Alain Delon cumple 85 años: un ícono de la masculinidad asediado por un pasado con luces y sombras



Alain Delon, el hombre que irradiaba una belleza insolente que atrajo a espectadores, directores y mujeres -muchas mujeres- desde las casi 100 películas de las que participó, este domingo 8 de noviembre cumple 85 años.

Pero lejos de aquellos tiempos de luces y glamour, lo hace alejado de los focos y en medio de un silencio mediático que rompe de forma puntual en las redes sociales, mientras nubes oscuras de su pasado asedian su recuerdo.

La última aparición pública del actor se remonta a mayo de 2019, en el Festival de Cannes, un certamen en el que había presentado en competición El gatopardo (Il Gattopardo) (1963), Nouvelle Vague (1990) o El regreso de Casanova (Le retour de Casanova) (1992), pero donde su único premio fue esa Palma de Oro de Honor por su trayectoria.

Su recibimiento de entonces puso en evidencia las diferentes aristas de la persona y el personaje, tan venerado por el séptimo arte como criticado por asociaciones feministas debido a declaraciones y comportamientos tachados de homófobos y misóginos.

Alain Delon recibió la Palma de Oro a pesar de la oposición que ejercieron asociaciones feministas que lo acusaron de “misógino y homófobo”. /Foto EFE/EPA/GUILLAUME HORCAJUELO

“Nadie está obligado a estar de acuerdo conmigo, pero hay una cosa en el mundo de la que estoy seguro y orgulloso, una sola cosa, y es mi carrera”, dijo al recoger ese reconocimiento que le entregó, entre ovaciones, su hija Anouchka.

Apenas tres meses antes, la publicación del libro De la raza de los señores (De la race des seigneurs), escrito por su hijo Alain Fabien, dejaba al descubierto el costado más oscuro de la estrella. Allí, el también actor y modelo de 26 años, acusaba a su padre de “machista, xenófobo, violento, coleccionista de armas, fetichista”, y lo señalaba como alguien “presto a humillar a sus hijos y numerosas mujeres con fría ferocidad”.

Pero los disparos de Alain Jr. no apuntaron sólo en dirección a su progenitor; en el texto también acusa a su madre, la modelo, presentadora y periodista holandesa Rosalie Van Breeme de haberse fugado con su nuevo amante y futuro esposo, y de haberlo abandonado junto a su padre en un apartamento en Roma, rodeados de drogadictos.

Alain Fabien Delon, el hijo del actor que no ahorró críticas para su padre.

No fue esa la primera vez que la estrella del cine francés de los ’60 y ’70 debió enfrentar los dardos de su hijo. “Estoy horrorizado con las declaraciones de mi hijo. Temo que se encuentre en una situación patética y no me extrañaría que haya cobrado dinero por hacer ese tipo de declaraciones”, había declarado la primera vez que su heredero lo había señalado públicamente.

UNA LEYENDA DEL CINE

En Cannes, allí donde Delón se dejó ver por última vez, apenas tres meses antes de que un ACV lo alejara definitivamente de la exposición pública, es donde comenzó de hecho su leyenda. Fue allí por primera vez en 1956, invitado por una de sus muchas conquistas, y pese a que todavía no había rodado ninguna película su físico y descaro no tardaron en darlo a conocer y en facilitarle el salir de esa edición con una buena agenda de contactos.

“Si no hubiera sido actor estaría muerto. El cine era mi destino”, reconoció en 2017 en la revista Paris Match el intérprete, nacido en Sceaux, en la periferia de la capital francesa y en el seno de una familia desestructurada que le hizo acabar en manos de unos padres de acogida.

Abrazó la profesión de forma autodidacta por petición expresa de su primer director, Yves Allégret, quien en 1957, con Quand la femme s’en mêle, le dio un consejo que se convirtió en su mantra: “Sé tú, no actúes”.

La lista de cineastas de primer orden con los que trabajó posteriormente hace que Delon sea no sólo un icono del cine francés de los años ’60 y ’70, sino uno de los grandes emblemas de la cinematografía internacional.

Romy Schneider y Alain Delon. La pareja mantuvo una relación entre 1958 y 1963, y en parte fue el disparador de la fama del actor. /Foto EFE/Str

La consagración le llegó en 1960 de la mano de Luchino Visconti con Rocco y sus hermanos (Rocco e i suoi fratelli), pero en su filmografía destacan igualmente títulos como La piscina (La Piscine) (1969), de Jacques Deray, o, en ese mismo año, El clan de los sicilianos (Le clan des siciliens), de Henri Verneuil.

“Fueron las mujeres que me han amado las que me hicieron meterme en esta profesión y las que lucharon por mí”, recordó el actor en Cannes. Sus ojos azules, su estilo elegantemente desprejuciado, su cuerpo esculpido en un punto exacto en el que el exceso de cuidado no conspira contra su naturalidad, convirtieron al actor en un ícono de la sexualidad masculina.

En la biografía que publicó en 2011, Las mujeres de mi vida, fue la mismísima Brigitte Bardot quien lo describió sin pelos en la lengua. “Alain Delon, mi amigo, es una fiera, uno de esos animales preciosos e indomables en vía de extinción”, escribió la actriz y defensora de los derechos, precisamente, de los animales.

Bardot no se quedaba corta, a la hora de elogiar las bondades de Delon. “Eres el símbolo vivo de la obra maestra que Francia ha producido durante ese siglo que atravesamos juntos”, le escribió, con motivo de su cumpleaños 80, en un mensaje manuscrito enviado a la agencia de noticias AFP.

“Un animal precioso en vías de extinción”. Así lo describió su amiga Brigitte Bardot.

Delon y Bardot rodaron juntos dos películas: Amores célebres (Les Amours célèbres), de Michel Boisrond (1961), e Historias extraordinarias (Histoires extraordinaires), largometraje codirigido por Federico Fellini, Louis Malle y Roger Vadim (1968). Pero a pesar de deshacerse en declaraciones como “llevas en ti la belleza, el coraje, la elegancia, la potencia, que hicieron de ti la inmensa estrella internacional jamás igualada, ni reemplazada”, la artista se encargó de dejar en claro que lo que los une es una profunda amistad y que nunca fueron “enamorados”.

LARGA LISTA DE ROMANCES

Con quien sí mantuvo Delon una larga relación de amor, que se transformó en uno de los romances más sonados de todos los que tuvo con compañeras de trabajo, fue con Romy Schneider. El actor la conoció en 1958 en el rodaje de Christine, de Pierre Gaspard-Huit, cuando ella ya era famosa gracias al éxito de Sissi y él apenas un debutante.

Durante cinco años fueron los “novios de Europa”, hasta que, incapaz de decirle la verdad a la cara, Delon rompió con ella por carta para irse junto a la modelo y actriz Nathalie Canovas, que en 1964 dio a luz a su hijo Anthony.

Alain Delon y Romy Schneider, durante el rodaje de La Piscina. Fueron llamados “los novios de Europa”. /Foto AFP PHOTO

Sin embargo, entre ambos episodios, el actor tuvo tiempo para cruzarse con la cantante alemana Christa Päffgen, mucho más conocida como Nico y por su participación en los primeros tres álbumes de la banda Velvet Underground, formada por Lou Reed y John Cale. De ese encuentro habría nacido su hijo Christian Aaron Boulogne, cuya paternidad al actor nunca admitió.

No obstante, pese a que su demanda inicial fue rechazada en 2001, Ari Boulogne sigue empeñado en lograr el reconocimiento. Lo curioso del caso es que el fotógrafo fue criado por la madre de Delon, Edith Boulogne, y hasta lleva su apellido.

Más allá de otras historias, Delon y Schneider volvieron a encontrarse después en filmes como La Piscina, y Schneider se mantuvo como una figura importante en su vida. “Una estrella no se apaga nunca”, dijo de ella el pasado septiembre con motivo del que hubiera sido el 82 cumpleaños de la actriz, fallecida en 1982.

No obstante, si hay que hablar de una relación duradera en la vida del actor, la que mantuvo con la famosa actriz Mireille Darc sobresale de entre las demás, con sus 15 años compartidos, justamente hasta el año de la muerte de Schneider. “Soy un hombre muy difícil, celebro que Mimi haya estado conmigo tanto tiempo”, reconoció alguna vez.

Mireille Darc y Alain Delon, una pareja que se extendió a lo largo de 15 años. /Foto AFP PHOTO / MARTIN BUREAU

Hombre difícil, en algunos casos también algo insondable. Al menos así es en lo que se refiere a su posible relación afectiva con otros hombres, nacida de un rumor que lo vinculó con su íntimo amigo, el director italiano Luchino Visconti. Y si bien es cierto que jamás trascendieron pruebas que atestiguaran la versión, la cuestión de su presunta bisexualidad también sobrevoló la relación que el actor mantuvo con Carlos Monzón.

Promotor del combate en el que el campeón del mundo defendió su corona frente al cubano-mexicano José Ángel “Mantequilla” Nápoles, Delon entabló con Monzón un ida y vuelta que distintas voces sugirieron que podía ser algo más que una gran amistad.

Carlos Monzón, visitado por Alain Delon durante su reclusión en la cárcel de Las Flores, condenado por el homicidio de Alicia Muñiz. /Foto Archivo Ed. Perfil/Sygma

Sea como fuere, lo cierto es que el francés, quien fue parte también del armado de la octava defensa del título del boxeador, contra su compatriota Jean Claude Bouttier, no olvidó la amistad que lo unía al argentino, a quien visitó en la cárcel de Las Flores mientras purgaba su pena por el homicidio de Alicia Muñiz.

No fue esa la primera vez que Delon estuvo en la Argentina, país con el que estableció su primer lazo en 1965, cuando llegó en un viaje promocional acompañado por Nathalie. En lo estrictamente cinematográfico, Ástor Piazzolla musicalizó el filme Armaggedon; y luego el actor volvería al país en repetidas ocasiones.

El actor se encontró en un par de ocasiones con el ex presidente Carlos Menem. /Foto Archivo

Entre ellas, la visita que realizó en 1997 para participar del Festival de Cine de Mar del Plata, con Ornella Mutti, se destacó por su viaje junto a la actriz italiana a la localidad riojana de Anillaco para compartir una jornada con el entonces presidente Carlos Saúl Menem.

“Hago tres cosas muy bien: mi trabajo, tonterías e hijos”, dijo alguna vez el actor, de cuya unión con Van Breemen nacieron sus dos hijos Anouchka (1990) y Alain-Fabien (1994).

Alain Delon y su hija Anouchka, encargada de darle la Palma de Oro Honoraria, en el Festival de Cannes de 2019. /Foto Valery HACHE / AFP

La vejez retiró progresivamente a Delon del foco mediático, y el accidente cerebrovascular que sufrió en 2019 acabó de recluirlo. Tras ser operado en París y pasar parte de su recuperación en una clínica suiza, ha encontrado refugio en su propiedad de Douchy, al sur de París, donde asegura que querrá ser enterrado.

Fuente: EFE – Marta Garde

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *