Cómo es El barco, la obra del San Martín que combina teatro y cine



La pandemia cortó de cuajo la actividad teatral y obligó a todos los que forman parte de ese medio a buscar alternativas para llenar ese vacío. Así aparecieron variantes que, entre otras cosas, despertaron curiosidad y polémica. El barco es una de ellas e invita a sumergirse en un nuevo universo.

La obra escrita por Mariano Tenconi Blanco y dirigida por él junto a Agustina San Martín, forma parte del ciclo Modos Híbridos, del Complejo Teatral Buenos Aires (CTBA), que permitió que las obras que se iban a presentar este año en las distintas salas del complejo, y fueron suspendidas por las medidas sanitarias, tuvieran posibilidad de llegar al público.

El barco es la primera de ese ciclo en realizarse. Se trata de un proyecto audiovisual filmado en lo que iba a ser su escenario natural, en el Teatro San Martín y que se puede ver online, desde la plataforma del CTBA, de manera gratuita.

Todas las obras que forman parte del ciclo fueron adaptadas y realizadas especialmente para ser vistas online, pero con una vuelta de tuerca más para que no se trate únicamente de “teatro filmado”.

El barco. La obra del Teatro San Martín, fue filmada especialmente para ver por streaming.

¿Cómo lograr que una obra pensada para un escenario pase a otro registro pero sin perder su esencia? “Se trata de algo indefinido, en el mejor sentido”, asegura Tenconi Blanco, a quien le tocó romper el hielo con este nuevo formato.

“Lo que más me gustó de la propuesta era encontrar este lenguaje nuevo, esa síntesis entre teatro y cine”, dice el director. “Por eso, en este caso, las actuaciones y el trabajo sobre el lenguaje son muy teatrales, pero con una cámara que tiene mucha intervención, al estilo cinematográfico”.

En El barco, dos naturalistas europeos viajan cruzando el Océano Atlántico con el objetivo de hallar el origen del ser humano. En medio de la travesía en altamar, encontrarán el amor, la esperanza, la maldad y la muerte y también la vida. Llegarán, finalmente, a esa América con la que tanto sueñan, pero en las costas del Río de la Plata nada es como lo imaginaban.

Sus protagonistas son Santiago Gobernori, Agustín Rittano, Marcos Ferrante, Laura Paredes, Juan Isola y Lorena Vega. La obra forma parte de la La saga europea, un proyecto de cuatro obras de la Compañía Teatro Futuro, que explora la compleja relación entre la Argentina y Europa, desde la literatura.

El barco. Obra del Teatro San Martín. De Mariano Tenconi Blanco.

Asomarse por primera vez a este nuevo lenguaje genera sensaciones también novedosas. Hay algo teatral captado por las cámaras y a la vez, un punto de vista audiovisual que es muy teatral. O sea, exactamente un híbrido que obliga al espectador a buscar en su cabeza una nueva manera de observar.

En media hora de espectáculo (es un acierto apuntar a lo conciso y breve para esta nueva modalidad), hay personajes curiosos, situaciones extrañas, algo de intriga y bastante humor. Y sobre todo, recursos, muy bien aprovechados.

“La intención es que se vea que es un teatro, porque no hay manera de ocultarlo, con los recursos que tiene el teatro y sumarles, desde lo audiovisual, los trucos necesarios para crear climas”, cuenta Tenconi,

El barco. Obra del Teatro San Martín con dirección de Mariano Tenconi Blanco.

Así, mientras los personajes están en altamar, la oscuridad del océano cuaja perfectamente con el fondo negro del escenario. Y el movimiento de la embarcación sobre el agua se logra artificialmente desde la cámara.

“Es una historia muy barroca, que pone en evidencia el artificio, algo que no es habitual para el cine pero sí muy presente en el teatro”, explica. “Me interesaba indagar en eso”.

Con las salas cerradas durante esta pandemia, todo lo que llevó como etiqueta la palabra “teatro” por fuera del ámbito teatral, quedó en tela de juicio. “Sabemos que este híbrido no es exactamente teatro, tal como lo conocemos. Pero es una experiencia cercana a lo escénico”, dice Tenconi.

Para el director, frente a la realidad inapelable, queda la posibilidad de explorar nuevas formas artísticas. “El punto de partida fue jugar y ver cómo confluyen estas dos variantes”.

El barco. De Mariano Tenconi Blanco, se puede ver online desde la plataforma del CTBA.

Los ensayos, con protocolos obligatorios, se realizaron al estilo cinematográfico, con un plan de rodaje. Todo acotado, además, por los tiempos y el presupuesto. “El trabajo de los iluminadores, por ejemplo, fue genial, porque no es lo mismo usar ciertas luces para el escenario que para filmar. Pero lograron que en cámara se potencie lo que necesitábamos para contar la historia”.

Tenconi destaca el trabajo de Matías Sendón en luces, como también el del resto del equipo que tuvo que agudizar la creatividad para adaptar todo al nuevo lenguaje.

Está claro que ver una obra desde el sofá de una casa no genera lo mismo que hacerlo desde la butaca de una sala, con menos interferencias externas. Por eso, como explica el director, “visualmente tenía que impactar y con tantas distracciones a mano que tenemos todos hoy en día, necesitábamos que, al menos, esos treinta minutos fueran solo para la obra”. 

¿El formato híbrido llegó para quedarse? “No lo sé, tal vez es muy pronto para decirlo y todavía hay mucha confusión al respecto”, opina Tenconi. “Tal vez se sume como algo complementario del teatro tradicional. Lo que sí creo es que este nuevo lenguaje, suma nuevos públicos y eso siempre es bienvenido”.

La obra puede verse en: (www.complejoteatral.gob.ar/ver/el-barco)

WD​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *