWB) y dos años después volvió como un simple filme deportivo.

Las modificaciones en su guion ascienden a los 38 minutos, lo que la convierte en la película más censurada de la historia italiana, según consta en los archivos de la Cineteca Nacional.

"Harlem", de  Carmine Gallone, se convirtió en el filme italiano más censurado de la historia.

“Harlem”, de Carmine Gallone, se convirtió en el filme italiano más censurado de la historia.

Pero ni siquiera la censura redujo el odio a esta cinta, que en 1947 fue quemada en la calle por unos comunistas que asaltaron la sala de cine de Reggio Emilia en la que se proyectaba.

Prisioneros de guerra como extras

Martera, que ha investigado esta obra durante tres años, recopiló una decena de películas de propaganda bélica fascista, entre estas L’assedio dell’Alcazar (1940), ambientada en la Guerra Civil española, así como otras diez de temática colonial.

Pero el racismo de Harlem no se limita al ámbito meramente narrativo, sino que revela todo un sistema. Por ejemplo, explica el escritor, algunos extras de la película fueron prisioneros de guerra africanos, caídos en los delirios imperiales del “Duce”.

La cinta, sin una sola palabra en inglés -lengua aliada-, se rodó en los estudios de Cinecittá, inaugurados en dictadura, dirigidos por el fascista Luigi Freddi y que, según Martera, contó incluso con “un campo de trabajo con fines cinematográficos” para prisioneros.

Además en sus créditos figuran importantes autores e intelectuales de la posguerra, como Sergio Amedei, a la postre guionista de Roma, ciudad abierta (1945) de Roberto Rossellini, la obra maestra del Neorrealismo italiano.

Como curiosidad, algunos de los africanos que salen en la película se unieron a la resistencia partisana en algunas operaciones en las regiones del Lacio, Mascas y Toscana (centro).

"Harlem", de 1943, fue un símbolo de la propaganda fascista. Foto EFE

“Harlem”, de 1943, fue un símbolo de la propaganda fascista. Foto EFE

Mientras que uno de los actores, Osvaldo Valenti, acabó fusilado en 1945 tras alistarse en defensa de la República Social Italiana, el último y desesperado reducto de Mussolini.

Fuente: EFE/Gonzalo Sánchez

WD

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *