“CODA” fue la gran ganadora, pero el tema fue Will Smith

De no ser por la escena de Will Smith sobre el escenario del Dolby Theatre, prácticamente no hubo sorpresas en la entrega del Oscar. CODA ganó como mejor película, también se llevó las estatuillas al actor de reparto, el intérprete sordomudo Troy Kotsur, y guion adaptado, Smith y Jessica Chastain fueron mejores actores protagónicos y Jane Campion, mejor dirección, por El poder del perro, la gran derrotada.

Uno de los momentos más incómodos de la historia de los Oscar llegó cuando Chris Rock subió a presentar el premio al mejor documental. Antes hizo un monólogo en el que bromeó sobre algunas de las parejas presentes, como la de Penélope Cruz y Javier Bardem, y después nombró a Jada Pinkett Smith, la mujer de Will Smith. Comparó su cabeza rapada con la de la protagonista de la película G.I. Jane.

El asunto es que Pinkett Smith había hablado públicamente de su alopecia. Es producto de una enfermedad autoinmune que padece, que ataca los folículos pilosos y provoca la pérdida del cabello, dejando como resultado la calvicie.

Will Smith le pega a Chris Rock, por un comentario sobre su esposa. Foto Reuters

Will Smith le pega a Chris Rock, por un comentario sobre su esposa. Foto Reuters

Ante las palabras de Rock, Jada puso cara de desagrado. En lo que parecía ser parte de la actuación, su marido, nominado por su trabajo en Rey Richard, se paró de su asiento, subió al escenario y cacheteó al cómico. Al sentarse, le gritó bien en serio: “Sacá el nombre de mi mujer de tu puta boca”. Y lo repitió un par de veces.

Rock se quedó helado. Dijo, aún sonriente, “Will Smith acaba de pegarme” y ante los gritos de Smith, intentó una explicación (“Fue un chiste de G.I. Jane, hombre”) y como el otro repetía que dejara de hablar de su mujer, sólo atinó a agregar: “Sí, lo voy a hacer”.

Después trató de salir del paso diciendo: “Ese fue uno de los mejores momentos en la historia de la televisión”. Y sí, ese incidente será por lo que todos recordaremos esta entrega de los Oscar.

Instantes después, otro de los presentadores trató de bromear sobre el tema: “Will y Chris, después arreglaremos esto en la fiesta”, en referencia a una de las tradicionales celebraciones posteriores a los Oscar. Pero ya el estupor ya estaba instalado en el auditorio. Y en las redes sociales: Will Smith rápidamente se convirtió en tendencia mundial, con 665 mil tuits.

Jane Campion, Will Smith y Coda

La insólita pelea opacó el homenaje a El Padrino. Francis Ford Coppola, flanqueado por Robert De Niro y Al Pacino, recibió una de las mayores ovaciones de la noche. En un breve discurso, el director de una de las mejores películas de la historia agradeció a Mario Puzo, el autor de la novela sobre la que está basada, y a Robert Evans, el productor del filme.

El comienzo

Después llegó la hora de los premios mayores. Jane Campion se llevó el de mejor director. Uma Thurman, John Travolta y Samuel L. Jackson anunciaron que, pese a su comportamiento, nadie podría arrebatarle el de mejor actor. Anthony Hopkins le dio el Oscar a mejor actriz a Jessica Chastain.Y para cerrar una noche que quedará en la historia de este premio, Lady Gaga apareció junto a una Liza Minnelli en silla de ruedas para decir que CODA era la mejor película.

“Este año la Academia contrató a tres mujeres para conducir, porque es más barato que contratar a un hombre”. Con este chiste, espejo de la era del MeToo, empezó la 94ta edición de los Oscar, que volvieron a cierta normalidad tras las limitaciones que la pandemia impuso en 2021. Amy Schumer (la autora de la broma), Regina Hall y Wanda Sykes (que subrayaron su condición de afroamericanas) intentaron sacudir la modorra del Teatro Dolby de Los Ángeles y de los televidentes desde el principio.

Además de la triple conducción (desde 2018 que no había maestro de ceremonias), el intento de frenar el continuo descenso del rating que se viene dando año tras año incluyó la exclusión de ocho premios, que se entregaron una hora antes de la ceremonia. También, la presentación de números musicales que fueron más allá de las canciones nominadas. Así, todo empezó con un video de Beyoncé cantando Be Alive desde un escenario ubicado fuera del teatro.

Sesenta años después

Era una noche que tenía muchas fijas. Y Ariana DeBose fue la primera en cumplir con los pronósticos al ganar el premio mejor actriz de reparto por su papel de Anita, la cuñada de María en Amor sin barreras, exactamente 60 años después de que el papel le valiera el mismo reconocimiento a la legendaria Rita Moreno.

Ariana DeBose

Ariana DeBose

Y si Schumer tuvo su momento con el monólogo inicial, después fue el turno de Hall, que de entrada anunció que estaba soltera e hizo una suerte de casting de novios sobre el escenario, y después manoseó a Josh Brolin y Jason Momoa, que subieron a presentar el video de uno de los Oscar entregados previamente, el de mejor sonido, que fue para Duna.

Otro intento de captar audiencia fue la celebración de los aniversarios de películas icónicas. La primera fue White Men Can’t Jump, que cumplía 30 años desde su estreno. Para eso entraron sus tres protagonistas, Wesley Snipes, Woody Harrelson y Rosie Perez, que después de ser ovacionados de pie, entregaron otra estatuilla a Duna: mejor dirección de fotografía.

Duna, la más premiada

Sebastián Yatra. Foto Robyn Beck / AFP

Sebastián Yatra. Foto Robyn Beck / AFP

Sumando la cosecha en los premios no televisados, era la quinta de la noche para la película de Denis Villeneuve. Enseguida sumaría una sexta, con la de efectos visuales. Un anticipo cumplido más: fue la película que se llevó más estatuillas, aunque ninguna en los rubros principales.

Una nueva forma de atraer a más televidentes fue abrir el juego a figuras del deporte en la presentación de premios. Así, el surfer Kelly Slater (once veces campeón del mundo), el skater Tony Hawk y el snowboarder Shaun White aparecieron para introducir el homenaje a las seis décadas de James Bond. Consistió en un clip histórico al ritmo de Live and Let Die, de Paul McCartney, tal vez la mejor canción de 007 de la historia.

El segundo momento latino de la noche, luego del triunfo de DeBose, llegó con el premio a Encanto como mejor película de animación, que llegó con dedicatoria a Colombia incluida y luego de que Sebastián Yatra interpretara la canción principal del filme, Dos oruguitas.

Kotsur, para la historia

Troy Kotsur. Foto EFE/EPA/ETIENNE LAURENT

Troy Kotsur. Foto EFE/EPA/ETIENNE LAURENT

Troy Kotsur, que hace del padre de la familia de sordomudos de CODA, agradeció con lenguaje de señas su previsible estatuilla como actor de reparto. Así, se convirtió en el primer intérprete masculino sordomudo en obtener el Oscar. Su compañera de elenco, Marlee Matlin, también sordomuda, lo había ganado por Te amaré en silencio en 1986.

La japonesa Drive My Car fue otra de las fijas que se cumplió en la categoría de película internacional. Hay que recordar que también era una de las diez nominadas a mejor película, mientras que Ryusuke Hamaguchi estaba a nominado como director.

Kenneth Branagh

Kenneth Branagh

El tercer momento latino llegó con la interpretación en vivo de la canción We Don’t Talk About Bruno, también de Encanto. Primero la presentó el colombiano-estadounidense John Leguizamo, que recordó que la estatuilla del Oscar estuvo inspirada en un mexicano, Emilio “El Indio” Fernández, que posó desnudo para la ocasión. Después, Luis Fonsi y Becky G animaron uno de los pasajes más coloridos de la noche. 

La joven vida de Juno fue otro de los títulos homenajeados, a quince años de que se llevara un Oscar. Subieron a presentar la categoría a mejor guion tres de sus protagonistas: Elliot Page (cuando era Ellen), Jennifer Garner y J. K. Simmons.

El ganador fue Kenneth Branagh, que así se llevó la primera estatuilla de su carrera, por Belfast. De todos modos, ya había conseguido un récord: ser la única persona nominada en siete categorías distintas a lo largo de su carrera.

El irlandés ya había figurado previamente en las categorías Dirección, Actor principal, Actor de Reparto, Guion adaptado y Cortometraje de Ficción. Gracias a Belfast, a esa lista sumó Mejor Película y Guion Original, superando así el récord de seis que hasta ahora compartían Walt Disney, George Clooney y Alfonso Cuarón.

POS

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *