Antonio Gasalla en Mar del Plata: mal genio, autorreferencia y críticas a los mediáticos



Por estos días, muchos opinan de Antonio Gasalla, pero no por su desempeño artístico sino por su conducta; no se discute sobre su vigencia, el tipo de humor que hace ni la calidad de su show: el tema es su “mal genio”, como se menciona en el propio espectáculo que el cómico de 78 años protagoniza en Mar del Plata. Sus fuertes cruces con otras figuras del espectáculo y sus contestaciones ante la prensa dieron y siguen dando para hablar.

Así es que Gasalla ha sido durante este último tiempo tema de programas de espectáculos y protagonista de “sucesos” (o escándalos) mediáticos, que no lo dejaron bien posicionado en el medio. Sin embargo, el terreno que este actor transita sin riesgo es el de la composición de esas criaturas inolvidables que quienes las vieron por TV en las décadas del ’80 y del ’90 no las olvidan, ni olvidan los desopilantes sketches que protagonizaban. Esa añoranza lleva seguramente a varias personas a sacar su entrada para ver a Gasalla (así es el nombre de la obra) en el teatro en La Feliz. Probablemente al salir de la función tengan la grata sensación de haberse reencontrado con personajes entrañables que permanecen en el recuerdo y, por suerte, también sobre las tablas.

Soledad Dolores Solari, la empleada pública y la Abuela están vivas arriba del escenario del Centro de Arte Radio City-Roxy- Melany y hay un público que lo celebra. También a ese público le gustaría disfrutar de otras creaciones de Gasalla popularizadas por la pantalla chica. Pero debe conformarse con unas pocas, que se mantienen casi idénticas a como eran en sus orígenes a pesar del tiempo transcurrido desde que surgieron.

Marcelo Polino aparece en el programa de mano como “figura invitada”. Completan el elenco Maxi de la Cruz (aunque actualmente está siendo reemplazado por Sebastián Borrás), Lula Roshental y Pepe Ochoa. Desde que estrenó, Gasalla fue modificando el espectáculo: fue variando los personajes que hace en escena, recibiendo invitados en algunas funciones, además de renovar las referencias a la actualidad. Y durante la ausencia de Maxi de la Cruz (al final del espectáculo Gasalla habla al público y expresa su deseo de que el actor se recupere pronto del accidente que sufrió en la playa y por el cual le dieron cinco puntos en un pie), la obra fue adaptada: por ejemplo, el personaje de Yolanda, quien se desplaza en silla de ruedas y es parte de la obra original, no estuvo en la función que vio esta cronista.

Antonio Gasalla y Marcelo Polino. Juntos pasan revista a la farándula local.

El espectáculo se llama Gasalla y de eso se trata: del actor desplegándose sobre un escenario -demasiado grande para un show donde la figura es una sola y la escenografía no abunda-. Compone a distintos personajes y las caracterizaciones suceden frente a los espectadores.

Mirá también

Puntualmente comienza la función y abren el espectáculo Gasalla -en el personaje de Jéssica Judith Jonathan- y Polino. El encuentro en el escenario entre el cómico y el periodista es la excusa para hablar de la farándula. Pampita, Nicole Neumann, Ángel de Brito y otros pasan por la filosa lengua del capocómico. Hablan de Bailando por un sueño y no faltan comentarios (en el comienzo y a lo largo del show) sobre el nuevo gobierno y las figuras de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Y hasta aparece la autorreferencia cuando se menciona el “mal genio” de Gasalla. Esa alusión a sí mismo casi que es la llave que (tal vez supone) lo habilita a hablar sin filtro de otros, como por ejemplo de Mirtha Legrand quien, si va a ver el espectáculo, seguramente se expresará públicamente acerca de los dichos sobre ella, que aquí no adelantaremos. Pero al comienzo del show le falta fuerza y el intercambio con Polino no rinde lo suficiente.

Mirá también

Después de Jéssica, viene Soledad en su cita con el terapeuta y enfrentando la aparición de sus padres. Luego la empleada pública, quejándose de la gente que siempre anda apurada y atendiendo a un hombre que debe realizar un trámite. Son las escenas de estos dos personajes las que están mejor resueltas y provocan auténticas carcajadas en la platea. Antes de la Abuela, en una pantalla se proyectan escenas del exitoso programa que Gasalla hizo durante años en la televisión y el público agradece con aplausos las imágenes en las que se ven grandes figuras del espectáculo que pasaron como invitadas en el ciclo.

Mirá también

A pesar de estar acompañado por un elenco, Gasalla es el que verdaderamente sostiene el espectáculo. Borrás, en el reemplazo que hace de Maxi de la Cruz, alcanza una muy buena actuación. Pero más allá de los logros particulares del elenco, el show es el humorista con su galería de personajes.

La empleada pública. Otra de las creaciones de Antonio Gasalla rescatadas en Mar del Plata..

Ficha

Calificación: Buena

Autor: Antonio Gasalla Elenco: Antonio Gasalla, Marcelo Polino y otros Teatro: Centro de Arte Radio City-Roxy-Melany (San Luis 1750, Mar del Plata)

WD

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *