Biden, mensaje del Inadi y austeridad



Resulta indispensable remarcar que Joe Biden, actual presidente de los Estados Unidos, además de apoyar la libre asociación sindical y la progresividad en materia impositiva, es también un firme e incondicional defensor del sistema democrático y sus instituciones.

Gustavo Saad

DNI 14.741.454

El Inadi, que dirige la señora Donda, publicó en las redes un posteo en el que se ve a una menor diciendo: “Familias, si el colegio presiona para que se vuelva a la presencialidad o si no garantiza las clases virtuales, pueden llamar al 168”, seguido de una explicación con lenguaje inclusivo.

Entiendo que esa funcionaria tiene que hacer mérito después del caso de la empleada doméstica, a pesar de que fue confirmada en su cargo. Lo preocupante es que nadie del Gobierno haya salido a desautorizar semejante disparate. El silencio es cómplice. Y en un tema tan sensible es vergonzoso que no se hayan tomado medidas al respecto.

Adriana de la Canal

DNI 6.522.747

Barack Obama, que fue presidente del país más “opulento” del mundo, escribió lo siguiente: “Merece señalar aquí –solo porque la gente suele sorprenderse cuando se entera– que la familia del presidente paga de su bolsillo cualquier nueva pieza de mobiliario, al igual que todo lo que consume, desde comestible hasta el papel higiénico o empleados suplementarios para una cena privada con amigos” (Una tierra prometida, página 302).

Como simple ciudadano contribuyente, quisiera ser informado acerca de si en nuestro país se aplica una procedimiento similar. De no ser así (que es lo que creo), esto sería una de las causas más evidentes de la opulencia de ellos y razón de nuestra pobreza.

Carlos A. Garbesi

DNI 4.229.539

El Poder Ejecutivo Nacional dictó con fecha 30 de abril el DNU 287/2021 en relación con las medidas a tomarse en relación con la pandemia, delegando en el Ministerio de Salud de la Nación la categorización que le corresponde a cada zona del país. La Ciudad Autónoma de Buenos Aires ha sido considerada zona de “alerta epidemiológica y sanitaria”, categoría de la que si bien no habla el decreto que se refiere a “alarma” (zona con la mayor restricción), es de suponer que el ministerio se ha querido referir a esta última, pero con el término “alerta”. Como consecuencia de ello, se ha interpretado que las ceremonias religiosas deben desarrollarse en lugares abiertos, y así se celebran en muchas iglesias de la CABA. Lo cierto es que el clima a medida que pasan los días se vuelve más inclemente y expone a quienes concurrimos a contraer otro tipo de enfermedades, tales como resfríos, gripes, neumonías, etc., que, según la edad, pueden ser tan letales como el Covid-19.

En síntesis, se solicita de los señores legisladores, dado que las medidas dispuestas por el DNU vencen el 21 de mayo, que de tener que dictarse nuevas restricciones, se respete la dimensión espiritual de los ciudadanos, posibilitando la realización de las ceremonias religiosas en lugares cerrados, debidamente ventilados, con un aforo vinculado a la superficie de los templos y no a un número determinado de feligreses, atento a sus diversos tamaños, y con los demás recaudos ya habituales (barbijo, distanciamiento, etc.).

José Luis Rinaldi

DNI 8.490.641

Aquel exabrupto de Unamuno, “¡que inventen ellos!”, parece haber calado hondo en el espíritu de la Real Academia Española. Como si no sobraran epítetos en castellano para caracterizar a quienes violan las normas de prevención sanitaria, a la otrora prestigiosa corporación ahora se le ocurre que digamos “covidiotas”, calco del inglés covidiot. Con la agravante de no haber advertido que, semánticamente, idiot no equivale a “idiota”, ya que en nuestra cultura este término tiene un carácter de insulto que en inglés no tiene. No es la primera vez que la RAE trota, jadeante y sumisa, detrás de vocablos exóticos e incorpora mamarrachos a su diccionario. La lengua evoluciona, sí, pero una cosa es que algún cursi llame “doc” a un médico o algún ignorante crea que confrontation se dice “confrontación”, como en los dialectos de frontera, y otra muy diferente que la mismísima Academia pretenda que hablemos “spanglish”. Como si no tuviéramos ninguna tradición de pensamiento educado. Como si no tuviéramos identidad.

Oscar Medina

olmedina88@gmail.com

Hace tiempo, la nacion tuvo la gentileza de publicarme una carta, referida a la propuesta de traslado del club River por supuestos problemas estructurales. En esa oportunidad mencioné que varios vecinos estábamos alarmados ante la posibilidad de que todo el corredor verde de las avenidas Figueroa Alcorta y Libertador terminara siendo urbanizado con conjuntos habitacionales, con la consiguiente pérdida de espacios verdes, o simplemente espacios desde donde todavía puede verse el horizonte sobre el río. Hace unos días comenzó el desguace del tradicional Tiro Federal. Se abrieron nuevos portones para eliminar los escombros y ya desapareció la pileta, donde de chico aprendí a nadar. Me pregunto: ¿es el inicio del temido “efecto dominó”? Estos terrenos, hoy poco ocupados, ¿se transformarán, simplemente, en excelentes negocios inmobiliarios?, ¿resistirá el hermoso y tranquilo barrio River, o les cambiarán los códigos de edificación para introducir altas “peceras” que irán privando a los residentes de sol y privacidad? ¿Perderá Núñez lo poco que queda de su carácter original, como ya ocurrió con Caballito o Belgrano? ¿O, por el contrario, cuando todo termine, los vecinos contaremos con más espacios públicos verdes, tan escasos en Buenos Aires, nuevo arbolado, mejores accesos al río y a la Ciudad Universitaria, y –por qué no– nuevos conjuntos habitacionales que respeten la escala humana? El tiempo lo dirá.

Roberto Asseo de Choch

DNI 18.878.130

Vidal: “Pretender que se agradezca un plan social es distorsionar la responsabilidad del Estado”

“Coincido absolutamente con tus dichos. Como los que agradecen por las vacunas… etc. ¡Es obligación del Estado velar por la estabilidad laboral, sanitaria y educativa de los habitantes, sin tener que agradecerles nada!”- Jacobo Joule

“Todas estas palabras… es porque somos un país que no sabemos nuestros derechos” – Edgardo Gómez

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

LA NACIONConocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *