Benjamín Vicuña enumeró los defectos de la China Suárez



El actor habló de las pequeñas cosas que no comprende de su mujer Fuente: LA NACION – Crédito: Gerardo Viercovich

En una entrevista descontracturada con Migue Granados para su programa ESPN Playroom, Benjamín Vicuña habló sobre cómo la relación con su mujer, María Eugenia “la China” Suárez, no deja de sorprenderlo, y también realizó inesperadas confesiones respecto al vínculo.

“Estoy enamorado y es una mujer con la que armamos un proyecto muy bonito”, expresó el actor. Sin embargo, Granados le pidió que se sincere y le mencione cuáles son los defectos de su pareja, y Vicuña aceptó el desafío mencionando, en primera instancia, que Suárez es vegetariana.

“Yo soy carnívoro y mi amiga es vegetariana. No es lo mismo”, remarcó el chileno, quien procedió a mencionar un segundo defecto vinculado al cansancio. “La falta de sueño la convierte en un ser peligroso. Pero eso nos pasa a todos”, manifestó.

Por último, Vicuña señaló que la China tiene una relación bastante particular con la pileta que él no termina de comprender. “Tiene esas cosas de las mujeres que le gusta meterse a la pileta, pero sin meter la cabeza en el agua. ¿No es lindo el chapuzón, la bombita y el palito?”, preguntó. “Siento que el proceso de meterse a la pileta no se lleva a cabo por completo si no metés la cabeza”, expresó, entre risas.

El actor cumplió años el 29 de noviembre, y el festejo quedó retratado en la primera foto de la familia ensamblada que formó junto a Suárez. Alrededor de la torta se podía ver a la pareja con los hijos que tienen en común -Magnolia de dos años y Amancio, de tres meses-, con los hijos que tuvo el actor con Carolina “Pampita” Ardohain -Bautista de 12, Beltrán de 8 y Benicio de 6- y con la pequeña que tuvo la China con Nicolás Cabré, Rufina, de 7. “Son 42 los que cumplí y espero que vuelvan los abrazos y la confianza, que vuelva el teatro lleno”, escribió el actor en las redes, donde esbozó una reflexión sobre el 2020.

“Un año en blanco y negro. Un año más de luces que de sombras. No es un año más. El cumpleaños sin año, el año que no fue y que nos robó casi todo. El año en donde nos sentimos tan chicos y no pudimos ser libres. El año que nos sacudió por completo y nos hizo llorar, el año que no tiene nombre”, comenzó relatando el actor, para luego destacar lo positivo.

“Es el año del nacimiento de mi hijo menor, amado Amancio, el año donde se detuvo el tiempo pero no el amor. Quiero ver los colegios llenos de niños y niñas. Quiero celebrar la vida una vez más, contra viento y marea. Quiero brindar por la resiliencia y la adaptación que nos hace grandes, quiero brindar por el amor que trasciende, quiero bailar con mis muertos, quiero terminar de entender algo más del misterio de la vida, quiero querer como la primera vez. Gracias vida por lo recorrido y por darme más, gracias por sentir el viento en la cara y llorar de emoción, gracias por la risa contagiosa de mi hijos, por el olor a pasto y por cada segundo que transitamos sin un rumbo claro. Y gracias por todo el amor que sin duda es la luz que ilumina cada rincón de la historia”, concluyó el actor, quien volverá a trabajar nuevamente con la China en la ficción Sesiones, el cuarto proyecto que comparten luego de El hilo rojo, Los padecientes, y Argentina, tierra de amor y venganza.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *