Cómo es Hit and Run, el thriller israelí de espionaje que va de Nueva York a Tel Aviv

Un thriller de espionaje que reboza de acción y en el que, inicialmente, nada es lo que parece. Hit and Run, un policial bilingüe, inglés y hebreo, disponible en Netflix, tiene elementos que lo hacen interesante, aunque, por cierto, no deja de tener lugares comunes ni resoluciones de una sospechosa simpleza.

Con Lior Raz (protagonista de Fauda) como Segev Azulai, Kaelen Ohm como Danielle, y Sanaa Lathan, esta serie de nueve capítulos de 50 minutos está dirigida por una destacada troika integrada por Mike Barker (El cuento de la criada), Neasa Hasdiman (Jessica Jones) y Rotem Shamir (Fauda), y un libro escrito por Dawn Prestnich y Nicole Yorkin (The Killing) junto con Avi Issacharoff y y Raz (Fauda).

Por un lado, el libro tiene un ritmo sostenido a lo largo de la serie; hay acción, un guión con múltiples giros que le suman una fuerte dosis de enigma y misterio que la convierte en un thriller atrayente. Raz, como quedó en evidencia en Fauda, encarna un sólido papel de hombre duro, con una convincente mirada furiosa y Danielle, pareja de Segev, es la razón de toda la trama.

Segev frente al cuerpo de su amada Danielle. ¿Se llamaba Danielle?

Segev frente al cuerpo de su amada Danielle. ¿Se llamaba Danielle?

Su muerte en Tel Aviv (la de Danielle) despierta a su pareja, un apacible guía de turismo israelí que no es otro que un ex agente encubierto, que va detrás de los culpables en un viaje relámpago entre la ciudad israelí y Nueva York.

Una misión que tiene mucho de suicida, pero que nos descubre al protagonista como casi un súper hombre que, a pesar de las situaciones, conserva una cierta empatía que deja traslucir a partir algunas acciones y comentarios.

Hay un claro equilibrio entre héroes y villanos que están muy definidos en una primera parte, más previsible, con un sostenido ritmo y desarrollo. La segunda, con tantos giros, termina por convertirse en una trama con subtramas complejas que tiene una resolución algo simplona.

Como por ejemplo de este concepto, algunas acciones de los enemigos de Segev, que ya tiene detrás a la CIA y al Mossad, y que pecan de una ingenuidad que llega al absurdo en beneficio del protagonista.

De todos modos, a través de los nueve capítulos la acción no pierde su protagonismo, aunque el azar sólo favorece a Segev y algunas de sus investigaciones, rápidas y poco concienzudas para el nivel de rivales con que se enfrenta. Son algo inverosímiles.

El accidente de Danielle, la punta del ovillo que teje la trama de "Hit and Run". Foto Netflix.

El accidente de Danielle, la punta del ovillo que teje la trama de “Hit and Run”. Foto Netflix.

Los personajes que acompañan a Raz, como Gal Toron, en el papel de Ron Sharon, fiel amigo de Segev, y de Moran Rosenblatt como la policía israelí Tali Shapiro, son fuertes puntales en su trabajo protagónico.

Un final absolutamente abierto en el que Segev parece inclinado por las circunstancias a viajar de Nueva York a Tel Aviv a cualquier precio, un regreso nada recomendable y que le daría emoción a una segunda temporada que, lamentablemente, quedará en la nada, ya que Netflix aclaró que no habrá segunda parte.

La continuidad queda suspendida, al menos en el corto plazo, por un problema común a muchísimas empresas en la actualidad: los altos costos de producción que, al parecer, no reflejaron su contraparte en las ganancias, en el marco de la pandemia.

Ficha

Calificación: Buena

Thriller Protagonistas: Lior Raz, Kaelen Ohm, Sanna Lathan, Gal Toton y Moran Rosenblatt Dirección: Mike Barker, Neasa Hasdiman y Rotem Shamir Emisión: Nueve capítulos, por Netflix.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *