“Canción con todos”, la historia del himno mayor de César Isella


La muerte de César Isella acontecida en el día de hoy, rápidamente hace pensar en el enorme legado del músico cantor. Militante, su obra extensa contiene partituras que forman parte de la identidad cultural de todo un continente. Acaso aquella “Canción con todos” sea la síntesis no solo del enorme caudal creativo de Isella, sino también de su más profundo ideario.

“Salgo a caminar por la cintura cósmica del sur. Piso en la región más vegetal del viento y de la luz. Siento al caminar toda la piel de América en mi piel y anda en mi sangre un río que libera en mi voz su caudal”.

Himno del cancionero popular argentino. Todo aquel intérprete que busca conformar un repertorio prestigioso y sentido recurre esta partitura conocida en buena parte del mundo, de empatía inmediata en la gente. “Canción con todos” fue la resistencia esperanzada en un mundo distópico, con desigualdades groseras. Fue un discurso de unidad de las naciones desprotegidas. La letra de Armando Tejada Gómez encontró en la música compuesta por César Isella los acordes precisos para transformarse en un legado exquisito que se va revisando de generación en generación.

Isella tenía 31 años cuando creó su obra en 1969, el mismo año en el que fue estrenada en Chile, en una tertulia presidida por el entonces presidente Eduardo Frei. “Canción con todos” fue, en cierta forma, el punto cúlmine de aquel Nuevo Cancionero nacido en Mendoza en 1963, donde se sentaban las bases poéticas, estéticas y políticas de la música de raíz argentina. Mercedes Sosa y su marido, Oscar Matus, entre otros, fueron fundadores de aquella organización artística esencial para el futuro del cancionero nacional con intención de resistencia y denuncia.

“Sol de Alto Perú, rostro Bolivia, estaño y soledad, un verde Brasil, besa mi Chile cobre y mineral. Subo desde el sur hacia la entraña América y total, pura raíz de un grito destinado a crecer y estallar”.

Sobre la primera grabación del tema hay algunas versiones encontradas. Reiteradamente se dijo que el registro primigenio aconteció en 1970 por el Quinteto Vocal Tiempo, en el marco de la gira del espectáculo América joven en el que también participaban Isella y Tejada Gómez. Pero otros estudiosos, como el historiador y periodista Juan Carlos Fiorillo, sostienen que “Canción con todos” se grabó por primera vez el 28 de agosto de 1970 con la voz de la enorme Mercedes Sosa, quien le daría a la canción una identidad definitiva. El grito de la tierra fue el disco que incluyó la versión. La placa también contenía temas como “Que se vengan los chicos”, que habían popularizado Los Arroyeños.

Pocos recuerdan que Armando Tejada Gómez tenía a cargo la peña Folklore 67 sobre la calle Talcahuano. Allí, en las tertulias porteñas con añoranzas de la tierra más profunda se fue gestando el vínculo entre el dueño de casa y César Isella, un parroquiano frecuente.

Cuando Isella compuso la música de “Canción con todos”, hacía tres años que se había separado de Los Fronterizos, aquella agrupación que ha escrito un capítulo esencial de nuestro folklore. En 1968, el músico realizó un viaje por Latinoamérica que le sirvió de inspiración para buena parte de su obra posterior. Si bien lo compuesto hasta entonces tenía una clara idiosincrasia latinoamericana, aquella travesía por países como Bolivia y Perú, le conformaron y confirmaron identidad, sentido de pertenencia, y el compromiso de la denuncia ante un continente avasallado, diezmado, en detrimento de grandes masas atropelladas.

“Todas las voces, todas, todas las manos, todas, toda la sangre puede ser canción en el viento. Canta conmigo, canta, hermano americano. Libera tu esperanza con un grito en la voz”.

“Canción con todos” tiene infinidad de versiones, pero aquella primera en la voz de Mercedes Sosa sentó las bases de cómo se debía decir ese sentimiento de entrañas que gritan. Con ese fundamento ineludible, la canción tuvo versiones registradas en Francia como la incluida en Le chant des poètes révoltés / Vol 1 del grupo Los Calchakis y hasta una memorable realizada por el Buena Vista Social Club. También Tania Libertad, Silvio Rodríguez y Joan Manuel Serrat la llevaron a sus conciertos.

La partida física de César Isella, luego de varios inconvenientes con su salud, recuerda que fue el músico creador de una parte sustancial del pensamiento musical latinoamericano. “Canción con todos” es un fiel reflejo de eso.

Más información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *