Andrew Garfield, entre Spider-Man y el premio de la Academia de Hollywood

En la vida real, Jonathan Larson nunca llegó a celebrar plenamente su mayor éxito. Murió repentinamente en 1996 a la edad de 35 años, justo antes de que su ópera rock Rent ganara cuatro premios Tony y un premio Pulitzer, de camino a convertirse en una entrada muy influyente en el panteón del teatro musical.

Pero el martes 8 de febrero, Andrew Garfield pudo honrar a Larson, el talentoso compositor y letrista que interpreta en Tick, Tick…Boom!: Garfield recibió una nominación al Oscar por su interpretación principal en la película, que es una adaptación del musical ansioso y autobiográfico del mismo título, del propio Larson.

En la película, el personaje está en la cúspide de los 30, luchando por terminar el trabajo que espera que le dé su gran oportunidad y preguntándose si alguna vez creará algo significativo.

En declaraciones desde Los Ángeles el martes 8 de febrero, tras las nominaciones al Oscar, Garfield, de 38 años, dijo que cualquier atención que recibiera por la película debería compartirse de alguna manera con Larson.

Andrew Garfield en una escena de "tck, tick...Boom!", por el que es candidato al Oscar por segunda vez. Foto Netflix

Andrew Garfield en una escena de “tck, tick…Boom!”, por el que es candidato al Oscar por segunda vez. Foto Netflix

“Puedo tomar el reconocimiento de una manera que se sienta personal, no estoy rehuyendo de eso”, dijo Garfield. “Pero creo que la parte del león realmente va a Jon, el espíritu que era y el trabajo que dejó atrás”.

Tick, Tick…Boom!, que retrotrae a Broadway y al Manhattan bohemio de los años ´90, viene con su propia buena fe de teatro musical: fue dirigida por Lin-Manuel Miranda (Hamilton) a partir de un guión de Steven Levenson (Dear Evan Hansen).

Se va la segunda

La nominación al Oscar es la segunda para Garfield (después de su papel como el médico del ejército Desmond T. Doss en el drama de la Segunda Guerra Mundial de 2016, Hasta el último hombre).

Llega en un momento en el que el actor también estuvo llamando la atención por la superproducción de superhéroes Spider-Man: Sin camino a casa, en la que vuelve a interpretar al bromista trepamuros que interpretó en las películas de Amazing Spider-Man.

En "Hasta el último hombre", dirigido por Mel Gibson, que le valió su primera candidatura al Oscar. Foto Archivo Clarín

En “Hasta el último hombre”, dirigido por Mel Gibson, que le valió su primera candidatura al Oscar. Foto Archivo Clarín

Garfield habló además de la realización de tick, tick…Boom!, se mostró encantado con sus cameos en Broadway y vio las similitudes entre su Jonathan Larson y su Peter Parker. Estos son extractos editados de la conversación.

-¿Qué significó Jonathan Larson para vos, y qué significa ser honrado así por interpretarlo?

-Hay algo agridulce en eso. Obviamente, la dulzura es evidente, y quizá la amargura se pueda remediar manteniendo su memoria viva y haciendo que sus canciones se sigan cantando, para que las ondas de su obra se sigan extendiendo y para que intentemos darle la cosecha de su siembra ahora. Es un linaje.

No habría Lin-Manuel sin Jonathan. No habría Jonathan sin Stephen Sondheim. Y yo no estaría hablando con vos sin ninguno de ellos. Es un verdadero homenaje ancestral el que hacemos aquí.

Garfield interpreta al autor de "Rent", quien falleció poco antes del debut de su obra. Foto Netflix

Garfield interpreta al autor de “Rent”, quien falleció poco antes del debut de su obra. Foto Netflix

-¿Alguna vez pensaste en vos como un hombre que canta y baila antes de hacer esta película?

-Sólo en mi imaginación. El anhelo estaba ahí, en lo más profundo, en secreto. No fui lo suficientemente valiente como para asumirlo hasta que Lin empezó a plantar la idea en mi cabeza. O hasta que nuestro masajista y muy buen amigo, Greg Miele, se convirtió en el intermediario entre Lin y yo.

Es el masajista de los dos y le mintió a Lin diciéndole que “sí, Andrew sabe cantar”. Así que sin la amistad de Greg, yo no estaría nominado al Oscar ahora.

-¿Te gustaría volver a cantar en otro papel?

-Me encantaría. Va a ser difícil igualar esta experiencia, porque me han mimado desde el principio. Jonathan Larson como personaje inspira tanta pasión y energía. Cuando cantaba, era de vida o muerte.

No cantaba sólo por cantar, era: “No, no, no, tengo que llegar a la Casa Blanca y a los pasillos del Congreso, para cambiar la legislación y que mis amigos no mueran. Tengo que despertar a toda una generación de personas a la belleza y el significado de la vida, y a la brevedad y el carácter sagrado de la vida”.

Garfield no sabía cantar... pero convenció al director Lin-Manuel Miranda. Foto Netflix

Garfield no sabía cantar… pero convenció al director Lin-Manuel Miranda. Foto Netflix

-¿De dónde sacás la energía para un número musical como “Why”, en el que te sentás al piano en el escenario del Teatro Delacorte y cantas acerca de un amigo que creés que va a morir?

-Esa escena es una especie de ápice emocional de la obra. Digo ápice, pero ¿qué es lo contrario de un ápice?

-¿El nadir?

-¡El nadir! Gracias. No olvidaré esa palabra. Es el nadir emocional del viaje de Jonathan, y tenía que cantarse en directo por eso. Y porque fue una canción improvisada, la estaba inventando sobre la marcha, para tratar de afrontar este momento imposible, de la posible pérdida de su mejor amigo. Te convertís en un viajero del alma en las profundidades por el bien del público.

No la tendrá fácil en el Oscar. Compite con Javier Bardem, Benedict Cumberbatch, Will Smith y Denzel Washington. Fotos AP

No la tendrá fácil en el Oscar. Compite con Javier Bardem, Benedict Cumberbatch, Will Smith y Denzel Washington. Fotos AP

-También hay números alegres como “Sunday”, que rinde homenaje a “Sunday in the Park With George” y está repleto de cameos de la realeza del teatro. ¿Te sentiste atraído por alguno de esos actores cuando la rodaste?

-Fue en el punto álgido del terror prevacunas, a mediados del COVID. Ninguno podía interactuar con los demás, porque todos tenían que estar protegidos. Cada uno entró por separado e hizo su parte, y todo se unió sin problemas. Pero pude interactuar con cada uno de ellos, desde Joel Grey hasta André De Shields, y cada momento fue especial.

Pero luego tuve ese momento con Bernadette Peters, que sentí como algo extra. Conseguí romper la cuarta pared y reconocer con quién estaba. Intenté darle una fracción del amor y la gratitud que todos sentimos por ella. Y pude hacerlo vestido de Jonathan Larson.

Andrew, en la presentación de la primera "Spider-Man" que protagonizó. Foto Reuters

Andrew, en la presentación de la primera “Spider-Man” que protagonizó. Foto Reuters

-¿Ves alguna coincidencia entre tus interpretaciones de Jonathan Larson y Peter Parker?

-(Risas) Es curioso. Filmé Spider-Man muy poco después de Tick, Tick…Boom!, y creo que puede haber un poco del espíritu de Jon que se coló en mi Peter Parker. Lo cual no me pareció inapropiado. Hay un parentesco ahí.

Ambos son chicos de Nueva York. Ambos son héroes de clase trabajadora que anhelan hacer el bien en el mundo. Ambos son artistas creativos. Ambos son una especie de nerds. No sé si Jonathan era un fanático de los cómics, pero me imagino que se sentiría identificado con la lucha de Peter Parker.

Fuente: The New York Times

Traducción: Patricia Sar

POS

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *