Bruce Springsteen prestó una canción para la campaña de Joe Biden, rumbo a las elecciones en los Estados Unidos



Bruce Springsteen prestó su voz y una de sus canciones para una propaganda del equipo de campaña de Joe Biden, en señal de su fuerte apoyo al candidato demócrata a horas de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, que se realizarán este martes 3.

No es la primera vez que el ícono del rock respalda al candidato que se postula contra el presidente en ejercicio, Donald Trump. En agosto, por ejemplo, permitió a Biden usar la canción The Rising para acompañar un video difundido en el primer día de la convención demócrata.

Bruce fue impasible sobre Trump, tratándolo directamente de “amenaza a nuestra democracia”. Springsteen habló de las raíces obreras de Biden en Scranton, Pensilvania, estado clave en la elección. “Aquí el éxito no viene dado, se forja con sudor, coraje y determinación”, dijo el cantante, en velada referencia a Trump.

El mensaje terminó con un extracto de la canción My Hometown, tema del que probablemente sea el más famoso álbum de Springsteen, Born in the USA (1984).

Bruce Springsteen en su estudio. (Rob DeMartin)

En realidad, el mundo de la música tiene una relación complicada con Trump: desde estrellas como Taylor Swift y Elton John a bandas como los Rolling Stones o REM lo rechazan con letra y música. Incluso Kanye West, que supo ser su gran apoyo musical, ahora es su contrincante.

La “querella” entre Trump y el universo rock empezó antes de su mandato, cuando los Rolling Stones y Neil Young se quejaron oficialmente de que Trump alegrara los primeros actos de campaña, allá por 2015, con sus canciones.

A las protestas se sumaron pronto Elton John -de quien el mandatario estadounidense es fan declarado-, Adele y hasta familiares de Leonard Cohen o Luciano Pavarotti que, evidentemente, no comulgan con los ideales del líder republicano.

Los Stones, en 2016, pegaron el grito en el cielo cuando Trump cerró un acto con Start Me Up. Como la canción era casi un eslogan de campaña, hubo una queja que escaló a carta documento de “cese” de la reproducción del tema, enviada por los abogados de Mick Jagger y sus socios.

Lo de Neil Young vino después y en la misma línea afirmando que “no le gustaba la idea” de que su música sonara en actos de Trump. ¿Argumentos Neil?: “Su misoginia y su racismo”.

Los integrantes de REM se sumaron a los próceres dando otro paso al recuperar World Leader Pretend, como himno anti-Trump para la iniciativa “30 días, 30 canciones”, una playlist de hits de protesta contra el actual mandatario.

El ex Pink Floyd, Roger Waters, también convirtió sus shows de 2016 en “recitales político-musicales” que incluyeron consignas contra Trump. “Sos un pendejo”, señalaba una gran leyenda en la pantalla toda vez que el famoso rockero se disponía a interpretar Otro ladrillo en la pared. “No queremos ese maldito muro”, dijo escupiendo las palabras como si tuvieran carozos.

“Hay alguien en la Casa Blanca que tiene poco respeto por la verdad, la moral y la ética”, tuiteó Axl Rose y disparó su ira porque los republicanos “buscan lagunas legales para emplear música del grupo sin permiso” en actos políticos.

Patti Smith, U2, Pearl Jam, Arcade Fire, Radiohead, Bruce Springsteen, Stevie Wonder y Guns N’ Roses son algunas de las personalidades que incluyeron canciones en la playlist contra Trump. Hay títulos menos sugerentes que explícitos: People Have the Power, Idioteque o You Haven’t Done Nothing (No has hecho nada).

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *