Como antes: programan un festival de música para 25 mil espectadores por noche


Por lo menos en España, la idea de un festival con unas 25.000 personas por jornada cantando y bailando mientras escuchan a su banda predilecta es posible en el mediano plazo. El director del festival Cruïlla XXS, Jordi Herreruela, confirmó que esa “vieja” escena será posible. Del 8 al 10 de julio, en el gran escenario estarán, por ahora, la banda Morcheeba, Izal, el dúo Amaral, Carolina Durante, la cantautora Ana Tijoux, Tom Walker y Two Door Cinema Club, entre otros. Claro que, en el contexto pandémico, lo más significativo estará en lo que suceda con los miles de personas que, imaginan sus organizadores, asistirán al festival que tendrá lugar en Barcelona.

Para que esto sea posible hay dos experiencias de vital importancia en este recorrido en el que lo científico se asocia con lo artístico: el que tuvo lugar en la sala Apolo, en diciembre del año pasado, y el reciente recital del grupo Love of Lesbian. El primero, que se hizo en la sala más antigua de Barcelona, se realizó bajo la atenta mirada de los especialistas del hospital Can Ruti. Cada espectador debió someterse a un test antígeno que detectaba la presencia del coronavirus al instante. Los días posteriores se hizo un seguimiento a todos los que asistieron al lugar para evaluar posibles cadenas de contagios. El reporte de aquella experiencia fue categórico: ninguno de los 463 asistentes al concierto se había contagiado aunque los asistentes no habían preservado distanciamiento social. Todos los participantes tenían edades comprendidas entre los 18 y los 59 años, no sufrían enfermedades de base, no convivían con personas mayores y no habían sido diagnosticados de coronavirus en los 14 días anteriores al concierto.

El segundo experimento, en el cual se cruzó lo científico con lo musical a gran escala fue cuando se presentó la banda Love of Lesbian. Fue en marzo y tuvo lugar en el Palau Sant Jordi, de Barcelona. Aquella vez asistieron unas 5.000 personas. Según los estudios, que se conocieron hace pocos días, entre los 4.592 espectadores que otorgaron el consentimiento para permitir el análisis de los diagnósticos por Covid-19 solamente se diagnosticaron 6 personas positivas, 4 de los cuales no se contagiaron en el evento. La experiencia animada por unas de las bandas indie del momento fue parte de la plataforma Festival por la Cultura Segura que destinó 200.000 euros para garantizar que todo transcurra bajo las medidas de prevención y contención del coronavirus. Entre ellas, pruebas TAR y mascarillas para público y técnicos, gel hidroalcohólico y personal adicional para evitar que se formaran aglomeraciones durante la entrada y la salida del recinto.

En marzo, unos 5000 espectadores, que se habían sometido a testeos previos, asistieron al concierto de música rock del grupo español Love of Lesbian, en Barcelona . No debían cumplir la regla de distanciamiento social. Para el festival de julio, se espera a 25 mil personas por noche. “La gente podrá saltar, bailar y abrazarse, como antes”, asegura Jordi Herreruela, su director.LLUIS GENE – AFP

Con los resultados de estas dos experiencias, algunos grandes festivales españoles de música elevan sus propuestas. “El Cruïlla se hará con supervisión de los científicos que trabajaron en el concierto del Palau Sant Jordi (Love of Lesbian) y en coordinación con todas las administraciones públicas para garantizar la seguridad de todos los asistentes con la ambición de acercar la experiencia a los festivales pre Covid y eliminando la distancia de seguridad. La gente podrá saltar, bailar y abrazarse, como antes”, aseguró a los medios españoles Jordi Herreruela, su director. Los asistentes tendrán que hacerse un test nasal de antígenos. Para evitar aglomeraciones en el lugar, las pruebas se podrán hacer también en farmacias cargando los resultados en una aplicación que será supervisada al ingresar al lugar de los conciertos. Cada test tiene vigencia para el mismo día de los tres que durará el festival. Una vez adentro, no habrá burbujas. Se podrá circular libremente, consumir bebidas y comida en el gran espacio al aire libre. A cada asistente se le pedirá que dos días antes reduzca la cantidad de contactos con otras personas.

Mientras otros festivales españoles se suman a esta nueva modalidad, los grandes encuentros musicales a los que suelen concurrir entre 30 a 60 mil personas por jornada afilan sus estrategias para el año próximo.

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *