Andrés Parra llega a Netflix con El robo del siglo y con un viejo conocido



Andrés Parra y Christian Tappan formaron una atractiva dupla en Escobar, el patrón del mal (2012). El primero brilló con su interpretación de Pablo Escobar y el segundo fue Gonzalo Gaviria Rivero, el “primo”, el ladero del capo narco.

Ahora, ocho años después, los actores colombianos vuelven a trabajar juntos en El robo del siglo, la nueva serie original de Netflix que se estrena, completa, este viernes 14 de agosto. Son seis capítulos de 40 minutos, aproximadamente.

Y otra vez interpretan a dos personas fuera de la ley. Esta historia también está basada en un hecho real: el robo de 24 mil millones de pesos colombianos (cerca de 6.5 millones de dólares) al Banco de la República de Valledupar, en 1994. Se trata del asalto con el monto más elevado en la historia de Colombia. Y lo lograron sin disparar ni un solo tiro…

Christian Tappan y Andrés Parra vuelven a trabajar juntos en la serie “El robo del siglo” (Netflix).

Fue el propio Andrés Parra -según le contó a Clarín- el que sugirió el nombre de Tappan para este proyecto, que está a cargo de Dynamo, productora colombiana que realizó Narcos y el filme Triple Frontera, ambos para Netflix.

“Yo lo llamé. Ese ‘huevón’ tiene la particularidad de que hace miles de series al mismo tiempo. Le dije ‘Tiene que hacerse tiempo para grabar esto. ¿Cómo no vamos a estar juntos en esto?’. Finalmente nos tuvimos que adaptar todos para que él esté. Había que hacerlo, me parecía muy ‘bacano’ volver a juntar a la dupla”, contó Parra sobre cómo convenció a su colega y amigo.

En El robo del siglo, Parra (que interpreta a Chayo) también es el encargado de convencer a Tappan (El Abogado) para que se sume al robo del banco. Ambos son dos profesionales del hampa que han trabajado juntos, pero vienen de un último “trabajo” que fracasó y dejó importantes secuelas en su relación.

Andres Parra (“Chayo”), Christian Tappan (“Molina”), Marcela Benjumea (“Doña K”) lideran el elenco de “El robo del siglo” (Netflix).

“Volver a trabajar juntos es algo que muchos pedían. Creo que la gente lo va a disfrutar. Ahora le dije ‘La próxima tenemos que hacer una comedia’. Nos queremos mucho. Además de una amistad, tenemos una relación profesional muy sana, nos ayudamos, nos criticamos de buena fe… Está muy bueno”, describió Parra, que en esta oportunidad no se basó en el personaje real para su composición, como sí lo hizo anteriormente con Pablo Escobar, Hugo Chávez (El comandante, 2017) y el ex presidente del fútbol chileno Sergio Jadue (El Presidente, en 2020).

“Realmente no se conoce mucho de estas personas, entonces la construcción del personaje fue totalmente libre. No hay mucha información, yo ni siquiera tuve una foto. La serie está ficcionada en cuanto a las relaciones de ellos, hay mucha libertad de creación. No tanto en la ejecución del robo, que está muy apegada a lo que ellos vivieron dentro del banco”, explicó Parra.

Para su trabajo fue fundamental el apoyo de su colega, a quien llenó de elogios: “Christian fue de una gran ayuda para mí porque estos personajes me cuestan mucho trabajo. Yo me siento más seguro en los personajes conocidos. Fue muy ‘bacano’ porque tuvimos unas charlas muy lindas sobre el oficio. Christian ya se quitó ese problema, está en otro nivel, y es muy sabroso verlo actuar. Yo no he llegado allá todavía”.

Pedro Suarez (“Doria”), Andres Parra (“Chayo”), Rodrigo Jerez (“Estiven”), Waldo Urrego (“El Dragon”), Juan Sebastian Calero (“El Sardino”). Foto Netflix.

El robo del siglo está dirigida por Pablo González, Camilo Salazar Prince y Laura Mora, y está basada en el libro del periodista Alfredo Serrano Zabala, titulado ‘Así robé el banco: el asalto del siglo XX en Colombia’, que fue publicado en 2008. “La serie va a una velocidad terrible, frenética. Y es un tema mundial, en todos lados se va a entender. No es una serie costumbrista, regionalista. Puede tener un impacto mundial importante”, se entusiasmó el actor. El elenco lo completan Marcela Benjumea (Doña K), Pedro Suarez (“Doria”), Rodrigo Jerez (“Estiven”), Waldo Urrego (“El Dragon”) y Juan Sebastian Calero (“El Sardino”).

“Estas historias son tan delirantes… Colombia es un país especial para que pasen este tipo de cosas. Acá tenemos un término que es ‘colombianada’. Para mí todo lo que le pasa a ellos dentro del banco es una colombianada, raya cerca de lo absurdo”, contó Parra sobre esta historia que también cuenta con toques de humor, principalmente en el choque de culturas, cuando esta banda de criminales se traslada de Bogotá a la costa caribe. “Somos un país con mini países adentro. Se habla distinto y hay mucha competencia y bullying entre regiones. Es ridículo, pero existe. Y eso se muestra en la serie: se ve esa tirantez en la relación entre los rolos, de Bogotá, y los costeños”, explicó.

Andrés Parra, en una escena de “El Robo del Siglo”. Foto Netflix.

La pandemia y el trabajo

Andrés Parra habla con Clarín desde su hogar en Bogotá, donde cumple con el aislamiento por la pandemia del coronavirus (Covid-19), sin trabajar desde diciembre de 2019, cuando grabó El robo del siglo. Para esta fecha del año tenía programado un viaje a la Argentina, donde lo esperaba un proyecto junto a Adrián Suar, que por el momento está suspendido.

“Ahora no tengo ni idea qué pasara, ni él tampoco. Sé que no se ha cancelado y no creo que eso pase. Posiblemente el año próximo sea posible. Sería muy lindo. Tengo una relación estrecha con la Argentina y eso me llena de ilusión”, contó Parra, que en 2019 fue el villano de la película La odisea de los giles.

-¿Buscabas un trabajo que te despegara de papeles basados en personajes conocidos?

-A mí me llegaron más personajes de ficción que conocidos. Lo que pasa es que me siento más inseguro en los de ficción, porque no he logrado encontrar una ruta clara. Algo que ya tengo con los personajes históricos. Ya sé qué tengo que hacer, algo que todavía no lo tengo muy claro con los personajes de ficción. A veces llego al set y siento que no tengo nada. Pero también eso está bueno, cierta inseguridad y encontrar algo en el ensayo. Yo ando en ésa, de hacerlo más orgánico. Peleo mucho con los personajes que se acercan a mí, me gusta mucho esconderme. Ahí hay una vaina que hay que analizar, je.

Andrés Parra en “El Robo del Siglo”, un papel que lo sacó de su zona de comodidad. (Netflix).

-¿Sos conciente del lugar importante que tenés como actor en la región?

-Lo único que tengo claro es en la coherencia. Sé qué es lo que no quiero hacer. Y así me he movido. Eso me ha permitido estar en proyectos muy chéveres. Yo no sé lo que quiero hacer, pero sí lo que no quiero. Eso me ha dejado sin trabajo muchas veces, me ha sacado del espectro. Yo ya sé que esto tiene mucho que ver con la moda. Hoy estamos de moda y mañana no. Yo he dejado de estar de moda muchas veces y he encontrado a qué dedicarme en los tiempos muertos, por eso la pandemia no me ha dado tan duro.

Entregado a la charla, Parra reconoce: “Sé qué es haber estado en la cresta y caerse. La clave es no creérsela y saber surfearla. No he perdido la cabeza. No me fijo en eso, me fijo en las propuestas que me gusta. Pero no estoy pendiente del cartel. No. El cartel es muy traicionero. Este año estrené dos series, pero capaz en dos o tres años no hago nada relevante. Yo habré pasado de moda y habrá otro. Y así tiene que ser. Hay que aprovechar el cuarto de hora para aferrarse a la coherencia. Ahí las ofertas empiezan a subir en términos económicos y uno puede cometer el error de trabajar por plata. Ahí está la muerte. La plata no, no”.

SL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *