Cepo a la carne: “la exportación no causa aumento de precios, es un incentivo para aumentar la inversión”, afirman los criadores



Luego de que se conociera un nuevo cierre de las exportaciones de carne vacuna por parte del Gobierno, asociaciones de criadores de las distintas razas bovinas del país condenaron “categóricamente la medida” y señalaron que es “el mismo error cometido en el 2006 que llevó al cierre de 138 frigoríficos, a la pérdida de 10 millones de cabezas y de mercados que mucho costo conseguir”.

En este contexto, recordaron que “lo que es mucho peor, el objetivo buscado de bajar el precio interno de la carne no se logró y por el contrario se afectó la oferta de un producto valorado por los consumidores con la consecuencia inmediata de más aumentos”.

En un comunicado, indicaron que este tipo de medidas frena una actividad que “hoy genera el ingreso de dólares necesarios para paliar la grave crisis que atraviesa el país”.

“Solicitamos a las autoridades nacionales rever esta decisión que en la difícil situación actual llena de incertidumbre y angustia a miles de familias argentinas y sin dudas aumentará la pobreza ante la caída de una actividad que genera gran cantidad de empleos”.

Por ultimo, sostuvieron que la exportación de carne “no genera aumentos de precios, sino que es un incentivo para aumentar la inversión, acrecentar la oferta de empleo y mejorar los ingresos del país”.

Las entidades firmantes del comunicado son las asociaciones de criadores de las razas Angus, Hereford, Brahman, Brangus, Limangus, Braford, Shorthorn, Limousin, Bonsmara, Sanga, Blonde d’ Aquitaine, Sate, Cabia y Murray Grey y Greyman Argentino y la Sociedad Rural Argentina (SRA).

En tanto, la Asociación Argentina de Productores Autoconvocados remarcó que la medida tiene “un sabor a carne quemada”, que los lleva a recordar la cantidad del productores que quedaron en el camino desde el 9 de marzo del 2006.

“¿Todo para qué? Si el ganado en pie subió en ocho años, desde el 2006 al 2014 un 600%. Aun no alcanzamos a recuperarnos de tan enorme pérdida y volvemos a dar el tiro en el pie”, apuntó en un comunicado.

“¡Con la comida no se jode señores del Gobierno! Pareciera ser la 2da temporada de una serie de terror, en donde no hay suspenso ni final abierto, solo sigue el control del mercado y cambio de reglas para producir, pero que a la hora de cocinar el tema, el chef por distracción e inoperancia fracaso y/o resentimiento, le erra una vez más a la receta y vuelve a quemar la carne”, finalizó.

LA NACIONConocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *