Alfredo Leuco: “Kicillof está atrapado en las arenas movedizas de su mala gestión”


En su editorial de la noche de este miércoles en su programa El diario de Leuco, Alfredo Leuco se refirió a la figura del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y fue crítico de su desempeño al frente del ejecutivo bonaerense. Aseguró que al mandatario “las arenas movedizas de su mala gestión lo tienen atrapado”.

“Axel Kicillof está atrapado por arenas movedizas. Por eso se mueve poco. Pero cada vez que se mueve, se hunde más. La tierra arcillosa de la gestión lo va tragando lentamente. Le va a costar salir de ese lugar antes de ser engullido en su totalidad”, arrancó el conductor de El diario de Leuco.

Alfredo Leuco: “Kicillof está atrapado en las arenas movedizas de su mala gestión”

Luego, el periodista recordó la etapa del actual gobernador bonaerense como ministro de Economía, “uno de los peores y más fanfarrones de la historia”, que “nos hizo perder fortunas a los argentinos”.

“Pero hoy, la administración del gobernador es tan deficiente que su imagen negativa crece geométricamente en el corazón del electorado de la provincia de Buenos Aires. Miró para otro lado ante el tráfico de vacunas y las aplicaciones vip y clandestinas y puso en manos de la militancia la responsabilidad de la inmunización”, agregó.

Más adelante, Leuco se refirió al episodio vivido este miércoles a la mañana, en el que se reprogramó la vacunación contra el coronavirus en el estadio Único de La Plata a causa del partido por la Copa Argentina entre River y Atlético Tucumán. “Los pobres jubilados se quedaron sin vacuna. Estaban que volaban de bronca y de tristeza”, señaló.

“Con esto, Kicillof acaba de pegarse un misil en los pies. Esta es una y solo una de las metidas de pata del Chiquitito, como lo llama Cristina”, añadió el periodista.

“Hoy Axel es el hijo putativo de Cristina y el instrumento político de Máximo (Kirchner) -continuó Leuco-. Jamás en su vida fue peronista, pero tuvo que aprender la marchita de apuro porque fue designado como vicepresidente del Partido Justicialista”.

“Por eso hasta los intendentes lo miran con recelo y sospecha. Lo ven como sapo de otro pozo, pero acatan disciplinadamente lo que ordena Cristina. Todos callan y miran para otro lado. Perón no sabemos si lo van a ayudar a salir de esas arenas movedizas de la mala gestión que lo tienen atrapado”, concluyó.

Axel Kicillof está atrapado por arenas movedizas. Por eso se mueve poco. Pero cada vez que se mueve, se hunde más. La tierra arcillosa de la gestión lo va tragando lentamente. Le va a costar salir de ese lugar antes de ser engullido en su totalidad.

Hay que recordar que su tarea como Ministro de Economía lo consagró como uno de los peores y de los más fanfarrones de la historia. Nos hizo perder fortunas a los argentinos. Y siempre, en el nombre de la emancipación anti imperialista le llenó la cara de billetes a los acreedores de todo tipo.

Pero hoy, la administración del gobernador es tan deficiente que su imagen negativa crece geométricamente en el corazón del electorado de la provincia de Buenos Aires. Su codicia por el poder absoluto para La Cámpora lo llevó por el peor de los caminos. Miró para otro lado ante el tráfico de vacunas y las aplicaciones vip y clandestinas y puso en manos de la militancia la responsabilidad de la inmunización.

Se apropiaron de todo el mecanismo vacunatorio con la idea de llevarse todo el rédito político. Pero fue tanta la mala praxis que sembraron que, en realidad, está cosechando imagen negativa y rechazos a granel. Esa avaricia por manejar solos el tema lo llevó a rechazar los ofrecimientos de los intendentes para que se vacunara en centros muy bien preparados y con gran experiencia. Pero ellos prefirieron locales partidarios, sindicatos de Baradel y edificios provinciales.

Por eso, Kicillof, acaba de pegarse un misil en los pies con el tema de la vacunación en el Estadio Único de La Plata al que manejan como si fuera propio. El intendente Julio Garro puso a disposición de la provincia 46 centros de salud con gente muy capacitada. Pero Axel y sus camporitas se empeñaron en que vacunara su gente y en el estadio. ¿Qué pasó? Hoy suspendieron la vacunación porque juega River contra Atlético de Tucumán por la Copa Argentina. Los pobres jubilados se quedaron sin su vacuna. Muchos adultos mayores no recibieron a tiempo la notificación de la reprogramación y fueron lo mismo al estadio a vacunarse. Estaban que volaban de bronca y de tristeza.

Esta es una y solo una de las metidas de pata del Chiquito, como lo llama Cristina.

Como si esto fuera poco, ayer se habló encima y se ganó el repudio de varios dirigentes de Juntos por el Cambio. Sobre el comunicado opositor dijo que “no se, si existe otro caso de tanta irresponsabilidad y oportunismo. Pensé que ya nada podía sorprenderme del macrismo”. Al minuto, el diputado Mario Negri le dijo por televisión: “mentiroso. En lugar de buscar peleas callejeras, debería estar a la altura”.

Kicillof en su tuit acusó de “hipócritas” a intendentes y gobernadores que en sus distritos colocan restricciones y las rechazan a nivel nacional. Y remató apuntando a “Cornejo, que firma el vergonzoso comunicado” y agregó “pareciera que está bien cuidar a Mendoza, pero quiere que el resto del país esté desprotegido.¿ Como se explica este disparate? ¿Querrán responsabilizarnos, después, de las muertes cuando ahora boicotean las medidas de cuidado?

Cornejo, presidente del radicalismo y ex gobernador de Mendoza, no anda con vueltas ni tiene demasiadas pulgas. Rápidamente le contestó: “vergonzosa es tu gestión. Vacunados vip y súmale a los bonaerenses sumidos en una ola de inseguridad tremenda y vos siempre mirando al costad. Fracasaste y no te querés hacer cargo”.

Patricia Bullrich utilizó la ironía en su contragolpe: “Hay que enseñarle a leer a Kicillof. Se ve que en la facultad aprendió números y no lectura. Lo que planteamos es que hay que cuidar la libertad, la economía, la educación y la salud; es decir hay que tener una cuarentena responsable, pero no un cierre y una restricción que nos vuelva a destruir como pasó el año pasado. Con la cuarentena eterna, nos fue como el traste. Doblamos en perdida del PBI a toda América Latina y tuvimos los mismos muertos como si no hubiéramos cerrado nada”.

La Cámpora salió a respaldar a Axel con un documento igualmente fuerte. Aseguraron que los opositores “buscan el colapso del sistema sanitario y usan el odio para dividir a la sociedad. Ante la perversidad y la mezquindad, mas trabajo y solidaridad”, proclamaron mientras acusaban a Macri y María Eugenia Vidal de haber abandonado el sistema hospitalario provincial. Y agregaron que en Juntos por el Cambio ” se niega a tomar medidas para cuidar a la gente porque anteponen su ambición y egoísmo”.

Hoy Axel, es el hijo putativo de Cristina y el instrumento político de Máximo. Jamás en su vida fue peronista pero tuvo que aprender la marchita de apuro porque fue designado como vicepresidente del Partido Justicialista. Hizo un giro ideológico inverso al de Amado Boudou. El delincuente condenado y ex ministro de Economía, pasó del liberalismo de Alsogaray al marxismo cristinista de mentirita.

Y Axel pasó de enseñar marxismo en la facultad a las 20 verdades de Perón. Fue meteórica su carrera. Se afilió en febrero al justicialismo y un par de semanas después fue elegido en la conducción, junto con Alberto Fernández. Todo ocurrió en un santiamén. Por eso los derechosos duros y ortodoxos como Guillermo Moreno y Julio De Vido, le tienen tanta bronca. La carta orgánica le exige como mínimo dos años de afiliación pero, ya saben todos por donde se pasan los Kirchner las reglas y las normas.

Pasó de ser el ideólogo de la agrupación de la izquierda universitaria Tontos pero no Tanto a gobernador de la provincia que más votos le aportó históricamente al peronismo. Por eso hasta los intendentes lo miran con recelo y sospecha. Lo ven como un sapo de otro pozo, como un bicho raro. Pero todos acatan vertical y disciplinadamente lo que ordena Cristina. Todos callan y miran para otro lado. Pero no sabemos si lo van a ayudar a salir de esas arenas movedizas de la mala gestión que lo tiene atrapado.

LA NACIONMás información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *